fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Hoy son Castilla y León pero el resto viene luego

Como cada 11 M se celebró este año en el Auditorio Nacional la vigésima edición del habitual concierto In Memoriam, en homenaje a las víctimas del terrorismo. Tomás Caballero Martínez, hijo del sindicalista asesinado por ETA Tomás Caballero, hizo una breve presentación del concierto como actual presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. En ella no faltó una alusión a las víctimas que está ocasionando la guerra en Ucrania. Incidió Caballero en la necesidad de que en los centros educativos se cultive la memoria para que esa lacra no se reproduzca en el futuro.

Hubiera estado bien, puestos a hacer memoria, recordar a otras víctimas del terrorismo que vienen siendo una negra constante desde 2003, aunque el Jefe del Estado las haya olvidado también en su último discurso de Navidad. Me refiero a las mujeres asesinadas por el terrorismo machista, 43 el año pasado, con 30 hijos e hijas sin madre, y 9 hasta la fecha, en 2022. Es algo que debería considerarse en cada una de esas ediciones anuales en las que suena la maravillosa Novena Sinfonía de Beethoven convocando a la fraternidad. Se trata de un terrorismo sin fin que suma ya más de 1.100 muertes desde 2003, unas cuantas más que las 853 del terrorismo ETA –ya concluido- en 3.500 atentados a lo largo de muchos más años.

A juego con esa amnesia está, con el acceso por primera vez a un gobierno autonómico de la extrema derecha, el reciente pacto de coalición del presidente Mañueco con Vox para mudar el nombre de la Ley de Violencia de Género en Castilla y León por otro que la llame Violencia Interfamiliar, puesto que para la extrema derecha la violencia de género no existe. También en esa comunidad pesará sobre la Ley de Memoria Histórica un tratamiento similar al que le dieron los gobiernos de Rajoy, orgulloso de ignorarla. ¿Para qué recordar que fue la extrema derecha la que impulsó un golpe militar que ocasionó una crudelísima guerra y la más larga dictadura de extrema derecha de Europa?

Puede que igualmente se establezca en Castilla y León -siguiendo el ejemplo de Murcia- el llamado pin parental en la educación, vetando actividades relacionadas con cuestiones tales como el feminismo o la diversidad sexual, o que el acuerdo sobre “inmigración ordenada” se interprete con el carácter racista y xenófobo propio de Vox.

El pre-estreno del “moderado” Núñez Feijóo como líder del Partido Popular, con un gobierno autonómico de esa guisa, augura malos tiempos para nuestra democracia porque entra dentro de lo factible que el modelo Mañueco cunda y hasta pueda llegar a La Moncloa, si no se le aplica cura, según apunta en verso mi estimado Félix Maraña:

Hoy son Castilla y León

pero el resto viene luego;

están preparando el fuego

los leones y el ratón.

Asaltan la democracia,

para minar su estructura

y montar la voladura

por dentro con eficacia.

Es una suerte de acracia

que devendrá en dictadura

si no se le aplica cura

al monstruo liquidador.

Negro, muy negro el color

de negra legislatura.

De momento, en lugar de bases firmes para la cura, con una denominación común que agrupe a la izquierda, proliferan egos y partidillos por aquí y por allá, en comunidades autonómicas y ciudades, con los que el “monstruo liquidador” se lo está pasando pipa.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes