fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

El criminal negocio del dolor

La mayor crisis por consumo de drogas en la historia de Estados Unidos no ha sido provocada por el narcotráfico internacional. Según la DEA (la Administración para el Control de Drogas), la mayor y más letal epidemia de heroína es el resultado de que se recetara masivamente el analgésico opioide OxyContin, comercializado por el clan Sackler ocultando su gran poder de adicción.

La dependencia del medicamento para el dolor crónico derivó en el consumo de heroína con medio millón de víctimas mortales por sobredosis. Purdue Pharma, la empresa de la familia Sackler, mintió al asegurar que no era un tratamiento peligroso, la FDA, la Administración de Alimentos y Medicamentos, lo aprobó sin una rigurosa comprobación, los gobiernos de los presidentes Clinton, Bush, Obama y Trump no intervinieron para pararlo, los grandes medios de comunicación no lo denunciaron y los médicos lo recetaron convencidos por el acoso de una agresiva publicidad o porque no tenían ni la preparación ni el tiempo suficiente en sus consultas para atender adecuadamente a los pacientes.
A pesar de la cascada de denuncias contra los Sackler (una de las veinte mayores fortunas del país), la justicia de Estados Unidos ha consentido que el clan del OxyContin solo pague 4.500 millones de dólares para librarse de las responsabilidades penales después de haber mantenido durante veinticinco años un negocio de 35.000 millones que engendró una generación de adictos a la heroína.

Como denunció el senador Edward Kennedy, provocó “una pesadilla de dependencia y adicción”. The Guardian había advertido que “el dinero de la farmacéutica corre por las venas del Congreso y contribuye directamente a la epidemia de opioides que mata a miles de estadounidenses cada año”.
“Muchos abogados presionaban a los médicos con la amenaza de que los pacientes les demandarían si no les recetaban ese analgésico para sus dolores. En lo que se conocería como la revolución del dolor, la mayoría de los cien millones de estadounidenses con dolor crónico consumían opioides porque se aceptaba sin pruebas que no se convertirían en adictos. Las recetas pasaron de 600.000 en 1997 a seis millones en 2002. Las sobredosis subieron de diez al día en 1999 a una cada media hora en 2012” (1).
El OxyContin utilizó la oxicodona, “un primo químico de la heroína, mucho más potente que la morfina” (2), y los Sackler aplicaron para promocionarlo la misma estrategia que hace sesenta años inauguró el patriarca del clan, Arthur Sackler, en la venta de los tranquilizantes de Roche (Librium y Valium): la publicidad engañosa, el consentimiento de la FDA y un ejército de agresivos agentes comerciales (“sicarios con maletín”) que engañaban a los médicos, para que recetaran sus productos, con supuestos informes científicos orientados por la empresa farmacéutica.

A Richard Sackler, el máximo responsable, sus amigos le llamaban el Pablo Escobar de Estados Unidos.

(1) TIERRA DE SUEÑOS / La verdadera historia de la epidemia de opiáceos en Estados Unidos. Sam Quinones. Editorial Capitán Swing.
(2) EL IMPERIO DEL DOLOR / La historia secreta de la dinastía que reinó en la industria farmacéutica. Patrick Radden Keefe. Reservoir Books. Grupo Editorial Penguin Random House.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes