fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LÚH! NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

Hipócritas

Cierta gente de laSexta y su entorno se queja, ahora sí, y ve “campañas” hasta donde no las hay.

Hipócritas

El papel que en el régimen del 78 desempeñan en general los medios que se dicen de izquierdas y en particular laSexta se lo confesó el propio director de la cadena propiedad de Atresmedia, Antonio García Ferreras, al comisario jubilado del Cuerpo Nacional de Policía José Manuel Villarejo cuando le dijo “cuando nosotros [laSexta] les damos una hostia a ellos [Podemos], ellos sufren de cojones” o “un día que pillen a los de Podemos, el que nosotros demos la noticia es demoledor”.

Es evidente que laSexta no es de izquierdas. No lo es la propia cadena, ni lo son sus dueños –la familia Lara–, ni lo es su director –Ferreras–, ni lo son los conductores de los programas que van “con ello” –con información falsa procedente de digitales ultras atestados de ‘fake news’ [noticias falsas]– incluso a sabiendas de que su contenido es “demasiado burdo”, ni lo son los colaboradores que la cadena verde utiliza para presentarse teñida de rojo. No, laSexta no es de izquierdas, aunque a veces es más decisivo lo que las cosas parecen que lo que son.

Con todo eso está relacionado el ‘FerrerasGate’, la “hostia” que hizo sufrir “de cojones” a Podemos y a su entonces secretario general y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, en vísperas de las generales de junio de 2016 –repetición de las de diciembre de 2015–, cuando laSexta y su director difundieron información falsa, procedente de ‘OKdiario’, contra Iglesias y lo hicieron a sabiendas de que su contenido era “demasiado burdo”. Una hostia “demoledora”, y eso que realmente no habían “pillado” a nadie, porque era eso: información falsa, una ‘fake new’.

“Demoledora” o no tanto, porque Iglesias resistió en aquellas generales de 2016, siguió resistiendo en las de abril de 2019 y siguió resistiendo en las de noviembre de 2019, hasta convertirse en vicepresidente del primer Gobierno de coalición de ámbito estatal desde la II República y por supuesto desde la entrada en vigor de la Constitución de 1978.

Pero las “hostias” que hacen sufrir “de cojones” siguieron y se extendieron al entorno familiar y al domicilio particular del entonces vicepresidente, donde una ultraderecha callejera protagonizó meses de acoso mientras la inmensa mayoría de los medios del régimen, cuando menos, contemplaba prácticamente como parte del paisaje una situación inédita en el mundo, donde no existen precedentes de un acoso semejante –sostenido en el tiempo y organizado por unos, jaleado por otros y permitido por otros– al domicilio de un miembro del Gobierno de un Estado soberano y líder de un partido. Un acoso cuyo objetivo no era sólo ese gobernante y su familia, sino también la voluntad popular emanada de las urnas de noviembre de 2019. ¿Es casual que ese acoso inédito coincidiera con el primer Gobierno de coalición de ámbito estatal desde la entrada en vigor de la Constitución de 1978, es decir con el acceso de Podemos –de ese partido que sufre “de cojones” cuando laSexta le da “una hostia”– al Ejecutivo central? Evidentemente, no. No es casual.

Ese acoso inédito a Pablo Iglesias desembocó en su salida, primero, del Gobierno y, después, de la política institucional. Y el exvicepresidente del Ejecutivo y ex secretario general de Podemos conduce ahora el podcast La Base, donde se abordan cuestiones tan decisivas como el papel que, en el régimen del 78, desempeñan en general los medios de comunicación que se dicen de izquierdas y en particular laSexta. Una cuestión que prácticamente ningún medio más aborda y que Iglesias conoce muy bien, entre otras cosas porque la ha sufrido en sus carnes.

Y ahora sí. Cierta gente de laSexta y su entorno se queja, ahora sí, y ve “campañas” hasta donde no las hay. Cierta gente a la que le gusta escudriñarlo todo pero que como mucho condenó aquel acoso sin precedentes con palabras de trámite y sin entrar en el fondo de la cuestión, quizás porque en ese fondo resulta prácticamente imposible no toparse con poderes económicos, políticos y mediáticos. Esa gente que se hace muchas preguntas pero que nunca se preguntó quién organizó, quién jaleó y quién permitió aquel acoso sostenido en el tiempo mientras laSexta seguía “demoliendo” a base de “hostias” de las que hacen sufrir “de cojones”. Esa gente que se plantea numerosos interrogantes pero que jamás se cuestionó por qué Iglesias y la ministra de Igualdad, Irene Montero, tuvieron que cambiar de guardería a sus hijos. Esa gente que se hace muchísimas preguntas pero que ni siquiera tras la publicación del ‘FerrerasGate’ se ha preguntado qué pintan todo el día en laSexta el director de ‘OKdiario’, Eduardo Inda –el otro gran protagonista del ‘FerrerasGate’ junto con el propio Ferreras–, o la ‘número dos’ del digital ultra, María Claver, que este mismo viernes endilgaba en el programa de laSexta ‘Más Vale Tarde’ –conducido por Iñaki López y Cristina Pardo– una nueva ‘fake new’ [noticia falsa] que ha tenido que salir a desmentir nada menos que la Comisión Europea, el órgano que ostenta el poder ejecutivo de la UE y dispone también de iniciativa legislativa. Esa gente a la que le gustaría que Iglesias condujera La Base siempre con la sonrisa puesta mientras da paso al Inda o a la Claver de turno a la voz de “más periodismo” o al menos mientras habla de petanca o de la reproducción del berberecho salvaje en cautividad. Esa gente. Esos hipócritas.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

3 Comentarios

3 Comments

  1. Luis Felipe Sellera Ramos

    16 de octubre de 2022 09:42 at 09:42

    En todo de acuerdo, sólo una cosa: la ingenuidad de los dirigentes de Podemos y de cualquier otra persona que no supiera que esto iba, tenía que pasar.
    Cuando decides desde dentro de el sistema capitalista desenmascarar al Gran Poder, económico e institucional, que lo sustenta, debes prever las consecuencias de antemano.
    No es una justa poética, no es una democracia real, es la guerra de clases, donde no se toman prisioneros y van con todo, burdo o no burdo, casi es lo de menos. No hace falta ser académico para saberlo.

  2. Bernal de Loureiros

    16 de octubre de 2022 19:44 at 19:44

    Me gustaría saber a quién se refiere el artículo cuando dice “Cierta gente de la Sexta y su entorno se queja, ahora sí, y ve “campañas” hasta donde no las hay”.
    Supongo que esa gente serán personas con nombres y apellidos, probablemente relacionadas con los medios cloaqueros y quizás por eso algo conocidas para el público; pero no se cita ni una y no entiendo por qué. A mí, el detalle me parece relevante, me interesa conocer esos datos.
    ¿Por qué no nos los facilitan?
    Si no lo hace el autor del texto, Javier Lezaola, ¿habrá algún amable lector que tenga esa información y pueda ofrecérnosla?
    Gracias y saludos.

  3. Fabián del Río Escriche

    17 de octubre de 2022 11:19 at 11:19

    y toda la izquierda progre que acude a la Sexta es colaboradora necesario de la desinformación, calumnia, difamación y coprofilia de esta Cadena.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes