Se trata de una primera estimación sobre la cantidad de dióxido de azufre (SO2) emitido a la atmósfera por el volcán durante su primer día de vida.Con esta monitorización diaria de las toneladas de azufre se podrá analizar la evolución y predecir el final de la erupción.