fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

La falacia neoliberal

"Más traicionero que la política sólo la justicia. Por eso andan siempre juntas, de la mano". Jorge Amado.

Paradójicamente, los neoliberales levantan las banderas nacionales y reclaman la libertad de elegir. La libertad de renunciar a beneficios en favor de las ganancias de los grupos oligopólicos que se han ido creando a la sombra de la deserción del Estado. Ese abandono también puede resumirse en las masivas muertes solitarias de los ancianos en las sombras de las residencias, mayoritariamente privadas o concertadas. Esa acción que debería ser considerada objeto de investigaciones serias, se refugia en la protección de una estructura judicial que termina opacando su esclarecimiento.

Por todas las costuras se evidencia que algo no funciona en ese principio del liberalismo en el sentido de que el mercado encontrará su “natural equilibrio”. No funciona, porque el resultado habitual es una transferencia de riqueza de los más, básicamente trabajadores, en beneficio de los menos, los grupos oligopólicos diseñados desde el franquismo. Esto se comprueba en un empobrecimiento general contrapuesto a la desmesura de lo ganado por las energéticas, la banca, constructoras o productoras en general. Los salarios pueden esperar.

Lo liberal, según colegas bien remunerados dentro de los think tanks sostenidos por los grupos de interés, se manifiesta en la concentración de la capacidad empresaria en pocas manos. Mientras que la capacidad negociadora de la fuerza laboral se atomiza, o se traiciona, desde estructuras sindicales que hace tiempo abandonaron su misión efectiva de reivindicar derechos. Esta falacia debe ser corregida de una vez.

Los mercados se clasifican, en términos de competencia, como de perfectos o imperfectos. Esto lo conocen los alumnos en las jornadas iniciales dentro del temario de Teoría Económica de cualquier universidad. Los mercados perfectos no existen porque suponen condiciones en las que los intervinientes no influencian “per se” en la formación de precios. Estos surgen de la interacción de los participantes. Sin embargo, a medida que los mercados se tornan menos perfectos, la influencia sobre la formación de precios evidencia el poder desigual que se ejerce en su determinación.

La patraña del relato neoliberal emerge de las acciones tóxicas de los creadores de oferta, sobre la legislación, la desregulación del control de los abusos en los mercados y las acciones de cooptación de los niveles institucionales que desertan de su misión de evitar tales irregularidades. Algunos nos atrevemos a afirmar que las puertas giratorias son el origen de la degradación ética de las relaciones entre los que ofrecen y los que demandan bienes y servicios.

Los organismos reguladores han fracasado en su cometido. Las instituciones oficiales de control fiscal otro tanto. Las operaciones de concentración de la oferta energética, bancaria y productiva, tanto de tangibles como servicios, también. Para colmo, la legislación se elabora a la medida de las acciones oligopólicas. Y, en ese sentido, los propietarios de las cuantiosas deudas de los partidos imponen su agenda.

Todo el mundo en radios y televisiones, a coro, elevan las voces mediáticas para que se acepte esta barbaridad. Aunque se base en falacias e informaciones falsas. En estos casos suele decirse que apagues la TV y abras la nevera. Tu realidad está allí.

Está claro que los cárteles empresariales han influenciado para que gobernasen unos y otros en esta triste España. Hasta que algo se les fue de las manos y así nos encontramos en está tremenda situación. Están furiosos. Han visto amenazado su poder.

Al parecer, ante la que repartirá los fondos europeos, la señora Nadia Calviño, Iberdrola, Endesa y Naturgy han solicitado 53.000 millones de euros de los fondos europeos. 21.000 millones Iberdrola en 150 proyectos. 19.000 millones Endesa en 110 proyectos. 13.000 millones Naturgy en unos 100 proyectos. Sin mencionar a las constructoras beneficiadas por llevar a cabo la demencial ampliación del Prat y Barajas.

La vicepresidenta primera del gobierno, reacia a la mejora de las condiciones de vida de los españoles y españolas, es la mayor defensora del mantenimiento de la legislación laboral. Sus posiciones neoliberales le granjean simpatías en los foros europeos afines. Tiene lógica.

Estaremos dispuestas las personas de este país a seguir consumiendo esta falacia neoliberal. Porque lo cierto es que no gobiernan para la mayoría que los ha votado democráticamente.

Tú lo decides.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes