fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

“Juan Carlos I se enriqueció con la venta de armas a Arabia Saudí”

Rebeca Quintáns, autora de ‘Un rey golpe a golpe’ (Ardi Beltza, 2001), destaca que la información de ‘Público’ sobre que el anterior jefe del Estado forjó su fortuna con la venta de armas a Estados árabes “confirma las grandes líneas” de lo aportado en su libro.

“Juan Carlos I se enriqueció con la venta de armas a Arabia Saudí”
Rebeca Quintáns, autora del libro ‘Un rey golpe a golpe’ (Ardi Beltza, 2001)

“Entre 2003 y 2014, España vendió a Arabia Saudí armas por valor de 724 millones de euros gracias a la impagable mediación de Juan Carlos I, que se enriqueció con esa venta de armas” a la citada monarquía absoluta de la península arábiga, encabezada entonces por el rey Abdalá bin Abdulaziz al-Saúd y ahora por su medio hermano el rey Salmán bin Abdulaziz. Así se lo ha destacado este lunes a LUH la periodista Rebeca Quintáns, consultada por este diario después de que el periodista de investigación Carlos Enrique Bayo publicara este domingo en el diario ‘Público’ una información exclusiva sobre la relación del anterior jefe del Estado español –actualmente, huido en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos)– con el tráfico de armas. La exclusiva de ‘Público’ profundiza en la información publicada hace dos décadas en el libro ‘Un rey golpe a golpe’ (Ardi Beltza, 2001), escrito por Patricia Sverlo –seudónimo de la propia Quintáns– y editado por el periodista Pepe Rei. “La información de Bayo, que es muy buen periodista de investigación, confirma las grandes líneas de lo que aporté yo en el libro y profundiza en ello, aportando numerosos detalles”, destaca la periodista.

El 14º capítulo de ‘Un rey golpe a golpe’ se titula “fortuna personal”, y el último de los apartados de ese capítulo se titula “negocios muy oscuros”: el “petróleo”, la “especulación financiera”, los “negocios inmobiliarios” y el “tráfico de armas”.

“Otro de los sectores con los que se han relacionado «amigos íntimos» del rey es el tráfico de armas. En la década de los setenta Manuel Prado ya estaba al frente de la sociedad Alkantara Iberian Export, una mercantil mixta impulsada por los gobiernos de España y de Arabia Saudí para canalizar, en principio, la venta de bienes de equipo a Riad. En la empresa participaron Focoex y el INI, por parte española, y Triad International (la sociedad de Adhnan Kashogui) por parte saudí, en la que, además, trabajaba Borja Prado, el hijo del mejor amigo del rey. Alkantara más tarde se reconvirtió para canalizar la venta de armamento”, se apunta en el libro.

“En la época del PSOE, la intendencia del Ejército pasó a ser controlada por las autoridades civiles del Ministerio de Defensa. Desde aquel momento, la compra de armamento y las dotaciones se dictaron con intereses gubernamentales, que a veces no entendía ni el mismo Ejército. Una de las empresas que hizo buenos negocios en esta etapa fue Simulación, Mando y Control SA, que tenía por objeto elaborar programas informáticos aplicables a aviones de combate y barcos de guerra. Compartían capital Mario Conde y Borja Prado Eulate (hijo de Manuel Prado), a través de BTA Internacional (que se dedica a vender tecnología para la defensa, es decir, armamento); y era consejero Juan Alfonso Cardenal Pombo (hermano de Jaime, el socio de Miguel Arias en el restaurante Las Cuatro Estaciones, íntimo amigo del rey)”, se añade.

Por su parte, la información de Bayo ahonda en los nombres de esas personas y de esas empresas y aporta otros, como cuando destaca que “antes de ser imputado, Khashoggi le pasa los trastos de Alkantara al traficante de armas de origen libanés Abderramán el Assir, al que ha introducido en la beautiful people de Marbella –«gente guapa» como el gran amigo de Felipe González, el empresario Enrique Sarasola, Los Albertos (Alcocer y Cortina) o el ministro Carlos Solchaga, todos ellos asiduos de las fastuosas fiestas privadas de Khashoggi–, hasta el punto de que El Assir se acaba casando con María Fernández-Longoria, hermana de la esposa de Adrián de la Joya (socio y padrino del comisario Villarejo, quien es amigo de otro traficante de armas, Monzer al Kassar), Cristina. El padre, Carlos Fernández-Longoria de Pavía, es embajador en Egipto (1985-90), país con el que veremos que les será muy rentable la intermediación de Alkantara en la venta de armamento”.

Por su parte, Quintáns destaca que los datos del comercio de armas de España en la etapa de Juan Carlos I al menos podían conocerse, pero “actualmente”, es decir “con Felipe VI”, ese tipo de informaciones “ni siquiera podemos conocerlas, porque las han convertido en secreto de Estado, dicen que para que la prensa deje de dar la lata…”. “A mejor, desde luego, no vamos”, advierte la autora de ‘Un rey golpe a golpe’.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

2 Comments

  1. mochuelillo

    12 de julio de 2021 20:06 at 20:06

    No puedo escribir nada por la ley alicates,pero si mi pensamiento se escuchase llegaría al último agujero de gusano.

  2. mariano tomas Fuentes Alvaro

    13 de julio de 2021 11:06 at 11:06

    pero debemos estar tranquilos pues la Agencia Tributaria, la misma que nos mide al centimo nuestras cuentas, lo tiene bajo su amparo.Perdón me equivocado queria decir » inspección».

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes