fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Ciudadano

Amanecer rojo: Rusia tras las elecciones a la Duma de 2021

Por Denis Rogatyuk para El Ciudadano

El comienzo del otoño en Moscú fue inusualmente frío y gris. Los ciudadanos de la vasta capital de la nación se han acostumbrado en los últimos años a un caluroso verano, la posibilidad de disfrutar de las últimas semanas soleadas antes de que los vientos árticos traigan el infame invierno. Los resultados de las elecciones legislativas posteriores pintaron un cuadro similar del clima político de Rusia.

Los resultados publicados por el Comité Electoral Central de Rusia (CEC) el 24 de septiembre mostraron que el tipo de política de Vladimir Putin, que combina dentro de su alcance el nacionalismo ruso, el conservadurismo y el estatismo, aún mantiene la hegemonía sobre el sistema político de la nación.

El principal partido político que apoya a Putin, Rusia Unida, obtuvo el 49,82% y una super-mayoría de 324 de 450 escaños. Al mismo tiempo, el Partido Comunista obtuvo casi el 18,93% del voto total, su voto popular más fuerte desde las elecciones a la Duma de 2011, además de obtener un total de 57 diputados. El partido socialdemócrata Una Rusia Justa ganó un 7,46% y 27 escaños, el recién formado partido centrista Pueblo Nuevoganó un 5,32% y 13 escaños, y el Partido Liberal Democrático de Rusia (LDPR) de extrema derecha ha tenido su peor desempeño en la historia reciente. deslizándose al cuarto lugar con sólo 21 diputados y el 7,55% del total de votos.

La Duma Federal de Rusia consta de un total de 450 escaños, 225 de los cuales se asignan proporcionalmente sobre la base de una lista de partidos, y los otros 225 consisten en diputados elegidos directamente en electorados de circunscripción única en todo el país. Los candidatos de Rusia Unida ganaron en casi todos los electorados, obteniendo un total de 198 de 225 escaños, seguidos por el Partido Comunista con 9, Rusia Justacon 8 y LDPR con 2. Junto con los 126 escaños asignados de la lista del partido, la fuerza política de Vladimir Putin ha conservado la mayoría crucial de dos tercios en la Duma, reforzando la estabilidad de su gobierno y permitiéndole realizar más cambios constitucionales.

Sin embargo, la narrativa de esta victoria, las peculiaridades de los nuevos métodos de votación, la persecución legal y política contra el Partido Comunista y la fuerte demostración de este último apuntan a un panorama cambiante del panorama político de Rusia y a vislumbrar un amanecer rojo en su horizonte.

Las campañas electorales de varios partidos

El período previo a las elecciones ilustró las inclinaciones ideológicas de los distintos partidos.
La campaña de Rusia Unida se centró principalmente en una demostración de fuerza política y estabilidad económica de la que el gobierno de Putin se ha convertido en su sinónimo en las últimas dos décadas. Muchas de las imágenes, videos y vallas publicitarias de la campaña mostraban a los miembros más populares de los altos mandos del gabinete de Putin junto con los candidatos, como Sergei Shoygu, el antiguo ministro de Defensa, o el ministro de Relaciones Exteriores Sergei Lavrov.

Por otro lado, el Partido Comunista se centró en tres reformas clave: la cancelación de la reforma de las pensiones, las reformas y las iniciativas de apoyo económico a los trabajadores afectados por la pandemia, así como una campaña de vacunación voluntaria. Su “plan de diez pasos hacia el socialismo” también incluía muchas de sus propuestas de larga data para una reforma socioeconómica sustancial. Estos incluyeron una reforma monetaria anti-FMI que involucró la reincorporación del Banco Central en la planificación económica, así como el fin y la reversión de las privatizaciones de la década de 1990, el inicio de un nuevo proceso de nacionalización de los recursos naturales y las industrias clave, como también la industrialización, la cancelación de pruebas estandarizadas en todo el sistema educativo de Rusia y la introducción de controles de precios sobre productos básicos y servicios públicos.

El programa de campaña de la socialdemócrata Una Russia Justa se hizo eco de muchas de las propuestas promovidas por los comunistas, particularmente con respecto a la nacionalización de las industrias clave y la cancelación de las reformas de las pensiones, al mismo tiempo que se hacía campaña por la introducción de un sistema de tributación progresiva y renta básica universal de 12.000 rublos al mes.
La campaña de la extrema derecha LDPR se centró principalmente en la imagen y las políticas de su líder ultranacionalista, Vladimir Zhirinovksy.
Las elecciones también vieron la entrada de un partido político liberal centrista Pueblo Nuevo, encabezado por Alexey Nechayev, actualmente miembro del Frente del Pueblo de toda Rusia, que es pro-Putin.

Finalmente, a Alexei Navalny y su movimiento político Rusia del Futuro se les prohibió participar en las elecciones y la mayoría de sus candidatos fueron excluidos de las urnas. En cambio, Navalny optó por utilizar las plataformas de medios y las cuentas de redes sociales asociadas con su "Fundación anticorrupción" para promover el "voto táctico" contra los candidatos de Rusia Unida con la esperanza de privar a la coalición pro-Putin de su supermayoría. La efectividad de tal táctica, así como el nivel general de influencia de Navalny en el panorama político de Rusia, ha sido cuestionada con frecuencia, particularmente porque sus tácticas electorales habían demostrado ser completamente ineficaces para desafiar la hegemonía de Rusia Unida o incluso reducir su número de representantes electos.

Persecución y represión

En las décadas transcurridas desde la disolución de la Unión Soviética, el Partido Comunista ha sido considerado como el principal partido de oposición del país, aunque se sabe que se alinea con el gobierno de Vladimir Putin en lo que respecta a la política exterior, particularmente en lo que respecta a la intervención en Siria, apoyo político y diplomático a los gobiernos de Venezuela y Cuba, la alianza estratégica con China en su apuesta por construir una contrahegemonía contra Estados Unidos. Sin embargo, recientemente, los comunistas han desafiado cada vez más a Putin y su gobierno en algunas de las reformas neoliberales más impopulares implementadas por su gobierno, la principal es la reforma de pensiones de 2019 que aumenta la edad de jubilación para los hombres a 65 y para las mujeres a 60. Otros temas problemáticos incluyen los altos niveles de corrupción en todo el Estado y el referéndum de 2020 sobre enmiendas constitucionales que consolidaron, aún más, el estilo de política de Putin en Rusia.

La decisión de presentar a Pavel Grudinin como candidato del partido en las elecciones presidenciales de 2018, en lugar del veterano secretario general Gennady Zyganov, marcó un importante punto de inflexión para el partido y señaló su búsqueda de transversalidad política y apertura ideológica. Grudinin, anteriormente miembro de Rusia Unida y luego político independiente, es quizás mejor conocido como el director de "Lenin Sovhoz", una empresa cooperativa agrícola en la región de Moscú. El Sovhoz, junto con el pueblo en el que está situado, ha sido considerado un "pueblo socialista", similar al pueblo de Marinaleda en España, y parte de la visión de Grudinin de cómo sería el "Socialismo del siglo XXI" en Rusia. .

El propio Grudinin no pudo presentarse a las elecciones a la Duma debido al fallo de la CCA que prohíbe la participación de candidatos con activos financieros extranjeros. En los días y semanas previos a las elecciones, las autoridades de todo el país habían detenido a decenas de otros activistas y candidatos del Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR).

Los comunistas contraatacan

Los resultados preliminares y las encuestas a boca de urna mostraron que el PCFR ganó aproximadamente el 24-25% de los votos, un salto significativo en el apoyo en comparación con las elecciones de 2016, cuando obtuvieron un 13,34%. Los resultados publicados el viernes 24 de septiembre llevaron el recuento total de votos a poco menos del 19%, lo que les dio a los comunistas un total de 57 escaños. El impulso electoral general, el contraste entre su voto final y el número de escaños, el controvertido uso del voto electrónico (particularmente en Moscú) y las acusaciones de elecciones fraudulentas en docenas de distritos electorales en los que se proyectaba que ganaría el PCFR han colocado a la organización en el conflicto más grave con las autoridades estatales en casi una década.

Se organizaron protestas en las principales ciudades como Moscú, Saratov, Ekaterinburg, Ufa, Volgogrado y otras, ya que el PCFR exigió la anulación de los resultados de la votación electrónica en Moscú y el recuento de los resultados en otras regiones. El 29 de septiembre, los diputados del PCFR en la Duma de Moscú boicotearon la sesión. En respuesta, se desató una nueva ola de detenciones y represión de los líderes del partido, diputados, activistas y líderes asociados al mismo. El caso más destacado fue el de la detención de Sergei Udaltsov, líder del Frente de Izquierda, el 25 de septiembre en Moscú. Un destacado escritor y publicista de izquierda, Boris Kagarlitsky también fue detenido el 1 de octubre. El líder del grupo adjunto del PCFR en la Duma de Moscú, Nikolai Zubrlin, fue detenido el mismo día. El 4 de octubre, Gennady Zyganov, secretario general del PCFR, pidió a Putin que pusiera fin a la ola de represión e investigara los abusos cometidos por las fuerzas de seguridad. A principios de octubre, la batalla legal y política de los comunistas continúa.

Conclusión

Se pueden extraer varias conclusiones de los resultados, por muy controvertidos que sean, y de las acciones posteriores de las autoridades estatales y los partidos de oposición.
El salto general en el apoyo a los comunistas y su batalla política contra las autoridades estatales significa su regreso al estado de un partido de oposición activo, en lugar de solo una fuerza electoral que desafía al gobierno de Putin dentro de la Duma.
La campaña del PCFR enfocando los agravios socioeconómicos más inmediatos de la población trabajadora debido a la crisis de COVID19, su defensa de 30 años del legado de la Unión Soviética y los logros del socialismo, la entrada de nuevos líderes como Grudinin en sus filas y la percepción general de ellos como la fuerza de oposición más relevante en el país ha solidificado su posición durante los próximos tres años previos a las elecciones presidenciales de 2024.

Al mismo tiempo, la continua popularidad de Vladimir Putin también se ha reflejado en los resultados de Rusia Unida. El futuro de la coalición nacionalista está directamente ligado al destino político de Putin y de algunos de sus principales ministros, como Shoygu y Lavrov, y como tal, se enfrenta a una bomba de tiempo electoral una vez que Putin abandone definitivamente la escena política rusa. En tales circunstancias, la única organización política con el peso político, las estructuras, el legado, las políticas que reflejan los deseos de la mayoría de la población y la capacidad para ponerlos en práctica es el Partido Comunista.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes