fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

En memoria de un médico leonés, ahora que se forran los comisionistas

Estos días atrás, con ocasión de los comisionistas sin escrúpulos que han comerciado con la sanidad pública en la comunidad de Madrid para agenciarse pingües rentas mientras cientos de conciudadanos fallecían por la pandemia en los hospitales colapsados, me acordé de Antonio Gutiérrez.

Antonio Gutiérrez fue un médico leonés del centro de salud de Eras de la Renueva, que falleció de COVID en los primeros meses de la enfermedad, hace dos años. Contagiado por el virus, estuvo en pie hasta que no pudo más, ante la carencia de personal que necesitaba su centro, como tantos otros de la sanidad pública.

Su hija, Ana Gutiérrez, dejó constancia de los últimos días y las últimas horas de su padre, como supongo podrían haber hecho otros familiares del personal sanitario que falleció en este país (más de un centenar) al verse desbordado por una pandemia y haber sufrido la sanidad pública sucesivos recortes presupuestarios: “Sin medios, sin nada, él estuvo trabajando 32 horas seguidas porque, simplemente, no había médicos”, contó entonces Ana. “Le llamé varias veces para que se viniera para casa y él me decía que no podía, que tenía que quedarse, que había mucha gente y que tenía que estar allí porque no podían atender a todos y no se podía ir”.

No han mejorado esas condiciones ni las de la sanidad pública desde entonces. Antes al contrario, en comunidades como la de Madrid, donde los comisionistas sin escrúpulos se han servido de la pandemia para forrarse, se despidió el mes pasado a un total de 6.000 sanitarios con los que se había reforzado la sanidad pública para hacer frente a esa crisis.

Gente como Antonio Gutiérrez es la que necesita este país y no aquella que luce patrioterismo de balcón o de pulsera y es capaz de comerciar para su beneficio con la salud de sus conciudadanos, en unas circunstancias tan penosas como las que se vivieron en aquella primavera.

De nada vale honrar la memoria del fallecido médico leonés, y la de cuantos sanitarios perdieron la vida ejerciendo su profesión hasta el último aliento, poniendo su nombre a centros de salud como el de Eras de la Renueva o a hospitales como el Isabel Zenda de Madrid. Lo que se merecen todos ellos y cuantos siguen en activo en la sanidad pública es un enérgico reforzamiento del sistema.

A estas alturas, y después de lo vivido, las condiciones en la sanidad pública para hacer frente a una segunda crisis similar a la sufrida, con miles de ancianos fallecidos sin asistencia médica en las residencias, apenas han cambiado, que yo sepa. Es más, he podido comprobar estos días que la pequeña sala de espera de mi centro de salud en una localidad leonesa de más de 2.000 habitantes es ahora más pequeña. El despacho de una nueva enfermera ha dejado sin ventana de ventilación la estancia y ha reducido a más de la mitad el número de asientos para los pacientes. Me temo que algo así está ocurriendo con la sanidad pública.

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes