fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Sociedad

Beatriz Gimeno: "Una justicia que no es feminista, no es justa"

Gimeno ha querido poner por escrito un asunto que ya está en el centro del debate feminista: el maltrato judicial a las mujeres

Beatriz Gimeno, activista, escritora y diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid.

Activista, escritora y diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid, Beatriz Gimeno ha sido testigo y artífice de las mayores conquistas en derechos para el colectivo LGTBI en nuestro país. Ha dedicado gran parte de su producción literaria al estudio de la prostitución pero hoy  nos habla de un ensayo, Misoginia judicial. La guerra jurídica contra el feminismo (Catarata, 2022), que quiere analizar y poner el foco, como también lo está haciendo la totalidad del movimiento feminista, en la violencia institucional contra las mujeres.

En este libro, Gimeno escribe y recopila historias muy duras de violencia vicaria, abusos sexuales y estereotipos de género pero aún en el fondo de su mirada, como en la de toda activista, se adivina la ternura que nos debemos todas a todas en la lucha de las mujeres.

 

Pregunta: ¿Por qué un ensayo sobre misoginia judicial?

Respuesta: Porque creo que es uno de los temas centrales ahora en el feminismo, todo el feminismo se ha concienciado ahora de la importancia que tiene el maltrato judicial a las mujeres; el tema de las madres protectoras, sentencias de violaciones y no solo, sino la dificultad que están teniendo algunas mujeres para que se cumpla la ley de igualdad o la ley contra la violencia, entre otras. Entonces y leyendo los artículos sobre Infancia Libre de la periodista Marisa Koham en el diario Público, tuve la idea de seguir la pista de cómo tratan los jueces a las mujeres. Esos artículos son la base de parte de mi trabajo.

Pregunta: ¿Y cómo tratan los jueces a las mujeres?

Respuesta: Pues, no todos evidentemente, pero muchos y muchas las tratan, nos tratan, muy mal, haciendo gala de una enorme misoginia y permitiéndose en muchas ocasiones no cumplir las leyes.

Pregunta: España ha recibido ya varios avisos por parte de Naciones Unidas* por el modo en que sus jueces interpretan y aplican la ley de violencia de género y protección de la infancia. ¿Se han convertido las madres protectoras en el arma feminista contra esta misoginia judicial?

Respuesta: No sería justo que ellas, además de lo que han sufrido, se vieran convertidas por nosotras en una herramienta, aunque fuera de algo justo como es conseguir la igualdad. Creo que hay que apoyarlas porque son víctimas del Estado y del sistema, además de ser víctimas de los maltratadores así como sus hijos e hijas. Pero lo que sí que creo es que son armas del patriarcado; son las herramientas que el patriarcado está utilizando para desactivar las conquistas del feminismo, escoge a estas mujeres que luchan para defender a sus hijos e hijas como una forma de venganza contra los avances del feminismo.

Pregunta: Lo mencionas en tu libro y creo que ilustra a la perfección de qué estamos hablando. ¿Qué significó la sentencia de "campo algodonero" en México?

Respuesta: Fue fundamental porque más allá de los casos concretos, lo que la sentencia de "campo algodonero" dice es que el Estado debe luchar contra los estereotipos de género porque la lucha contra esos estereotipos es la lucha por la igualdad; que toda la violencia se debe a la desigualdad. Eso es lo más importante, que los asesinatos o el maltrato son producto de la desigualdad, no de un loco, no de un caso particular, no de un tipo que es especialmente machista sino que son producto de un sistema y de una estructura de desigualdad y que el responsable de luchar contra esa desigualdad es el Estado y que, por tanto, es el responsable último cuando no ha hecho nada por combatir la desigualdad y esa violencia se reproduce.

Pregunta: ¿Qué cree que significó el caso de La Manada en la relación del feminismo con la misoginia judicial?

Respuesta: Siempre hay un caso paradigmático. A lo mejor hay muchas sentencias parecidas y no llegan a la opinión pública de la misma manera, pero por la brutalidad de la violación en sí, nosotras, las feministas, queríamos una sentencia justa. No voy a decir ni paradigmática, que no deben serlo, ni ejemplarizante, que tampoco deben serlo. Pero en el caso de La Manada queríamos una sentencia profundamente justa en el más amplio sentido de la palabra y no la tuvimos. Aplicaron criterios, que creo que están mal definidos en la Ley y por eso, precisamente ahora, se ha cambiado la ley. Se aplicaron criterios antiguos, criterios machistas y creo que esa injusticia fue percibida de una manera insoportable por el feminismo en aquel momento en el que estábamos y por la trascendencia que tuvo aquello y en una sentencia donde lo que se estaba jugando era precisamente la noción de consentimiento puro. Y ahí el feminismo lo que dijo es que el consentimiento tiene que estar en el centro: no tiene que haber violencia, no tiene que haber intimidación especial, basta con la ambiental o numérica.

Pregunta: ¿Se resiste la judicatura a aplicar la perspectiva de género por algún motivo?
Respuesta: Porque no la entiende. Porque no saben lo que es. Cuando la ministra de Igualdad, Irene Montero, fue al Colegio de Abogados y dijo que la justicia tenía que ser feminista, el decano del Colegio de abogados le dijo: "no tiene que ser feminista, tiene que ser justa". Eso demuestra que no lo entiende: una justicia justa tiene que ser feminista; si no es feminista, no es justa. Eso es la perspectiva de género, tener en cuenta a esa humanidad invisibilizada que somos las mujeres, y que si no se tiene en cuenta la situación de partida y de existencia, no estás teniendo una perspectiva justa. Tienes que incluir las existencias de las mujeres en cualquier consideración.

Pregunta: ¿Qué les decimos a las mujeres que piden ayuda y se encuentran barreras como la misoginia judicial o violencia institucional?
Respuesta: Ahí tenemos un problema. Entiendo que las responsables políticas, y ahora no estoy hablando como una, digamos que hay que confiar en las instituciones sin matices pero también entiendo que hay abogadas que dicen a sus clientas: "confía hasta aquí pero no te metas en ese pleito que puedes salir escaldada". Yo sí les diría que confíen, que el sistema puede ayudarlas pero que sepan que no siempre va a ayudarlas. El sistema tiene los medios para ayudar a estas mujeres y a las víctimas pero nos podemos encontrar casos en los que más que ayudar perjudican. Pero esto hay que denunciarlo y hay que luchar por erradicarlo para que no sea así porque el sistema tiene los medios para ayudarlas y protegerlas.

Pregunta: Creo que eres una persona profundamente realista, pero te he leído una reflexión optimista en cuanto al futuro feministas, las jóvenes.

Respuesta: Habrá que esperar un tiempo pero creo que es evidente que las mujeres, las chicas, tienen más herramientas para comprender el mundo que les rodea y que les afecta a ellas desde una perspectiva de género, desde una perspectiva feminista. Quizá no hayamos llegado a todas, pero es verdad que cada vez más mujeres las pueden coger para entender el mundo y una vez que ellas entiendan el mundo con esas herramientas van a ser feministas. Nuestras abuelas no contaron con esas herramientas, da lo mismo lo que pensaran y aunque se sintieran muy mal y muy oprimidas, no las tenían. Hoy las chicas las tienen y espero que el feminismo crezca. Yo creo que está creciendo, identifican el ser feministas con ser libres e identifican aquello que les impide serlo. Eso es un paso enorme.

 

*El organismo internacional habla de un patrón estructural instalado en la justicia “que indicaría, por parte de los operadores de justicia, una interpretación discriminatoria de la legislación nacional, basada en prejuicios y estereotipos de género”.

 

PRÓXIMAS PRESENTACIONES

  • Sábado 28 de mayo a las 19.00 horas en Colmenar Viejo (Madrid)
  • Martes 14 de junio a las 19.00 horas en Alcobendas (Madrid)
Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes