fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LÚH! NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

Dos años en Abu Dabi

Juan Carlos I puso rumbo a Emiratos Árabes Unidos el 3 de agosto de 2020 y allí permanece aún, “en absoluta soledad y a 53 grados”, según ‘LOC’ de ‘El Mundo’.

Dos años en Abu Dabi
Juan Carlos I y Felipe VI; al fondo, Abu Dabi

Este miércoles, 3 de agosto, se cumplen dos años desde que el anterior rey y jefe del Estado, Juan Carlos I, pusiera rumbo a Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), acosado por la propagación de sus escándalos económicos e incluso en el punto de mira de una justicia que en España “se administra en nombre del rey” (artículo 117 de la Constitución de 1978), cuya persona “es inviolable y no está sujeta a responsabilidad” (artículo 56 de la Constitución). Juan Carlos de Borbón había abdicado en junio de 2014, cuando sus escándalos económicos hicieron insostenible su situación y la oligarquía económica que sostuvo su reinado –heredera directa de la que sostuvo la dictadura franquista– le ‘aconsejó’ dar un paso atrás por el bien de la Corona restaurada por Franco en su persona y “hereditaria” en sus “sucesores” (artículo 57 de la Constitución). Y en agosto de 2020 se fue.

“El verano del Rey Juan Carlos en Abu Dhabi: en absoluta soledad y a 53 grados” es el titular que el suplemento ‘LOC’ del diario ‘El Mundo’ le dedicaba este sábado a Juan Carlos I, con el antetítulo “te roza y te quema”, que paradójicamente es lo que podría estar pensando sobre su padre el actual titular de la Corona de España, Felipe VI. “Los españoles residentes han huido del calor y de la humedad del verano de Abu Dhabi. Sólo el Rey Juan Carlos permanece allí, con la única compañía de sus escoltas y ayudantes, mientras los días se le hacen interminables”, añadía una entradilla digna de la prensa cortesana que marcó el largo reinado del todavía rey, aunque ya sólo “a título honorífico”.

En realidad, toda esta historia nunca ha habido por dónde cogerla. Primero, el golpe de Estado franquista contra la II República de julio de 1936, que desembocó en una Guerra Civil que los franquistas ganaron apoyados por la oligarquía española pero también por Hitler y Mussolini. Después, tres décadas y media de dictadura encabezada por Franco, que a su muerte en 1975 restauró la monarquía pero no en la persona de su ‘legítimo’ heredero –Juan de Borbón–, sino en la de su hijo Juan Carlos. Después, una Transición “pacífica” y “modélica”, que ya se ha revelado ni tan pacífica ni tan modélica, y una Constitución que –con el apoyo de la UCD, el PSOE y el PCE, los tres grandes partidos de 1978– refrendó esa monarquía. Y después, tres décadas y media de reinado de Juan Carlos I, respaldado por el turnismo bipartidista y por una prensa que lo presentó en todo momento como un rey y jefe del Estado “ejemplar” hasta que la realidad acabó imponiéndose a la ficción y desembocó en su abdicación en junio de 2014 y en su partida a Abu Dabi en agosto de 2020, este miércoles hace dos años.

Desde la entrada en vigor de la Constitución de 1978 hasta su abdicación, Juan Carlos I –el mismo que en sus mensajes televisados de cada Nochebuena solía destacar que “los españoles son iguales ante la ley” (artículo 14 de la Constitución)– gozó de inviolabilidad –reservada por la Constitución sólo a la persona del rey en ejercicio–, un privilegio que fue muy criticado en la Comisión Constitucional del Congreso durante el debate sobre la redacción del artículo 56 de la Constitución por partidos que plantearon la hipótesis de un rey delincuente. Sin embargo, el catedrático de Derecho Constitucional Óscar Alzaga –miembro de la Comisión Constitucional del Congreso en representación de la UCD, el grupo entonces mayoritario– sí se mostró a favor de dicha redacción, alegando que si el rey delinquiera, “nos encontraríamos ante el desprestigio y, por ende, ante el ocaso de la institución monárquica”.

Sin embargo, Juan Carlos I quizás ya no, pero la Corona que desde su abdicación en 2014 ostenta su único hijo varón, Felipe VI, parece gozar de tan buen salud como siempre, al menos según la prensa cortesana, la (ultra)derecha de PP y Vox, el PSOE e incluso cierto espacio presuntamente a su izquierda que pide explicaciones a Juan Carlos I pero no a la monarquía que encabezó precisamente hasta su abdicación en 2014.

Como la información oficial sigue proporcionándose con cuentagotas –por lo escaso y por lo medido–, hay que echar la vista a la prensa cortesana para saber lo que bulle en Abu Dabi. En este sentido, el citado artículo de ‘LOC’ –donde cuenta con sección fija Jaime Peñafiel, quizás el periodista más cortesano de España después de José Antonio Zarzalejos– de ‘El Mundo’ cita un “allegado” suyo según el cual el “mayor deseo” del anterior rey y jefe del Estado es volver a España, pero “ni se le pasa por la cabeza” hacerlo tras la “polémica” que desató su visita del pasado mes de mayo a Sanxenxo (Pontevedra), por lo que “es consciente de que su próximo viaje tendrá que esperar”. “Algunos en su entorno le piden que dé un puñetazo en la mesa, pero no lo va a dar, no quiere dañar a su hijo y menos a la Corona”, añade el artículo. “La idea de don Juan Carlos es volver a España en otoño, en ese punto están las conversaciones para preparar su visita, aunque depende si las circunstancias son favorables y obtiene luz verde”, apunta su “allegado”. Y es que aquel “¿explicaciones de qué?” que Juan Carlos I soltó, entre risas, en Sanxenxo aún retumba en Zarzuela.

Aunque las justicias española y suiza hayan cerrado ya –alegando inviolabilidades, prescripciones y regularizaciones– sus investigaciones sobre él, hasta a 53º de temperatura y con un 98% de humedad –según ‘LOC’ de ‘El Mundo’– Juan Carlos I es consciente de que sigue acorralado por sus escándalos económicos y de que aún tiene cuentas pendientes con la justicia británica, donde está acusado de un presunto acoso a su examante Corinna Larsen. Por eso él y sus “allegados” se esfuerzan en poner en valor el papel que desempeñó en la Transición del franquismo al régimen del 78, heredero directo del propio franquismo. “Nos trajo la democracia”, suelen decir. Como si en aquel proceso, ni tan pacífico ni tan modélico como lo pinta el cada vez más maltrecho relato oficial, el heredero de Franco no se hubiera limitado a desempeñar el papel asignado.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

2 Comments

  1. Century

    3 de agosto de 2022 09:15 at 09:15

    Entre que dicen que era inviolable, y que sus crímenes han prescrito, parece que se va de rositas…de este caso y del Noos, donde el juez Castro ya dijo que estaba implicada la cúpula de la corona…pero le hicieron pagar al incauto de Urdangarín, que creo que por eso su pareja borbona no se ha separado de él…todo queda en casa.

    La corrupción de la casa real ha sido brutal, vergonzosa…los puso en el poder el dictador Francisco Franco y por culpa del PSOE no se puede realizar un referendum para cambiar el modelo de estado hacia una república, donde [email protected] seamos iguales.

  2. Lucía Draín

    3 de agosto de 2022 09:33 at 09:33

    Y dale, y dale, y dale con el carcamal … ¿pero no os dais cuenta que poner el foco sobre el carcamal Borbón lo aparta de su nieta Leonor? … ¿para cuándo un artículo LUH preguntándose si Leonor disfrutará de la fortuna corrupta de los Borbones?

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes