fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LÚH! NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Cultura

La Comunidad de Madrid censura una obra de teatro y Vox lo aplaude

La Consejería de Cultura (PP) niega su intromisión en el asunto a la vez que el grupo ultraderechista lo confirma: “Por supuesto que no vamos a permitir esa basura con el dinero de todos los madrileños”

La Comunidad de Madrid censura una obra de teatro y Vox lo aplaude

La Red Prospero –formada por nueve grandes teatros de Europa– seleccionó el monólogo del dramaturgo, Paco Bezerra, entre otras cuatro propuestas para ser representada en los Teatros del Canal, sumando a ello una aportación económica de 25.000 euros a la producción y una gira por los teatros de la red. Sin embargo, la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid decidió retirarla de la programación

La Comunidad ha alegado en todo momento que esta decisión se debe a un “contratiempo económico”, algo que choca de frente con las palabras expresadas por la red prestigiosa de teatros, que aseguran que se ofrecieron a poner más dinero para sacar adelante el proyecto, una ayuda financiera que la propia consejería rechazó. Muchos sospechan que esto puede deberse precisamente a una censura por su contenido controvertido y la presión de Vox, que se posicionaba sobre ello en la Asamblea hace apenas unos días: “Les agradezco que no programen una obra tan dañina y esperpéntica, muchas felicidades por no programar semejante daño a la cultura española”.

Muero porque no muero, trata sobre la figura de Teresa de Jesús y cómo sería su regreso a su España natal hoy en día, viéndose obligada a dormir al raso en la Plaza Mayor de Madrid, donde compartirá vino barato con otras personas en su misma situación, probará las drogas y se prostituirá, lo que finalmente le llevará a encontrar su camino como artista. 

“Por supuesto que no vamos a permitir esa basura con el dinero de todos los madrileños”. Así confirmaba el grupo ultraderechista su intromisión en el asunto, a pesar de la negativa de la consejera de Cultura, Marta Rivera de la Cruz (PP) y la de Blanca Li, directora de programación de los Teatros del Canal, que se han negado a rendir cuentas ante la cámara. Tal y como muchos han señalado, se trata de una “injerencia política antidemocrática” y un claro ejemplo de una “brutal censura cultural” que debería ser “inadmisible”. Mientras, el propio autor de la obra se mostraba firme: “deben dar la cara o dimitir”.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes