fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LÚH! NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Medios

Hasta siempre, maestro

Dicen que de niño soñó con ser actor, pero Jesús Quintero acabaría convirtiéndose en uno de los mejores periodistas y en el mejor entrevistador y lo haría sin olvidar jamás su querida colina ni aquel inconfundible olor a sal.

Hasta siempre, maestro
Jesús Quintero (1940-2022)

"Siempre ha habido analfabetos, pero la incultura y la ignorancia siempre se habían vivido como una vergüenza. Nunca como ahora la gente había presumido de no haberse leído un puto libro en su jodida vida, de no importarle nada que pueda oler levemente a cultura o que exija una inteligencia mínimamente superior a la del primate. Los analfabetos de hoy son los peores, porque en la mayoría de los casos han tenido acceso a la educación: saben leer y escribir, pero no ejercen. Cada día son más y cada día el mercado los cuida más y piensa más en ellos, la televisión cada vez se hace más a su medida, las parrillas de los distintos canales compiten en ofrecer programas pensados para una gente que no lee, que no entiende, que pasa de la cultura, que quiere que la diviertan o que la distraigan aunque sea con los crímenes más brutales o con los más sucios trapos de portera. El mundo entero se está creando a la medida de esta nueva mayoría, amigos: todo es superficial, frívolo, elemental, primario... para que ellos puedan entenderlo y digerirlo. Esos son socialmente la nueva clase dominante —aunque siempre será la clase dominada, precisamente por su analfabetismo y su incultura—, la que impone su falta de gusto y sus morbosas reglas. Y así nos va a los que no nos conformamos con tan poco, a los que aspiramos a un poco más de profundidad. Un poquito más, hombre; un poquito más... Un poquito más, joder...".

Son palabras de Jesús Quintero, nacido en Andalucía (San Juan del Puerto, Huelva; 1940) recién terminada la Guerra Civil que siguió al golpe de Estado franquista de 1936 y muerto también en Andalucía (Ubrique, Cádiz; 2022) este lunes, tras dejar para la historia programas de televisión que fueron desde 'El perro verde' hasta 'Ratones coloraos', pasando por '¡Qué sabe nadie!', 'Trece noches', 'La boca del lobo', 'Cuerda de presos' y 'El vagamundo', y espacios de radio que fueron desde 'Música de los cinco continentes' hasta 'El lobo estepario', pasando por 'Círculo internacional', 'Estudio 15/18', 'Ciudades', 'El hombre de la roulotte', 'Tres a las tres', 'Andalucía vida' y sobre todo 'El loco de la colina', que —con su ritmo pausado en plena década de los ochenta— acabaría haciendo época en la radio y cuyo nombre se convirtiría en el alias de este gigante andaluz.

"Queremos agradecer las infinitas muestras de cariño recibidas por parte de toda la sociedad española, y muy especialmente de todos sus compañeros de profesión, la de comunicador, que defendió hasta el final de sus días con pasión y honestidad. Murió descansando, en paz, acaso ya en lo alto de su colina", dice el final del comunicado de su familia, difundido este lunes por Joana Bonet: su expareja, la madre de una de sus dos hijas y quien le hizo a Quintero la que es probablemente su última entrevista, publicada el pasado año 2021 en la revista 'Vanity Fair'. Aunque ha muerto a los 82 años, tras leer esa pieza bien podría decirse que lo ha hecho joven, pues en ella consideró que la juventud no se pierde hasta el día en que "comenzamos a comprender y a disculpar el sistema", hasta el día en que "nos levantamos dispuestos a vendernos al mejor postor y al mejor impostor", hasta el día en que "admitimos que todo y todos tenemos un precio y aceptamos que esto es así y que no se puede hacer nada para cambiarlo". Y para él ese día nunca llegó.

Cabe recordar que, aunque este martes todo esté siendo loas y honores, Quintero fue censurado por TVE en pleno 2007, cuando la televisión pública de ámbito estatal decidió no emitir la mayor parte de la entrevista que le había hecho al periodista José María García y en la que el entrevistado cargaba duramente contra el oligarca Florentino Pérez. Al día siguiente, Quintero vio al entonces director general de TVE, Luis Fernández Fernández, sentado con el presidente del Real Madrid CF en el palco del Santiago Bernabéu y poco después recibió una llamada telefónica de su amigo el periodista Raúl del Pozo para advertirle: "Estás liquidado". Antes lo había sido el propio García, otro grande de la radio.

Quintero también es el hombre que un día dio voz al dirigente del PCE (r) José María Sánchez Casas (1942-2001), a quien preguntó cuándo y por qué surgieron los GRAPO. Respuesta de Sánchez Casas: "Los GRAPO nacen en el 75, cuando iban a asesinar a tres militantes del FRAP y dos militantes de ETA (...) Nosotros observamos que hay una especie de repliegue —más que repliegue, de esconderse— del resto de las organizaciones de izquierdas que había: desde el Partido Comunista hasta el último se meten debajo de la cama, desaparecen prácticamente; hay miedo, y hay miedo en la población (...) Pero al terror había que contestarle, no podíamos quedarnos quietos y cruzados de brazos". Sánchez Casas —gaditano del 42— habla y 'El loco de la colina' —onubense del 40— lo escucha en silencio con su mirada profunda.

Quintero también es el hombre que otro día dio voz al dirigente de HB Jon Idigoras (1936-2005). En mitad de una entrevista realizada al más puro estilo Quintero —con aquellos silencios y aquella manera de preguntar como sugiriendo, para que fuera el propio entrevistado (y seguramente también el radioyente o el telespectador) quien completara el puzle de un paisaje repleto de claves—, Idigoras agradeció la "ocasión" a 'El loco de la colina', pues hasta entonces "nadie" le había preguntado, por ejemplo, "por qué cuando todos estos demócratas de pacotilla estaban posiblemente en el Frente de Juventudes —militando en el Frente de Juventudes—, este pobrecito que tienes aquí delante, hijo de trabajadores vascos, andaba rodando de comisaría en comisaría". Silencio. Mirada profunda.

'El loco de la colina' pudo dejar la radio, la televisión y hasta de fumar —cosa que parecía imposible—, pero nunca dejó de dar lecciones en el mejor sentido de la palabra, como la que dio hace apenas un lustro en Málaga, donde compartió acto con otros periodistas, entre ellos Carlos Alsina, que en aquel entonces ya era el conductor de las mañanas de Onda Cero, propiedad de Atresmedia, propietario también de las Antena 3 y laSexta. "¿Dónde hay una escenografía? ¿Dónde hay atmósfera? ¿Dónde hay clima? ¿Dónde hay grandes preguntas, preguntas trascendentes? ¿Dónde hay planos importantes?", se preguntó Quintero sobre la televisión actual, llena de "bufones millonarios", de informativos que pierden "rigor y credibilidad" y debates que no son sino "gallineros" donde se imponen "el guirigay, el grito, el golpe de efecto, las descalificaciones, los insultos y la más elemental falta de ética y respeto".

"O a lo mejor es que hacen un producto que a ti te parece malo pero que a los espectadores les parece mejor que el producto que se hacía hace veinte años", le respondió Alsina a quien poco antes había evocado una "atmósfera" o unas "preguntas trascendentes". Le respondió tirando de "producto" y de adversativa. Además, de adversativa tramposa, porque es posible —estaría por verse, pero es posible— que a los radioyentes de Alsina su "producto" les parezca mejor que cualquier otro, pero ni siquiera eso excluiría necesariamente que el "producto" de Alsina sea algo parecido a lo descrito momentos antes por Quintero, que zanjó: "La basura conecta con la basura". Fin de la lección.

El Ayuntamiento de San Juan del Puerto, la localidad onubense de apenas 10.000 habitantes que vio nacer a Quintero en la primera posguerra y de la que el periodista es hijo predilecto desde hace más de veinte años, ha decretado tres días de luto oficial por su muerte y la Factoría Jesús Quintero ha acogido este martes su capilla ardiente, donde familia, amigos y vecinos han acudido a darle su emocionado último adiós antes de que este miércoles sea enterrado en el cementerio municipal. Esa Factoría Jesús Quintero pronto abrirá sus puertas al público como centro sociocultural que acogerá el archivo personal de un periodista al que le gustaría verlo convertido —y así lo dijo en vida— en un lugar de "agitación y ebullición cultural".

Quintero fue un hombre de extracción popular que dio sus primeros pasos en la dura Andalucía de la década de los cuarenta y que nunca olvidó sus raíces ni desconectó de ellas; por supuesto, tampoco delante del micrófono o de la cámara. Dicen que de niño soñó con ser actor, pero Jesús Quintero acabaría convirtiéndose en uno de los mejores periodistas y en el mejor entrevistador —famoso por sus silencios aunque paradójicamente nunca se calló ante nada ni ante nadie— y lo haría sin olvidar jamás su querida colina ni aquel inconfundible olor a sal.

Ya como entrevistado y en una de sus últimas entrevistas —probablemente la última, la que le concedió el año pasado a Joana Bonet—, Quintero dijo que no le tenía miedo a la muerte y que la vida le había hecho tener claras al menos un par de cosas: "quién es el enemigo y cuál es la guerra" y "que sin comida para todos no es posible la paz". Y dijo también que era necesario y urgente "cambiar" los medios en general y la televisión en particular y que había que hacerlo "luchando" desde ambos lados: desde dentro "por hacer una televisión de calidad" y desde fuera "rechazando lo malo". Porque "los medios de comunicación y en especial la televisión pueden cambiar un país y su sociedad, y la prueba es que lo han cambiado, pero a peor".

Gracias por todo y hasta siempre, maestro.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. mariano tomas Fuentes Alvaro

    6 de octubre de 2022 11:16 at 11:16

    Pues en estos tiempos de abundancia de basura manipuladora mediática y pocas gentes como Quintero en los medios, la noticia de su fallecimiento me ha llevado a recordar aquellas noches en que «el loco de la colina» traia un soplo de honestidad e inteligencia a las ondas. !Mi respeto y reconocimiento!
    Ah!! y el titular de Javier Leizaola de DIEZ.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes