fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Internacional

Cuba libra otra batalla histórica

Criminalmente bloqueada, en plena pandemia mundial y con la sombra de Trump proyectándose aún sobre la isla, la Revolución cubana protagoniza estos días un nuevo episodio de lucha antiimperialista.

Cuba libra otra batalla histórica
Ramiro Valdés, comandante de la Revolución y viceprimer ministro de Cuba, y otros revolucionarios se manifiestan en las calles de Santiago de Cuba

A lo largo de seis décadas, la Revolución cubana ha sido y sigue siendo un ejemplo de asistencia sanitaria y educativa, de solidaridad internacionalista y de lucha por la dignidad humana y por la justicia social, en un planeta en el que casi 3.000 millones de personas viven en la pobreza. Y todo ello a pesar de los obstáculos, que han sido muchos, desde la miseria en la que sobrevivían, en el mejor de los casos, las clases populares antes de la Revolución de 1959 hasta el criminal bloqueo económico por parte del Imperio estadounidense que ha sido condenado por la Asamblea General de la ONU muchas veces –la última, el pasado 28 de junio, con 184 votos a favor, tres abstenciones y sólo dos votos en contra: los de Estado Unidos e Israel– pero que aun así llega hasta hoy; pasando por la desintegración de la URSS y del Bloque Socialista, sus grandes aliados durante la Guerra Fría.

Al histórico liderazgo de Fidel Castro lo siguió el de su hermano Raúl, y al de Raúl lo ha seguido el de Miguel Díaz-Canel, actual presidente de Cuba y primer secretario del PCC y la primera persona en ocupar ambos cargos sin haber participado –ni siquiera había nacido– en el asalto al cuartel Moncada o en la lucha guerrillera contra el régimen de Batista –títere de Estados Unidos– desde las montañas de Sierra Maestra.

A Estados Unidos le ha “molestado mucho durante sesenta años el ejemplo de la Revolución cubana”, afirmó Díaz-Canel en su comparecencia de este domingo en el Palacio de la Revolución, desde donde informó sobre la última “provocación” orquestada por “grupúsculos contrarrevolucionarios”, denunció que los sucesos de las últimas horas en las calles de Cuba están relacionados con “todo un nivel de provocación sistemático escalado” y aclaró que la Revolución “no va a permitir” que nadie defienda “un plan que no es cubano”.

Hace dos años –a mediados de 2019–, Díaz-Canel informaba a su pueblo de que Cuba se adentraba en una “difícil” coyuntura, y lo hacía a partir de las “señales” emitidas por el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su Gobierno, consistentes en el recrudecimiento del bloqueo –especialmente, en sus vertientes financiera y energética– para intentar asfixiar la economía cubana y provocar un estallido social masivo con el que intentar justificar –con la colaboración de los medios de comunicación de masas– una “intervención humanitaria” previa a una intervención militar dirigida a aplastar la soberanía y la independencia de Cuba y con ellas los derechos conquistados por la Revolución.

Y es que Trump no se contentó con dictar 243 medidas de recrudecimiento del bloqueo –lo que ha provocado en Cuba un desabastecimiento de alimentos, medicamentos, materias primas e insumos en mitad de una pandemia mundial que colapsó los sistemas de Salud de varios Estados del denominado primer mundo–, y en sus últimos días en la Casa Blanca impulsó un plan de descrédito de las brigadas médicas cubanas –ejemplo de solidaridad internacionalista y uno de los grandes orgullos del pueblo cubano– e incluyó a Cuba en su “lista de países patrocinadores del terrorismo”.

“Las calles son de los revolucionarios”

En su comparecencia de este domingo en el Palacio de la Revolución, Díaz-Canel insistió en que los sucesos de estos días están orquestados por un “núcleo de manipuladores” cuyo modelo es la “privatización” de los servicios públicos, empezando por la educación y por la propia sanidad –un modelo en el que “cada cual se salve como pueda” y en el que sólo “los que tengan dinero” podrán “acudir a la salud”, precisamente como antes de la Revolución de 1959–, un “núcleo de manipuladores” que apoya el bloqueo y que intenta aprovechar sus consecuencias para destruir la Revolución. Pero advirtió de que en Cuba “las calles son de los revolucionarios”, y el Estado y el Gobierno, bajo la guía del PCC y con “toda la voluntad política para discutir, para argumentar y para participar con el pueblo en la solución de los problemas”, nunca se dejarán “confundir”. “Nosotros no vamos a entregar la soberanía, ni la independencia del pueblo, ni la libertad de esta nación; somos muchos los revolucionarios en este pueblo que estamos dispuestos a dar la vida y eso no es por consigna, es por convicción; tienen que pasar por encima de nuestros cadáveres si quieren enfrentar la Revolución, y estamos dispuestos a todo y estaremos en las calles combatiendo”, advirtió, insistiendo en la necesidad de distinguir a los “revolucionarios confundidos, que no tienen todos los argumentos o que expresan insatisfacciones pero buscando argumentos, explicación” y a los “habitantes de Cuba que puedan tener determinadas preocupaciones” del “contrarrevolucionario” y “mercenario” volcado en “provocar desestabilización”.

Numerosos cubanos respondieron a la llamada de su presidente, echándose a las calles al grito de “yo soy Fidel” para defender la Revolución y la soberanía de la isla, que tanta sangre costó conquistar en dos etapas: primero bajo el liderazgo de José Martí (1853-1895) y después precisamente bajo el del propio Fidel (1926-2016).

Díaz-Canel ha vuelto a comparecer este lunes junto a otros representantes del Gobierno y del partido, entre ellos Rogelio Polanco, jefe del Departamento Ideológico del PCC y miembro del Secretariado del Comité Central del partido, además de embajador de Cuba en Venezuela desde 2009 hasta 2019. A preguntas de la prensa sobre cómo lo que está sucediendo en las calles de Cuba recuerda lo sucedido años antes en diversos Estados de Latinoamérica, Polanco ha destacado que efectivamente la isla está siendo víctima de la denominada “guerra de cuarta generación” –término relacionado con la guerra asimétrica y acuñado en 1989 por el autor ultraconservador estadounidense William S. Lind y cuatro oficiales del Ejército yanqui en su informe ‘El rostro cambiante de la guerra’–, cuyo manual ya ha sido aplicado en varios Estados de Latinoamérica con el objetivo de forzar cambios de régimen y que en Venezuela alcanzó su nivel más intenso en 2014, con las guarimbas causantes de más de cuarenta muertos. Pero “Venezuela ha demostrado que es posible derrotarlo, como lo está haciendo Cuba”, pues “no hay tecnología ni estrategia de esa naturaleza que pueda contra la voluntad del pueblo”, ha advertido Polanco.

Resuena estos días entre los revolucionarios cubanos el viejo grito “¡aquí no se rinde nadie!”, pronunciado por el comandante de la Revolución Juan Almeida el 5 de diciembre de 1956 en Alegría de Pío tras el revés militar que sólo logró esquivar un puñado de los más de ochenta guerrilleros desembarcados del yate ‘Granma’ tres días antes, entre ellos los hermanos Fidel y Raúl Castro, el argentino Ernesto ‘Che’ Guevara, Camilo Cienfuegos o el propio Almeida, muerto en 2009. A aquel combate en Alegría de Pío sobrevivió también Ramiro Valdés, igualmente comandante de la Revolución y actual viceprimer ministro de Cuba, que este lunes ha advertido en su perfil de Twitter de que “el pueblo de Santiago de Cuba” –la segunda ciudad más poblada de Cuba, sede del cuartel Moncada y cuna de la Revolución– “no dejó que los delincuentes contrarrevolucionarios al servicio del Imperio cumplieran con las indicaciones recibidas de sus dueños” y “en apenas dos horas estaban neutralizados”.

A sólo noventa millas de Estados Unidos, bajo un bloqueo criminal, en plena pandemia mundial y con la sombra del siniestro Donald Trump proyectándose aún sobre la isla, la Revolución cubana libra estos días –como en los tiempos del Moncada, de Alegría de Pío o de Playa Girón– un nuevo episodio de lucha antiimperialista, una nueva batalla histórica, y lo hace sin renunciar a sus sueños de justicia para Cuba y para el mundo.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

11 Comentarios

11 Comments

  1. Enrique Asenjo cobos

    13 de julio de 2021 07:45 at 07:45

    Vamos Cuba ha seguir con la lucha .La Revolución es eterna.

  2. mariano tomas Fuentes Alvaro

    13 de julio de 2021 10:52 at 10:52

    Excelente articulo que se sale de lo que normalmente se lee en la prensa de aqui, incluidos medios progresistas, o se ve en las Tvs o se oye en las radios. Ni todo es negro ni todo es blanco y despues de haber viajado por Cuba por motivos de trabajo creo que no hay duda que son necesarios cambios que mejoren la vida diaria de los ciudadanos aunque sé la casi imposibilidad de ello por la miserble actuación del imperio vecino y sus palmeros-lacayos en otros paises, incluido este en que vivimos.
    Y sobre las noticias sobre Cuba analizo, para valorar sus comentarios, si los medios que las dan suelen comentar algo sobre los «guamines» que viven en las calles colombianas o sobre los frecuentes asesinatos de agentes sociales ( no comunistas,no guerrilleros) en el mismo país; sobre las maras mafiosas, con origen en USA, que controlan a los ciudadnos en El Salvador, en Honduras,..; sobre la escolarizacion de los niños en toda America Latina comparada con la cubana o lo mismo sobre la sanidad; la vida en las favelas brasileñas y la actuación de las fuerzas del des-orden y del presidente evangelico alli; o lo que hacian y hacen los Lenin ( el ecuatoriano), los Macri, Bolsonaros y la troupe de los evangelicos Usa difudiendo la verdad USA por aquellas tierras y etc,etc. Hay para dar y tomar sobre los males latinoaméricanos y sobre los que los medios callan, en silencio complice y sus comentarios cuando dicen algo estan más cerca del «pensamiento» Goebels que de la verdad.
    Y tambien aqui es curioso que un gobierno de izquierdas y/o progresistas pida al gobierno de Cuba que permita las manifestaciones habaneras, cubanas, y en nuestras calles, de esta España democratica del 78, suelta a los de la porra, para que la usen, al minimo movimiento izquierdista o progesista: Vallecas, concentraciones contra la homofobia, independistas varios,protestas ante los deshaucios,etc. y calla ante los desmanes judiciales que condenan a agentes sociales que se oponen a los desalojos. O ver a Delegados de este gobierno autorizando concentraciones nazi-facistas y a las que envia a los de la porra para protegerlos de no se sabe que, bueno si, de los rojo bolivarianos independistas.
    En fin y para acabar pienso que Cuba no debe estar sola y la ciudadania, sensata y solidaria, no debe dejar de difundir con los medios que tenga a su alcance la resolución de la ONU pidiendo el cese del embargo Usa sobre Cuba se acabe. Petición que se viene haciendo desde hace muchos años y que ahora ha sido refrendada por las Asamblea de la ONU con solo dos votos en contra (USA e Israel)

  3. Pablo de la Torriente

    13 de julio de 2021 12:11 at 12:11

    Enhorabuena al articulista que ha escrito esto porque es lo único decente y objetivo que he leído en la prensa por estos días que tanto se habla de Cuba. Toda la prensa española ha sido cómplice del artero ataque que sufrido la Revolución Cubana que recuedo que el único país latinoamericano que ha logrado índices sociales decentes y moralmente aceptables para su Pueblo y que aunque no es perfecta; es un país solidario y humanista como pocos. Fuerza Cuba Revolucionaria, tu lucha es la de todos!!

  4. José L. Soto

    13 de julio de 2021 12:26 at 12:26

    Si levantasen el embargo del que sufren desde hace 60 años, los cubanos no sufrirían las penalidades que sufren, de eso deben ser sabedores los que se manifiestan, la culpa la tienen los EEUU. Eso mismo sirve para Venezuela. Siempre el problema son los EEUU, se inmiscuyen en todos los países que no son de su agrado, o estás conmigo o estás contra mí.

  5. OLIMPIA RUBIO RAMOS

    13 de julio de 2021 16:08 at 16:08

    Ya, pero parece que ahora esta protesta es por un rebosamiento de penalidades: carecen de comida, medicamentos, energía.
    Teniendo vacuna propia el ritmo de vacunación es lento. Se han disparado las muertes en provincias como Matanzas con problemas en retirada de cadaveres con las consecuencias sanitarias que esto provoca..
    La población tiene miedo, hambre e incertidumbre. ¿Los dirigentes también sufrirán esto?

  6. Josu Monreal

    13 de julio de 2021 17:07 at 17:07

    Además de la pandemia, el brutal bloqueo económico al que se le somete a Cuba es puro terrorismo, especialmente en la era Trump… para pagar favores a la inmigración cubana, que está más preocupada de recuperar el poder en la isla y conseguir negocietes… que en la población que sufre. Ese bloqueo y la pandemia han causad estragos en la vida de los isleños.

    Lo lógico sería que el gobierno cubano fuera a una apertura democrática, sin embargo muchos temen que gracias a USA, la poderosa colonia en Florida tome el control de la isla y la convierta en un laboratorio de neoliberalismo donde todo se privatice… incluida la sanidad, la educación, y Cuba retroceda décadas en derechos de los trabajadores.

    Difícil situación.

  7. Víctor

    14 de julio de 2021 08:34 at 08:34

    Ya hace falta que aterrice en Cuba «un cisne blanco» ruso. Que China y Rusia ayuden ya a Cuba.

  8. mariano tomas Fuentes Alvaro

    14 de julio de 2021 11:04 at 11:04

    Pues cisnes (?) no hacen falta en Cuba y menos buitres como el vecino de al lado.
    Y aprovechando que se habla de Cuba seria aconsejable a todos aquellos que se preocupan por los cubanos, cosa loable, mucho, quizás les gustaria informarse de que pasa en Colombia con la «salud» de los agentes sociales (no guerrileros, no comunistas) que trabajan con las comunidades de base en Colombia o leer algo sobre los guamines o los «desechables» en el mismo país. Y lo que ocurre en Colombia pasa en más paises de allá y , lo peor, preocupa poco o nada.

  9. ESTRELL@

    14 de julio de 2021 12:48 at 12:48

    la revolución cubana se convirtió en una dictadura por la ambición y egocentrismo de Fidel; a cosa del bienestar común y no el suyo que tenia todo y mas de lo que necesitaba.
    Una dictadura es una privatización del dictador.
    Democracia ya, para el pueblo cubano.Aunque no sea perfecta, como es prueba en España, pero creo que es mejor que una dictadura, sea de izquierdas o de derechas.
    Y las relaciones internacionales el paso siguiente porque a demás ya no tendrían al menos esa escusa para seguir bloqueando.
    ¨Quien quiere fuego , tiene que quemar algo¨ …no nos engañemos.

  10. mariano tomas Fuentes Alvaro

    14 de julio de 2021 18:48 at 18:48

    Viendo lo que algunos escriben me gustaria y seria justo que fueran solidarios y hablasen de esos paises que no son dictaduras si no democracias y en los que muchos niños viven en las calles o los agentes sociales son asesinados o los terratenientes y ganaderos organizan y mantienen grupos paramilitares o su sistema salud ni existe para los desechables o los trabajadores del campo o la educacion no es para gentes de favelas o casas similares o las elecciones democraticas subvencionan los votos que van para algunos o candidatos son asesinados sin que aparezcan los culpables pues el sistema judicial es corrupto o… Eso si son democracias y no dictaduras. He viajado muchos desde el rio Grande hasta Tierra de Fuego y lo que he visto me lleva a no aplaudir a los fidelistas pero mi critica se reduce en parte cuando veo lo que pasa en otros sitios democratas y de los que muchos no hablan, callando con un silencio que a veces es ignorancia o complicidad.

  11. mariano tomas Fuentes Alvaro

    16 de julio de 2021 18:18 at 18:18

    Cuba me resulta muy especial y reitero como ya he hecho anteriormente que no me gusta nada lo de partido único pero me gusta aún menos, aunque ello parezca dificil, el ver la campaña informativa desatada por los medios en general y en la que todo vale, no importa hablar sin conocimiento pues lo importante es atizar «leña al mono» y hoy me he encontrado con una perla negra de esas en La Vanguardia. No leo desde hace años ese periodico pero hoy por «diferido» como diria la sra. Cospedal ha llegado a mis manos un ejemplar y alli he leido un articulo que aporta algo a lo que digo sobre Cuba: un tal Joaquin Luna dice:!! Cuando los fidelistas llegaron al poder Cuba tenia un nivel de vida superior al de España!! y supongo que se referia a los amigos «corleone de Batista», como Lucky Luciano, o a los dueños de los ingenios azucareros, entre los que estaban los familiares de la lider de vox Monasterio, que tenian mano de obra en unas condiciones similares a los esclavos del algodon en el sur de USA. Tambien Luna, lo de señor creo que no lo merece, desprecia a la sanidad cubana actual y obvia que en aquellos años en la mayor parte de la isla no es que no hubiera médicos es que las gentes ni sabian que existia esa profesión.
    Es muy instructivo lo que relata Luna para explicar como se mueve respecto a la verdad la prensa del pesebre.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes