fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Ciudadano

Daniel Mendoza, creador de Matarife: “Uribe coordina todo un aparato de muerte que está sustentado en el narcotráfico y el paramilitarismo”

Daniel Mendoza, el colombiano creador de Matarife, la primera serie pensada para WhatsApp, denunció que el expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez “coordina todo un aparato de muerte que está sustentado en el narcotráfico y el paramilitarismo”.

Por Mariam Martínez para El Ciudadano

En entrevista en Voces Sin Fronteras, conducido por Bruno Sommer y Denis Rogatyuk, pidió a los países de América Latina y el mundo no dejar sola a la nación sudamericana.

BS: Nos encontramos frente a un claro dilema, donde hemos pasado de una guerra convencional a una de cuarta generación. ¿En qué consiste la denunciología que planteas en tu libro y cómo la podemos superar?

Pedro Santander: Aquí en Valparaíso escribí y terminé mi libro La Batalla Comunicacional, que fue presentado en el Festival Internacional del Libro de Venezuela. Ahí crítico y digo que quiero evitar a toda costa algo que me tiene bastante cansado de la izquierda, no solo chilena sino Latinoamérica, que es lo que yo llamo la denunciología, que es denunciar una y otra vez, a veces parece un llanterío, lo que el enemigo nos hace.

Siempre diciendo ‘mira lo que nos hace Hollywood’, ‘mira lo que nos hace CNN‘, ‘mira lo que nos hace Mercurio en Chile, Clarín en Argentina’. Ya lo sabemos, ellos actúan como lo que son, ellos son el enemigo, los aparatos ideológicos del capital y del imperialismo, ellos hacen lo que tienen que hacer, atacarnos.

Nosotros con esa denunciología, primero lo que hemos hecho es subdiagnosticarnos, subvalorarnos y subanalizarnos y, por el contrario, siempre estamos subvalorando y subdiagnosticando al enemigo. Entonces, lo primero que pido es que empecemos a mirarnos a nosotros mismos con nuestros propios ojos y tomar aprendizaje, generarlo de nuestros errores y aciertos, y yo creo que ahí hay tres elementos la defensa, el ataque y el contraataque comunicacional donde nosotros podemos aprender de nuestros errores y aciertos.

DR: Daniel, ¿a qué crees que se debe el éxito comunicacional de tu serie y cómo nació la idea de realizarla?

Daniel Mendoza: Hay dos hechos en esta pregunta que en realidad no confluyen ambos, digamos que uno fue razón del otro. Yo era socio del club El Nogal, mi padre también, y allí pude darme cuenta de los vínculos que existían entre las élites colombianas y el paramilitarismo y el narcotráfico soterrado que es el del lavado de activos, yo no diría que es el narcotráfico donde se encochinan los ricos colombianos mandando coca afuera, pero lo que hacen es cogerle la plata a los mafiosos y lavárselas.

Yo me di cuenta de esos vínculos y eso sumado a los procesos que estaba llevando en ese momento, soy abogado criminólogo y penalista, en los cuales pude darme cuenta y tener contacto con los expedientes de parapolítica y estos hechos me llevaron a ver la crudeza y la crueldad con la que obraron los paramilitares en Colombia, que en realidad fueron digamos que las armas, los fusiles, las motosierras, los machetes, los instrumentos con los que torturaron a miles de familias campesinas, pero quienes activaron todos estos elementos fueron las élites colombianas, los bancos, los políticos, los grandes millonarios, las corporaciones que estaban en Colombia y las internacionales, las norteamericanas, las petroleras internacionales, las que activaron todos estos elementos que utilizó en ultimas una persona que estaba vinculada con la mafia, que es Álvaro Uribe Vélez, el genocida diría yo más voraz y devastador que ha tenido el continente latinoamericano en la actualidad y que le ha pasado al mundo por enfrente y el mundo no ha hecho nada.

Eso por un lado, respecto de lo que me llevo a mí a escribir mis primeros artículos investigativos como periodista informativo y de opinión, ya específicamente de la serie Matarife, que la primera temporada fue hecha básicamente tomando tres artículos míos Uribe, el asesino que nos puso la mafiaUribe-el Club El Nogal: pistas de entrada de la mafia mexicana en Colombia y La élite caníbal y la lucha existencial, esos tres artículos sumados a otros componentes investigativos, pues desarrollaron la idea de realizar un guión para un documental que, en un principio, iba a ser de tres minutos cada episodio, y por qué, porque en ese momento no estábamos confinados entonces la idea era que la gente los viera en el bus y en seis o siete minutos considerábamos que era mucho, lo que queríamos era que la gente que no tuviera acceso a un plan grande de datos en el celular, la que tenía que cambiar de estación en el bus, tuviera el tiempo suficiente que, de pronto, balanceándose en el bus pudiera ver en tres minutos el primer episodio.

Pero vimos que era muy difícil en tres minutos y el primer episodio salió de seis minutos, y lo que vimos es que en ese momento se juntaron las estrellas y lo que pasó fue que vino el confinamiento y nosotros pensábamos que era demasiado seis minutos, pero lo que pasó es que la gente en redes casi nos lincha porque quería más de seis minutos porque estaban confinados y ya no lo veían en el bus sino frente a la pantalla.

Creo que ese fue el primero de los hechos digamos exógenos, que le dieron un éxito a la serie y que fue que estamos viviendo un confinamiento y la gente estaba pendiente y necesitaba ver cosas nuevas y digamos que se abrió un nicho de mercado.

Pregunta de Pedro a Daniel: ¿Cómo se les ocurrió a ustedes y por qué hacer una serie para WhatsApp y Telegram?

Daniel Mendoza: Eso fue en diálogo con César Andrade, el director, quien me dirigió en el set, en las escenas, en exteriores, fue básicamente eso de llegarle a la gente con los elementos que teníamos.

Esa era la idea, llegarle a la gente, y pues es un arma, yo creo que ya la revolución no se hace con balas, ya las balas son muy débiles, las balas ya no llegan a donde deben llegar y no traspasan lo que tienen que traspasar, la fuerza son las ideas que ya se pueden empacara y disparar y creo que esta serie es una de esas ideas que se empacó, se disparó y alcanzó a dar donde era, en la mitad de las huevas de Álvaro Uribe Vélez. Por eso estoy contento también, creo que le di donde era, no lo he derrotado ni creo que lo vaya a hacer, pero por lo menos le di donde era, donde a él más le duele que es en la conciencia colectiva del pueblo colombiano.

BS: ¿Y eso ha traído consecuencias para ti?

Daniel Mendoza: Es lo que uno debe asumir. Cuando las letras dicen algo y las imágenes generan reacciones y amenazas y gritos y rabia de la gente y también ataques hacia uno, mentiras, falsedades que se inventaron en redes, pues es que las letras dicen algo y son relativamente buenas y el producto pues es bueno.

Pedro Santander: Yo en mi libro conceptualizo lo que hizo Daniel como una contraofensiva comunicacional, porque un poco la labor de nosotros, los que estamos en la cosa más intelectual e investigativa pero desde la militancia de izquierda, es tratar de conceptualizar cuestiones que ocurren en la marcha para que a futuro otros logren a través de esa conceptualización tener una orientación, una guía, porque uno de los problemas que tenemos en la izquierda es que nos falta orientación porque el enemigo es tan poderoso, tan grande, controla todo, que hace que nosotros muchas veces tengamos que orientarnos con más dificultad y, como decía Daniel, hoy las balas también son las ideas, eso ya lo decía Martí, Bolívar, Fidel Castro, pero la batalla de las ideas hoy es un problema muy comunicacional, por eso Matarife es una cosa muy interesante, y es un problema muy necesario porque ustedes ven que el capitalismo en su fase neoliberal está generando crisis en todos lados, Chile, Guatemala, Perú y Colombia están en llamas, pero no vemos aun cómo esa rabia social se pueda canalizar políticamente hacia una alternativa pos capitalista.

Y ahí la comunicación, las iniciativas como Matarife y otras son importantes porque, entre otras cosas, elevan la moral, porque a nosotros siempre nos están dando, en Colombia es el paramilitarismo, el narcotráfico, la motosierra, son las masacres, uno tras otro un dirigentes asesinados, las balas de ellos sí llegan, las nuestras son más débiles. Entonces necesitamos elementos que también nos suban la moral y en eso la comunicación hoy juega un papel importante y necesitamos elementos que nos articulen y la comunicación también hoy, en una sociedad capitalista y de clase tan fragmentada, puede jugar un rol de articulación que a mí me parece que es muy interesante, que es como una articulación de las audiencias, y eso me parece que es parte de los desafíos que tenemos como revolucionarios de américa Latina.

Daniel Mendoza: Yo quisiera añadir sobre Matarife como tal, que nosotros no queríamos llegarle a la cabeza de la gente, para eso están los documentales periodísticos, nosotros utilizamos la información para llegar a la parte de atrás de la gente, para llegar al inconsciente de la gente, al alma, al corazón, para despertarle una serie de emociones. La información es completamente cierta en Matarife y por eso se dieron varias demandas, varios procesos en contra de la serie y los ganamos todos, no pudieron sacar la serie, a Uribe le ganamos todos los procesos, a los ministros igual, fue una lucha mediática pero también jurídica durante todo el tiempo que salía la serie.

Pero una cosa es que la información sea veraz en Matarife, sea inconvertible, que prácticamente ni siquiera un juez, así casi que estuviera comprado en una primera instancia en la segunda no podía sobrevivir un proceso de esos, pero también hay que buscar elementos que solo están en el arte y la creatividad para generar esas emociones en el pueblo y en la sociedad que digan ‘estamos rabiosos, qué nos han hecho, cómo nos han manipulado durante siglos, cuál es nuestra verdad como latinoamericanos, porqué nos hemos dejado poner una pata de los gringos en la cabeza durante años’, y es una verdad que no tenemos que ser ni siquiera norteamericanos, es que son las nuevas generaciones, las grandes corporaciones han venido imponiéndonos, poniéndonos la pata al mundo entero, incluso a los jóvenes norteamericanos también, dónde está la verdad actual, busquémosla, y creo que es lo que hay que canalizar a través de elementos creativos, del arte, del audiovisual, de la música, de las letras, para lograr tocar el alma, si no se despierta el alma de los pueblos el planeta se va a acabar, lo van a acabar las corporaciones y las cabezas fascistas que gobiernan este planeta.

DR: ¿Cuál fue el plan y la idea detrás de la distribución de la serie por WhatsApp?

Daniel Mendoza: Llegarle a la mayor cantidad de colombianos, en principio, nosotros no esperamos que la difusión fuera tan masiva a nivel mundial también, y que sea una serie que la hayan visto compañeros latinoamericanos, jóvenes indignados europeos, porque en ultimas nosotros no teníamos una estrategia global con la serie, sino era una estrategia regional centrada en Colombia, pero creo que la serie toca una serie de vínculos y de fibras que hace que se identifiquen personas que no sean colombianos, pero eso digamos que no lo planeamos, como te digo se juntaron las estrellas, se abrió un nicho de mercado.

Pedro Santander: Creo que lo que ustedes lograron es una conexión con la audiencia y capturar lo que se llama la atención digital de la audiencia de un modo muy sorprendente, y eso es importante porque muchas veces nosotros creo que tenemos l razón histórica, que nuestros diagnósticos son correctos, creo que como vemos el mundo nosotros entre barbarie socialismo es correcto, pero no logramos la conexión necesaria con la audiencia, con los usuarios, debido a múltiples razones, entre otras, porque muchas veces somos aburridos, porque nos quedamos atrás, y ustedes lo que logran es llegar casi que al inconsciente de la audiencia y sabes que nosotros los latinoamericanos tenemos el inconsciente a flor de piel, entonces que mejor que llegar al inconsciente con nuestros productos y nuestras propuestas comunicacionales.

Entonces, yo diría que lo que ustedes logran es una conexión con la audiencia muy particular, importante de analizar, de sacar allí un aprendizaje para la izquierda y para todas las fuerzas emancipadoras de la región que están dando la batalla en lo comunicacional.

Daniel Mendoza: Es lo que le decía a Pedro, nosotros en verdad estrategia no tuvimos, decir que nos sentamos a planear que íbamos a hacer esto, no, hicimos la serie, hice los guiones, me basé en mis artículos, prácticamente los guiones son un desarrollo para audiovisual de esos tres artículos, le metí un par de investigaciones mas, le eche la muela a otros autores, a otros colegas periodistas como Gonzalo Guillén, Julián Martínez, Daniel Coronel, digamos que periodistas que le han ayudado mucho al país con sus escritos y sus denuncias, y había un principio en la serie de no vamos a decir nada que no hayan dicho otros, y que no podamos soportar con archivo fílmico y con archivo audiovisual, fotos, con artículos que se puedan pasear por la pantalla.

Entonces, creo que ese es el primer elemento, la verdad, primero vamos a decir una verdad que sea incontrovertible, pero a esa verdad le vamos a cortar el pelo y la vamos a poner bien bonita, bien artística y le vamos a poner luces y le vamos a hacer una  narrativa bien linda, bien sonora, que la gente la entienda, la digiera y que no sea aburrida.

Creo que eso también es importante, tenemos que darle a la gente algo que le guste, y a la gente le gusta cosas entretenidas, cosas que lo agarren a través de la verdad, digamos que eso fue la única estrategia.

Pero Pedro tu sí puedes coger esos elementos que nosotros racionalizamos, y es más o menos lo que haces de forma genial, y empaquetar con todo lo que sabes y convertirlo en un manual de estrategia para que empecemos en Latinoamérica a no dejarnos joder de los gringos que lo han hecho toda la vida, de la cantidad de opresores que hemos tenido encima, de estos gobiernos mafiosos, narcotraficantes, paramilitares, fascistas. Te entrego la serie para que la espulgues.

BS: Alrededor de esta figura de Uribe está establecida una organización de tipo altamente criminal, nos puedes explicar brevemente cuáles son esos elementos claves que a ti te hacen configurar esta organización criminal con Uribe a la cabeza.

Daniel Mendoza: Uribe nace en el seno de una familia de narcotraficantes, el papá es un traqueto horroroso, lavador de dólares, testaferro de los Ochoa, un narcotraficante hediondo, que lo que hace es ponerlo a él en la Aero civil, asesinan a Uribe sénior para poner al joven Uribe en la Aero civil porque había un problema en el Cartel de Medellín que es que la coca se les estaba pudriendo en las bodegas y no tenían como sacarla, entonces necesitaban a alguien que le diera, le llenara de pistas y autorizaciones a los aviones para que pudieran sacar la coca los mafiosos.

Esa es la primera etapa de él, la de mafioso, pero la segunda es cuando llega a la Gobernación, cuando el Cartel de Medellín lo pone en la Gobernación y ahí es donde el empieza a estructurar el aparato organizado de poder que es digamos una figura jurídica, que han desarrollado varios tratadistas especialmente los alemanes, abogados penalistas, que lo que dice es que se puede gestar una corporación criminal que tiene base en un Estado y que eso hace que, como en toda corporación, este el presidente, la junta directiva que puede ser que ni siquiera sepa, ni siquiera ordene los asesinatos y los genocidios, pero los puede parar.

Es como, por ejemplo, Ford, quien era dueño de la compañía, pero él no sabía si le apretaban las tuercas a las llantas de los carros, si le echaban la pintura, pero el podía parar la producción de carros. Y así Álvaro Uribe siempre ha podido, desde hace 30 años, parar la producción de muertos y el genocidio en Colombia.

Puede hacerlo porque siguen matando todos los días, a 11 muchachos los mató en una noche la fuerza pública, eso en Chile no pasó, en Chile hubo muertos por desmanes, pero es que en Colombia los policías salieron con armas de fuego a asesinar a los jóvenes frente a las cámaras de los celulares y que eso lo sepa el mundo.

En Colombia nos están matando a los jóvenes, a cinco jóvenes los policías los mataron a machete, de 14, 15, 16, 17 años, a machetazos los mataron, los dejaron tirados en la orilla de un río y vieron salir a los policías con los machetes ensangrentados. Eso está pasando y eso lo genera Uribe Vélez.

DR: Pedro sabemos que el libro se encuentra disponible en Caracas, editado por El Perro y la Rana, cómo puede hacer alguien que lo quiere leer en Chile. ¿Cuál crees que será el principal desafío de la prensa alternativa de cara al año que viene en Chile?

Pedro Santander: Antes de eso quería comentar que la historia de Colombia es la historia de América Latina, todos nuestros países, lo que pasa es que Colombia es un caso extremo, también Chile, están cruzados por las masacres populares. En el siglo XX en Chile se cometieron más de 20 masacres populares, culminando con la del golpe de Estado en el 73, es masacre tras masacre.

Por eso, yo decía yo primero y antes que académico, intelectual, soy militante social, es nuestra obligación, un militante que quiere de alguna manera poner fin a esta masacre que ocurre en nuestro continente hace 500 años, y que va cambiando un poco tecnológicamente, tal vez, pero que es la misma.

Sobre cómo conseguir mi libro, mira yo no lo tengo porque el bloqueo a Venezuela es tan fuerte que se imprimió y se presentó allá en la Feria del Libro de Venezuela pero yo no puedo acceder al libro porque no me lo pueden mandar, porque está todo cercado y es muy difícil, pero la editorial lo subió en versión digital a la web y de ahí se puede descargar.

Entonces, me resulta difícil a mi conseguirlo pero esta la versión digital.

Respecto a lo que señalabas de los medios alternativos, es que pasa algo muy interesante que yo de alguna manera esbozo en mi libro, cuando el movimiento social está en ascenso y a mí me parece que la lucha social está en ascenso en América Latina, en Colombia, en Ecuador, en Perú, en Chile, cuando la lucha social está en ascenso la audiencia se vuelve cualitativamente distinta y empieza a buscar otras fuentes de información, es bien interesante.

Aquí en Chile pasó una cosa muy importante y es que el estallido fue en octubre del año pasado, y desde octubre, noviembre, diciembre, los medios tradicionales, hegemónicos, lo que hicieron fue criminalizar la protesta social, cosas que hacen siempre.

Cuál fue la consecuencia de eso, y eso está estudiado, 400 mil personas dejaron de ver los noticiarios de la televisión abierta chilena de octubre a diciembre, esas son cifras del propio Consejo Nacional de Televisión, se desconectaron de la televisión cansadas de ver criminalización de la protesta social.

Por otro lado, los medios digitales no afines a las grandes empresas como El CiudadanoEl Desconcierto, y otros, subieron su lectoría, la triplicaron, yo hice un estudio. Mientras de la televisión se iban 400 mil personas, en estos medios digitales que conectaban con la lucha se duplicaba o triplicaba el número de visitas o visitantes únicos.

Yo lo que digo es que los medios  de comunicación no hegemónicos tienen que subirse a la ola de la protesta social, que como hizo Matarife conectar con la audiencia, con los usuarios, con una agenda propia que sea también la del pueblo movilizado, pero claro haciéndolo de manera estéticamente cuidada, entretenida, eso me parece que es fundamental y es posible.

BS: ¿Crees tú que el pueblo colombiano en los próximos meses lo vamos a ver protagonista de tomar las riendas un poco de su destino y cuáles son los pasos que piensas debiese dar el pueblo organizado?

Daniel Mendoza: En Colombia no hay falencia de Constitución, nuestra Constitución en el papel marcha, no fue hecha por un fascista, genocida como Pinochet en Chile, es como si Pinochet hubiera seguido gobernando, eso en Colombia no pasa, la Constitución digamos que en el papel pudiera tener unas fallas, pero yo digo que la Constitución del 91 es una gran pieza constitucional, ampara los derechos fundamentales, tiene una concepción  y una estructura del Estado sana, digamos que pugna por la igualdad, la tolerancia.

Pero nuestra democracia es un zombi que existe pero no vive, un zombi que camina y camina pero no sabe pa dónde, entonces qué témenos sí claramente una desinstitucionalización, la mafia es el Gobierno, nosotros tenemos el ejemplo de México donde hay una serie de vínculos entre el narcotráfico y el Gobierno, siempre los ha habido, pero acá el Gobierno es el narcotraficante y el paramilitar y no lo estoy exagerando.

Hay que ver Matarife para decir es cierto, y eso qué hace, que nosotros tengamos a una persona que controla todo a control remoto, Uribe tiene un celular en la mano y con ese habla con el fiscal, con el presidente que es un muñeco de trabajo que puso, va y da un discurso en el Senado, tiene su bancada en el Senado, habla con magistrados, pero por el otro lado tiene el otro celular donde se comunica con la oficina de Envigado, con las Águilas Negras, el Cartel de Sinaloa, se encarga de las rutas del narcotráfico, es decir, el que coordina todo un aparato de muerte que está sustentado en el narcotráfico y en el paramilitarismo, eso es lo que tenemos en Colombia, una sociedad muy manipulada.

Entonces, frente a esa pregunta, yo lo veo muy complicado si el mundo no nos ayuda, y ahí se lo digo a los hermanos latinoamericanos, yo sé que ustedes tienen sus problemas,  pero es que Colombia si ustedes no nos echan una mano, si el mundo no nos echa una mano, van a seguir habiendo muertos como lo que pasó esa noche, los policías salieron con fuego, con plomo de verdad a asesinar jóvenes y ahí están los asesinatos en video y no les importaba porque el Gobierno les garantizaba la impunidad.

A eso hay que sumarle que los gringos saben que Uribe es el narcotraficante 82, tienen desclasificado las relaciones, los vínculos de Uribe con el narcotráfico desde que nació, todo lo que ha hecho lo saben los gringos, y lo que hacen es extraditar lava perros de segunda, mafiositos de poca monta, pero a los que dirigen de verdad el negocio, como Uribe, no los extraditan, no son capaces de pedirlo, y ese ha sido el Partido Republicano y por eso es que Donald Trump ha dado la pelea, y dijo que Uribe era un gran ciudadano y un héroe, y en realidad son los republicanos los que lo han encubierto, los que lo tienen que extraditar son los que más lo protegen.

Entonces, desde aquí le voy a pedir a todos los países de Latinoamérica y del mundo, que no nos dejen asesinar más jóvenes, que por favor nos ayuden.

Pedro Santander: Por eso creo que la idea de la gran patria es fundamental, porque la lucha en el continente es una sola, por eso celebró la vuelta de Evo a Bolivia, el aguante de Cuba, de Venezuela, porque solo América Latina unida puede dar esta batalla que es desigual pero que no está aún definida.

Creo que es importantísimo en ese sentido, lo que se logró en su momento con la década ganada, que Latinoamérica unida, como una sola unidad política social y militante, dé la batalla contra los gringos que los tenemos ahí que son los que permiten en definitiva toda esta tragedia colombiana. Creo que la vuelta de Evo, el aguante de Cuba, de Venezuela, el apoyo al menos táctico de México y de Argentina, son importantes, creo que la vuelta de Unasur que se vislumbra en el ambiente va a ser fundamental y que esta lucha es trágica, es terrible, porque estamos hablando de grandes dolores, pero es una lucha que con todo lo terrible que tiene, yo estoy seguro que como decía Chávez ‘viviremos y venceremos’, porque no hay otra, no podemos permitir que esto siga ocurriendo.

BS: ¿De qué forma se te ocurre que el mundo de izquierda puede solidarizar con Colombia en estos momentos?

Daniel Mendoza: Es que es un llamado a la vida y es que creo que no es solo el mundo de izquierda, siento que Colombia es una exportadora de la violación de derechos humanos, cuando Colombia exporta cocaína de la forma en que la exporta, llenándonos de muertos acá en Colombia pero también el narcotráfico genera muertos en otros lados, si uno ve las muertes violentas en Europa se generan prácticamente por los negocios del narcotráfico, por las mafias del narcotráfico, en todos los lados del mundo.

Creo que hay que hacer un llamado, y lo digo de frente al mundo, es un llamado, y Latinoamérica que es la que más sufre por el flagelo del narcotráfico porque nosotros somos los que ponemos más muertos, el genocidio lo ponemos nosotros, los gringos se comen la Big Mac allá, es una sociedad voraz, completamente mercantilizada, entonces necesita la cocaína en billetes, que llegue rápido al sector bancario, a Wall Street, a los proyectos de inversión, a la industria armamentista que suple y que encontró una guerra infinita en la guerra contra las drogas, la lucha armamentista nunca había encontrado un milagro de estos, porque una guerra dura uno, dos años o meses, pero logró una guerra infinita.

BS: ¿Quizá pueda ser la solución para Colombia la legalización finalmente de la cocaína como ha avanzado la de la marihuana en otros lados?

Daniel Mendoza: Creo que la legalización nos quitaría los muertos de encima inmediatamente. La legalización es la única forma de acabar con el narcotráfico.

Pedro Santander: Yo agregaría un elemento, casi por sentido común, en Estados Unidos deben haber unos 40, 50 millones de gringos drogadictos, esos gringos necesitan su droga diaria, no los puedes tener sin su droga diaria se vuelven locos. Además, por otro lado, el control que hacen los gringos de la producción y sobre todo del transporte de la droga hacia su país le genera una cantidad de dinero inmensa.

Entonces tienes por un lado una generación industrial de plata, controlando el narcotráfico, y por otro, tienes a 40, 50, millones de drogadictos calmados con su droga, que hace que justamente ellos se opongan absoluta y completamente a la legalización de la droga porque les quita una gran parte del negocio, pero soluciona la parte de todo el costo social, terrible, que implica para un país como Colombia.

Colombia y Afganistán, los dos grandes países controlados por los gringos, son los dos grandes productores de drogas del mundo. Colombia cocaína, Afganistán heroína, entonces volvemos a que esto es un gran negocio de los gringos que la legalización de las drogas se los derrumbaría.

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes