fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

La aceptación forzosa de la perversión democrática

En estos tiempos en los que presenciamos sucesos que contradicen la ley y el estado de derecho. En días en los que la honestidad es una cualidad peligrosa. Cuando la justicia se retuerce para favorecer a comportamientos que afectan el interés general. En momentos en los que denunciar pone a la decencia en manos de los corruptos. En esos momentos se nos quiere inculcar que debemos aceptar que la anomalía prevalezca y la corrupción generalizada se libre de responder por sus actos.

La mayor autoridad del Estado ofrece un ejemplo penoso de cómo la justicia se convierte en coartada en lugar de garantía. De allí las amnistías para legalizar a los ladrones. También las puertas giratorias que custodian el saqueo monopólico de los recursos naturales. Ello explica que Isidoro continuase la tarea del franquismo de dar a los “propios” los privilegios de la victoria del 39. Desde entonces se implantó en la mente de los españolitos la idea de que España les pertenecía.

Entonces las personas se sintieron a merced de las tramas que se aprovechan de las redes que permiten ese estado de cosas. Sin comprender la causa de sus penurias, las personas de este triste país se han dejado dirigir por las mentiras de la mayoría de los periodistas y comunicadores de los medios de comunicación al servicio de la causa. Desde sus tribunas siguen ofreciendo mundos inexistentes que convierten en ejemplo a una fauna de vividores que se alimenta de las miserias humanas. Entonces, convencen a las familias de que son culpables de lo que les pasa. Que sus vidas deben asentarse en la sumisión. En la aceptación de lo que les toca. En definitiva, que se merecen lo que les pasa. Que la mentira es natural y la rapiña lo habitual. El proceso de selección del tema para competir en Eurovisión es la metáfora perfecta de este estado de cosas.

Luego resulta comprensible que la mayoría de la legislación represiva siga vigente. El Estado “profundo” la necesita. Sólo así puede entenderse que el socialismo de González y Guerra siga siendo respaldado por una dirigencia presuntamente progresista, aunque definidamente conservadora, y una militancia comprensiva con los incumplimientos de su dirigencia. Así, al menos, se desprende de su posicionamiento en contra de imponer el estado de derecho en esas bases cloacales del Estado profundo. También es cierto que la institución monárquica poco colabora a dignificar la democracia. Al parecer, confía demasiado en las publicaciones del corazón y en las campañas de imagen de sus miembros. Músculos y sonrisas inquietantes no transmiten mucha serenidad a las mentes inocentes.

En definitiva. Los españoles deben aceptar el saqueo de la banca. La continua corrupción. La impunidad de los miles de ancianos fallecidos en las residencias. El incumplimiento de los compromisos electorales. La desregulación del patrimonio inmobiliario en favor de los fondos buitre. La creciente privatización de la sanidad pública. Que las mujeres acepten su función subsidiaria y sean meras reproductoras, ciudadanas de segunda.

Todo el aparato del sistema franquista, en manos de sus supervivientes y herederos, saben que debe mantener en la mente de la mayoría de los españoles la idea de que es inútil que intenten resistirse. Que deben aceptar lo que les toca. Que todo se acepte “por el bien de España”. Eso, o entender que deben movilizarse y concluir la tarea comenzada el 15M. Que el voto y el activismo social son la respuesta a esa aceptación forzosa de la perversión democrática.

Que os quede claro. El voto responsable es el arma. Cuentan con el desaliento y la abstención. Demostradles que se equivocan.

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes