fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

Casi a palos y con el rey malparado

Si la concentración de 2019 en Colón ya les salió mal, esta vez les ha salido aún peor.

Casi a palos y con el rey malparado
Imagen de la concentración de este domingo en la madrileña plaza de Colón

Casi a palos y con el jefe del Estado, el rey Felipe VI, comprometido y prácticamente malparado por quienes dicen defenderlo con ahínco. Así acabó este domingo una protesta que iba a protagonizar Rosa Díez en la madrileña plaza de Colón pero que acabó protagonizando Isabel Díaz Ayuso unos metros más arriba.

Según los datos oficiales, la concentración de este domingo en Colón registró menos de la mitad de asistentes que la del 10 de febrero de 2019, cuando el PP, su escisión blanda de Cs y su escisión dura de Vox se fotografiaron juntos para pedir elecciones generales al no haber digerido la moción de censura que en junio de 2018 desalojó a Mariano Rajoy de la Presidencia del Gobierno; no hubo una convocatoria electoral sino dos –la primera en abril y la segunda en noviembre de aquel 2019–, y el trío de Colón perdió ambas. PP, Cs y Vox tampoco han logrado digerir el actual Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos –surgido precisamente de la segunda de esas convocatorias electorales–, y por eso volvieron este domingo a Colón para protestar contra los indultos a los líderes del procés de Catalunya que el Ejecutivo concederá en el ejercicio de sus competencias.

Si la concentración de 2019 en Colón ya les salió mal –tanto en el PP como en Cs saben que aquella foto junto a Santiago Abascal y el resto de los líderes de Vox fue un error político con graves consecuencias, por eso Pablo Casado e Inés Arrimadas no han querido fotografiarse este domingo junto al partido ultraderechista–, esta vez les ha salido aún peor.

Colón volvió a teñirse de rojigualda –en unos casos de rojigualda constitucional y en otros de rojigualda franquista, aunque desde lejos, y muchas veces también desde cerca, cuesta distinguirlos–, pero esta vez la jornada arrancó con problemas técnicos seguidos de cánticos de “que empiece ya, que el público se va, la gente se marea…” y la buena sintonía de 2019 se tornó en conflictos e incluso en enfrentamientos entre seguidores del PP y seguidores de Vox que ni siquiera la pantalla utilizada para hacer como que esta vez quien convocaba la protesta era “la sociedad civil”, y no la derecha y la ultraderecha, logró contener.

Esa pantalla ha sido la plataforma Unión 78, impulsada por Rosa Díez y que tras el fracaso de este domingo ha quedado ya tan amortizada como el club de opinión La España que reúne, impulsado por Nicolás Redondo Terreros. ¿Es casualidad que tanto Díez como Redondo Terreros sean exdirigentes del PSOE? No. De hecho, el principal objetivo de Unión 78 o de La España que reúne es que el PSOE renuncie a sus pactos –de gobierno– con Unidas Podemos y –de investidura– con formaciones de izquierda soberanista como ERC o EH Bildu y pacte precisamente con la derecha y la ultraderecha que este domingo volvieron a darse cita en Colón, donde pese a todos esos intentos apenas hubo “socialistas desencantados” con ganas de pasearse entre franquistas y entre banderas franquistas. Y ese, la práctica ausencia de “socialistas desencantados”, es no el único pero sí el principal fracaso de la convocatoria.

“Cómplice de esto”

Rosa Díez había trabajado duro para que esta vez PP, Cs y Vox no tuvieran que fotografiarse juntos en Colón, pero debió de írsele la mano porque la imagen de este domingo ni siquiera estuvo en la plaza sino unos metros más arriba, en el número 13 de la calle Génova, donde aún tiene su sede el PP. “Queremos reivindicar también el papel del rey. ¿Qué va a hacer el rey de España a partir de ahora, va a firmar esos indultos, le van a hacer cómplice de esto?”. Así se expresó Ayuso ante los medios de comunicación y en presencia de los números uno –el presidente, Pablo Casado– y tres –el portavoz, José Luis Martínez-Almeida– de su partido, arrebatando el protagonismo del día a Díez, a Santiago Abascal y por supuesto a Casado.

La Constitución establece que es el jefe del Estado quien debe firmar los indultos que, en el ejercicio de sus competencias, concede el Ejecutivo, por lo que –fueran pronunciadas a conciencia o fruto de un desliz– las palabras de Ayuso comprometen a Felipe VI sí o sí: si no firmara los indultos estaría incumpliendo la Constitución, y si los firmara estaría convirtiéndose en “cómplice de esto”, sea lo que sea “esto”, que habría que preguntárselo a Ayuso o a su jefe de Gabinete, el aznarista Miguel Ángel Rodríguez.

Unos metros más abajo –y mientras Alberto Núñez Feijóo, Juan Manuel Moreno y Alfonso Fernández Mañueco observaban la escena desde Galicia, Andalucía y Castilla y León, respectivamente–, ultraderechistas coreaban “Pablo Casado, nos has abandonado” entre banderas rojigualdas y a los sones de aquel “Gutiérrez Mellado, estás acojonado” que bramaban los seguidores de Blas Piñar en los años de una Transición “pacífica” y “modélica” que permitió decirse demócratas sin dejar de ser franquistas a quienes ahora enarbolan banderas franquistas sin dejar de decirse demócratas. Con dos diferencias importantes: el teniente general Manuel Gutiérrez Mellado –uno de aquellos franquistas reconvertidos en demócratas de la noche a la mañana– no compartía espacios con Fuerza Nueva y además estaba en el Gobierno.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. Jovella

    14 de junio de 2021 15:41 at 15:41

    Ladran por pura impotencia porque saben que tienen muy pocas posibidades de alcanzar el gobierno. Hoy en día hay un número de diputados que oscila entre los 35 y los 40 (ERC, PdeCat, PNV, Bildu, Compromís, BNG, etc) que el que no cuente con ellos no tiene ninguna posibilidad de gobernar en España. Eso lo sabe la derecha y de ahí su rabia y su impotencia.
    Para colmo el Banco de España (me imagino que muy a su pesar) ha hecho público una mejora clara de la economía y del PIB español lo que supondrá que este año creceremos más de lo previsto y que el próximo año se alcanzarán los niveles de actividad previos a la crisis de la pandemia.Así que a la derecha cada vez le quedan menos argumentos.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes