fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Ciudadano

Colombia y los desplazamientos masivos: ¿Qué hay detrás de esta crisis humanitaria?

La salida forzada de los habitantes de Banco de Arena en Colombia se dio luego del asesinato a balazos del líder social Eliécer Sánchez

Por Ronald Ángel para El ciudadano

Un nuevo desplazamiento masivo ocurrió en varias comunidades rurales cercanas a la ciudad de Cúcuta, Colombia, en el departamento del Norte de Santander, donde la mayoría de sus habitantes huyó en «estampida».

Las zonas quedaron como unos «pueblos fantasmas», según reportan los medios, luego de que los habitantes recibieran amenazas de muerte por parte de grupos ilegales armados, que la tarde del miércoles les dieron 20 minutos para que abandonaran sus casas y negocios, reseña un reportaje de Nathali Gómez para RT.

Banco de Arena es un corregimiento a menos de una hora de la capital del departamento del Norte de Santander, conformado por varios caseríos. De allí han escapado unas 240 personas debido al aumento exponencial de la violencia producto de los enfrentamientos entre grupos narcocriminales y guerrilleros por el control territorial y económico de la zona.

Ante esta situación que ha generado una crisis humanitaria, las autoridades regionales habilitaron un espacio en una cancha deportiva para brindarles a los pobladores «las condiciones de salubridad, seguridad y dignidad», informó el alcalde cucuteño, Jairo Yáñez, a través de su cuenta de Twitter. Sin embargo, la secretaria de Posconflicto y Cultura de Paz, Elisa Montoya, afirmó que las personas le manifestaron que preferían quedarse en casas de familiares.

Las zonas quedaron como unos «pueblos fantasmas», según reportan los medios, luego de que los habitantes recibieran amenazas de muerte por parte de grupos ilegales armados, que la tarde del miércoles les dieron 20 minutos para que abandonaran sus casas y negocios, reseña un reportaje de Nathali Gómez para RT.

Banco de Arena es un corregimiento a menos de una hora de la capital del departamento del Norte de Santander, conformado por varios caseríos. De allí han escapado unas 240 personas debido al aumento exponencial de la violencia producto de los enfrentamientos entre grupos narcocriminales y guerrilleros por el control territorial y económico de la zona.

Ante esta situación que ha generado una crisis humanitaria, las autoridades regionales habilitaron un espacio en una cancha deportiva para brindarles a los pobladores «las condiciones de salubridad, seguridad y dignidad», informó el alcalde cucuteño, Jairo Yáñez, a través de su cuenta de Twitter. Sin embargo, la secretaria de Posconflicto y Cultura de Paz, Elisa Montoya, afirmó que las personas le manifestaron que preferían quedarse en casas de familiares.
Todo comenzó cuando desconocidos armados y vestidos con uniformes similares a los usados por la Policía, les ordenaron, la tarde del pasado miércoles, abandonar el lugar en 20 minutos bajo amenaza de muerte.

En este corregimiento también operan grupos como Los Rastrojos y disidencias de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Todo comenzó cuando desconocidos armados y vestidos con uniformes similares a los usados por la Policía, les ordenaron, la tarde del pasado miércoles, abandonar el lugar en 20 minutos bajo amenaza de muerte.

En este corregimiento también operan grupos como Los Rastrojos y disidencias de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Doble asesinato previo

Este salida forzada de los habitantes de Banco de Arena ocurre menos de una semana después de que Eliécer Sánchez Cáceres, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Punta, fuera asesinado a balazos junto a Hernando Sogamoso, quien lo acompañaba, y otra persona.

El instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz califica este hecho como una masacre, por lo que el número total de este tipo de crímenes en Colombia se eleva a 68 en lo que va de año.

Sánchez y Sogamoso fueron ultimados cuando se dirigían a una reunión, recoge La Opinión. Según la versión policial, iban a un encuentro con miembros del ELN, sin embargo, los habitantes desmienten esa información y afirman que las víctimas se reunirían con una organización internacional que desarrolla un plan para evitar el reclutamiento de menores de edad en zonas de conflicto.

«Eso que dicen las autoridades, que nos reunimos con actores armados, es estigmatizarnos y ponernos una lápida en el cuello, porque nosotros les hemos dejado en claro, tanto a los ilegales como a la Policía y el Ejército, que no estamos con ninguno de ellos», dice al diario alguien que prefirió no identificarse por temor a represalias de los actores armados.

Según los testimonios, otras personas que también participarían en la reunión escucharon los disparos y se devolvieron corriendo a sus viviendas.

Un largo historia de violencia en Colombia

Los habitantes han manifestado que «se sienten secuestrados» en su comunidad donde impera un «toque de queda» impuesto por los grupos armados, que no les permiten salir de sus casas después de las 6:00 de la tarde. Este estado de sitio se ha establecido desde hace un par de décadas.

En los primeros seis meses de este año, según registros que recoge La Opinión, hubo 17 homicidios y solo entre julio y agosto fueron asesinadas 15 personas. Del total de esta cifra, tres personas eran líderes sociales.

En 2020, la Defensoría del Pueblo ya había emitido una Alerta Temprana 035-2020 donde advertía sobre la acción de grupos armados ilegales en el área metropolitana de Cúcuta y en Banco de Arena.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes