fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Megáfono

El Jefe Infiltrado o la normalización del acoso laboral

El Jefe Infiltrado es uno de esos programas que no dejan indiferente a nadie. Originario de la cultura televisiva inglesa (aunque cualquiera diría que es un formato Yankee) ha llegado hasta nuestras pantallas a través de La Sexta y se ha hecho con un hueco en la parrilla televisiva. Un show de telerrealidad en el que un alto ejecutivo se hace pasar por un trabajador (es decir, miente) para infiltrarse entre sus propias filas y así ver en que puntos puede mejorar la empresa. (No hace falta hacer un show para esto).

Así las cosas, el jefe se hace el tonto y se empapa de todo lo negativo y positivo de cada trabajador y luego además se interesa por sus vidas privadas, momento en el cual las y los trabajadores bajan la guardia y le cuentan al mundo sus dramas personales. Cuentan cosas que quizás, si hubieran sabido que era su jefe, no le hubieran contado (problemas con drogas, abusos, deudas, exilio...). Este punto es necesario para la posterior sensiblería de las recompensas, pues siempre hay una recompensa incluso para el trabajador más inepto y para el cual habría una carta de despido si no hubieran mediado cámaras de grabación en el asunto.... Pero el jefe es bondadoso.

Después, en una acto de humillación pública y de claro hostigamiento psicológico, la empresa les llama a la central sin dar una razón concreta, lo que produce el inicio de una incertidumbre a la que no tendrían porque estar expuestos. Los recoge un conductor (algo intimidante) y los conducen a una sala donde les dejan ahí hasta que llega el jefe y revela su verdadera identidad. Es aquí donde ves las caras de las y los trabajadores retorcerse; es entonces cuando recuerdan ese despiste, esa mala contestación porque hay un tipo con cámaras jodiéndote en el trabajo o cuando recuerdan que hubo un par de normas que se saltaron a la torera.

Y ahora viene lo mejor. El jefe les lee la cartilla. A veces incluso les pone contra las cuerdas y les enseña el contrato en vigor para después romperlo en pedazos (y rompe ya de paso el corazoncito de esa persona trabajadora) o les pregunta que qué hace con ellos y ellas con tono bronco y mirada hostil. Después de esa tortura psicológica y laboral, el jefe, que en "realidad" es una buena persona llena de bondad (y por eso ha montado todo ese tinglado de falsedad, presión e intimidación) empieza a tirar la casa por la ventana con subidas de sueldos, mejoras de contrato, casi siempre a españoles, y con viajes para visitar los países de origen de las y los trabajadores extranjeros.

Es así, con este tipo de contenidos la empresa se hace un lavado de cara y una buena publicidad y las y los trabajadores ven que si se lo curran un día pueden llevarse ellos el premio. Por un momento, seguro, alguien ha sentido envidia por no tener esos jefes tan molones, tan comprensivos y tan guays. De la misma manera, vemos como la mentira, la presión injustificada, las pruebas ocultas, la intromisión en la vida personal y la intimidación se hacen comprensibles y admisibles en el ámbito laboral. Si lo toleras en la tele lo puedes tolerar en la vida.

Y os preguntaréis... ¿Y para que ves tú ese programa? ¡Yo que se! Supongo que porque está ahí, siendo visto por mucha gente y necesitamos estar alerta frente a estos resortes empresariales de lavado de cara, de promesas impostadas a cambio de entrega y de blanqueamiento del hostigamiento, la mentira y la presión... Al fin y al cabo, acoso laboral de manual.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

2 Comments

  1. AbuJavi

    4 de julio de 2021 17:38 at 17:38

    Pero con este programa, miran para otro lado (como en muchas otras cosas) a no vaya a ser so lo ven tengan que hacer su trabajo, que a ellos no les pagan para eso, les pagan para estar (cuando están) en la oficina tocándome los h****s

  2. [email protected]

    5 de julio de 2021 09:16 at 09:16

    yo no he visto nunca ese programa; pero si es como se describe en el articulo la verdad que es patético ver como se copian continuamente programas de otros países y que la tv sea cada día una caja , ahora plana , mas tonta cada día.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes