fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

El PSOE sólo cede bajo presión

El anuncio de Sánchez cobra una especial relevancia porque, en su relación con Unidas Podemos, el PSOE acostumbra a dos cosas: a esquivar el enfrentamiento con el poder económico y a no respetar lo firmado.

El PSOE sólo cede bajo presión

A estas alturas y en líneas generales, en España se vislumbran dos grandes bloques: uno de profundización democrática, que agrupa básicamente a la izquierda de ámbito estatal, representada por Unidas Podemos, y a fuerzas de izquierda soberanista encabezadas por ERC y EH Bildu; y otro de involución democrática, que agrupa básicamente a PP, Vox y Cs. Y en medio, el PSOE, partido refundado en Suresnes 1974, de la mano de la CIA y de los servicios secretos franquistas, para convertirse en la columna vertebral del régimen del 78 que estaba por venir. Y vaya si lo ha sido.

El PSOE ha sido el gran protagonista del turnismo bipartidista que marcó el régimen del 78 desde el acceso al Gobierno de Felipe González en 1982 hasta 2014, cuando irrumpió Podemos y abdicó Juan Carlos I, piedra angular del “atado y bien atado” franquista y actualmente recluido en Abu Dabi, donde hiberna cada vez más acorralado por sus propios escándalos.

El PSOE gobierna –por pura necesidad aritmética– en coalición con Unidas Podemos con el apoyo de ERC o EH Bildu, pero al mismo tiempo, por ejemplo, nunca le ha cerrado la puerta a un Cs en vías de extinción o sigue vetando, junto a PP y Vox, la puesta en marcha de una comisión de investigación que investigue los escándalos del anterior jefe del Estado. Sin ir más lejos, este mismo martes ha vetado, de nuevo junto a la derecha ultra y a la ultraderecha, una comisión de investigación para que investigue el dinero público destinado a la Casa Real, es decir a la monarquía borbónica restaurada por el general golpista Francisco Franco a su muerte en 1975.

De la mano de Henry Kissinger y Luis Carrero Blanco, el PSOE de González se quedó con las siglas históricas –Partido Socialista Obrero Español– del partido fundado en 1879, pero tiene poco que ver con él. Ha sido puro régimen del 78 y el partido más “juancarlista” –es decir más monárquico, aunque sus bases a lo de juancarlista siempre le añadieran lo de “republicano”– de todos, y su política económica y la del PP han sido prácticamente intercambiables. De hecho, el propio Juan Carlos I u oligarcas como el difunto Emilio Botín nunca han hecho negocios tan a gusto como con el PSOE en el Gobierno.

Si la izquierda española vuelve a decepcionar, Vox y el PP seguramente llegarían a Moncloa; y si Vox llega a Moncloa, que nadie crea que será malo sólo para los independentistas; si Vox llega a Moncloa significa seguramente la ilegalización de ERC, la ilegalización de la CUP, la ilegalización de Junts, la ilegalización del BNG, la ilegalización de EH Bildu, la ilegalización de Unidas Podemos… y problemas muy graves para el PSOE”, le ha advertido este martes el diputado de ERC en el Congreso Gabriel Rufián.

Este lunes se conocían dos noticias de especial trascendencia, y ambas las anunciaba el presidente del Gobierno de coalición y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en una entrevista con TVE. Una, que el propio Sánchez se sentará en la mesa de negociación entre el Ejecutivo central y el Govern de Catalunya. Otra, que el Gobierno “topará” precios de la energía –concretamente, del gas–, lo que permitirá bajar el recibo de la luz.

Sobre la primera, Rufián –quien suele insistir, y este martes ha vuelto a hacerlo, en que “el PSOE no hace, al PSOE se le obliga a hacer”– ha celebrado que Sánchez vaya a sentarse en la mesa de negociación, y ha destacado que “por primera vez un presidente del Gobierno se sentará en una mesa sobre el conflicto político entre España y Catalunya –conflicto político que hasta hace poco negaba–, y eso pasa porque hay quien trabaja para que pase”. Eso sí, también ha advertido al PSOE de lo que podría pasar “si la izquierda española vuelve a decepcionar”.

“Topar” y “limitar”

Sobre la segunda noticia –que ya ha provocado que la patronal de las centrales nucleares amenacen con cesar la actividad de estas; esas sí que son presiones…–, el exvicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno de coalición y ex secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, tiraba de ironía en ‘El Ágora de Hora 25’ –programa de debate que comparte con Carmen Calvo (PSOE) y José Manuel García-Margallo (PP) en la Cadena SER– para recordar que el “topar” precios al que acababa de referirse Sánchez en TVE no es otro que el “limitar” precios por el que viene luchando Unidas Podemos y por el que apostó el propio Iglesias en ‘El Ágora de Hora 25’ de la semana anterior. “Hace una semana, eso no se podía y se decía que eso era incompatible con la legislación europea. Esta semana, sí se puede. ¿Eso qué quiere decir? Yo creo que mucha gente va a entender que es bueno, en una cultura de coalición, que haya debate e incluso que haya cierto conflicto en el seno de un Gobierno, porque eso sirve para que algunas cosas cambien. Lo que hace una semana no era posible esta semana ya sí es posible”, apuntaba Iglesias, consciente de que han sido “negociaciones muy intensas” las que han hecho posible la medida finalmente anunciada por Sánchez. “Esto revela que la cultura de la coalición sirve para lograr cosas que cuando no hay coaliciones son imposibles siempre”, añadía.

En su relación con Unidas Podemos, el PSOE acostumbra a dos cosas: a esquivar el enfrentamiento con el poder económico y a no respetar lo firmado. Por eso el anuncio de Sánchez cobra una especial relevancia: porque supone enfrentarse a la poderosa oligarquía del oligopolio eléctrico –como evidencia la amenaza que la patronal de las centrales nucleares, es decir el propio oligopolio eléctrico, ha esgrimido este martes– y porque va incluso más allá de lo que Unidas Podemos logró arrancar al PSOE en el pacto de gobierno que ambas fuerzas firmaron tras las generales de noviembre de 2019. Lo nunca visto, aunque no colma las aspiraciones de Unidas Podemos –que aspira entre otras cosas a una empresa pública de energía– y lo suyo les ha costado primero a Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales, y después a Nacho Álvarez, secretario de Estado de Derechos Sociales, y Josep Vendrell, jefe de Gabinete de la vicepresidenta segunda del Gobierno de coalición, Yolanda Díaz.

José Luis Rodríguez Zapatero no era González, y Pedro Sánchez no es Zapatero, aunque el PSOE refundado –en sentido estricto, es decir en el de vuelto a fundar– en Suresnes 1974 sigue siendo el mismo en lo esencial, y es que su papel de columna vertebral del régimen del 78 apenas ha variado en todos estos años. Lo que sí ha cambiado son las circunstancias del propio régimen: el turnismo bipartidista ha dado paso a un escenario con dos bloques: uno –izquierdista– de profundización democrática y otro –derechista– de involución neofranquista, integrado entre otros por un partido abiertamente ultraderechista, con todos los riesgos añadidos que eso conlleva. Y el PSOE, en medio, por primera vez siente presión no sólo desde su derecha, sino también desde su izquierda. Por eso, y sólo por eso, cede.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

3 Comentarios

3 Comments

  1. COSMOS VIA LACTEA

    15 de septiembre de 2021 09:44 at 09:44

    sin UP y demás partidos progresistas no quiero ni imaginar como estaríamos ahora, pero eso nadie lo agradece.

  2. Adomaino

    15 de septiembre de 2021 17:32 at 17:32

    Si VOX llega al Gobierno, que nadie cuente conmigo para salir a la calle a protestar. Soy muy demócrata y respeto lo votado. Yo tragaré lo que me impongan, pero todos los que los han votado también. No pienso sacrificarme por nadie. Cuando despidan a la gente de la empresas sin indemnización y sin paro, cuando te pidan la larjeta de crédito en un hospital como condición para ser atendido o que no atiendan a tu cuñado colombiano o argentino por ser extranjero, o cuando nuestros hijos queden sin escolarizar porque o hay plazas en colegios públicos porque la mitad son privados y no tengo dinero para pagarlo porque no tengo trabajo ni cobro el paro, cuando acuda a la justicia para denunciar al Gobierno por prevaricación al no crear suficientes plazas para cumplir con el mandato constitucional pero no tenga dinero para pagar el juicio, o si lo consigo no me den la razón porque la justicia está politizada y comprada… En fin, la mier.. salpicará a todos y ya no se ke podrá echar la culpa a Pablo Iglesias.

  3. ALFONSO CAYUELA MARTINEZ

    16 de septiembre de 2021 11:06 at 11:06

    Para las próximas elecciones municipales, autonómicas y generales hay que reconstruir la izquierda alternativa. Es el momento de superar protagonismos e ideologismos. Hay que crear «la cosa» que nos ponga a la mayoría de progreso de España otra vez a pie de calle, con movilización e inteligencia política. Si lo conseguimos, PP, Vox y PSOE recularán. Y a estos últimos los tendremos en la palma de la mano. Como dice el articulo, el PSOE sólo se aviene a la izquierda bajo presión. Adelante, Yolanda…

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes