fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LÚH! NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

La lucha de las jugadoras de fútbol por la igualdad

La profesionalización del fútbol femenino se ha dado en los equipos de fútbol y la sociedad española pero la Federación parece haberse quedado un paso atrás por el modo en que ha gestionado esta crisis

Hace tan solo cuatro días que la Organización Internacional del Trabajo (OIT), firmaba el primer acuerdo mundial sobre los derechos de los futbolistas y las futbolistas profesionales. Se trata del primer acuerdo de estas características y contiene uno de los puntos que más se reivindican actualmente desde el fútbol profesional: reconoce la necesidad de una mayor representación y consideración del fútbol femenino, incluyendo cuestiones relacionadas con las competiciones nacionales, los clubes y las jugadoras.

Esta afirmación se hace desde el firme convencimiento de que es un deporte, el fútbol que "puede inspirar y unir a personas de todas las nacionalidades y condiciones sociales, independientemente de su sexo y origen étnico" y así lo sostuvo el jefe de la OIT, y añadió que los jugadores y jugadoras "deben estar protegidos por los principios y derechos fundamentales en el trabajo".

LA REIVINDICACIÓN DE LAS JUGADORAS DE LA SELECCIÓN

En nuestro país, un terremoto sacude a la selección española femenina, desde que el pasado mes de septiembre 15 jugadoras enviaran un correo electrónico a la Real Federación Española de Fútbol para anunciar que renunciaban a jugar con la Roja. En el texto, las futbolistas aseguran que la situación les está "afectando de forma importante" a su "estado emocional" y a su "salud". Por ello, solicitan no ir convocadas con España mientras el seleccionador Jorge Vilda siga dirigiendo al equipo y dicha situación "no sea revertida". Esto sucede tras la negativa de Luis de Rubiales a destituir al seleccionador desde que sucedieran las primeras quejas de las jugadoras.

Además de las 15 jugadoras internacionales que han rechazado ser convocadas para la selección española, no fueron llamadas este viernes por Jorge Vilda dos de las capitanas, Jenni Hermoso e Irene Paredes, que aunque no han renunciado al equipo nacional sí apoyan las reivindicaciones de sus compañeras. El seleccionador ha prescindido así de las quince firmantes, de la lesionada Alexia Putellas, que también se posicionó públicamente en contra de Vilda, y de dos futbolistas de enorme relevancia en la selección que, aunque no firmaron los polémicos correos enviados a la Federación Española de Fútbol.

"VIGILANCIA EXCESIVA" DEL SELECCIONADOR

Según ha publicado el periódico Mundo Deportivo y citando fuentes de las jugadoras, Jorge Vilda "obligaba" a las jugadoras a tener abiertas las puertas de sus habitaciones hasta las doce de la noche para, a esa hora, comprobar él mismo que estaban allí antes de ir a dormir: "De hecho, era el propio Vilda quien se encargaba de cerrar la puerta tras comprobar que las internacionales estaban allí», explica en el texto, el subdirector Fernando Polo".

En marzo del 2021, la periodista Danae Boronat, en su libro, "No las llames chicas, llámalas futbolistas", ya señalaba a esas prácticas de control del seleccionador: "Jorge Vilda aportó modernidad en cuanto al trabajo de campo, más implicación, sin embargo, el paternalismo hacia las internacionales no desapareció. "Nos trataba como a niñas, cuando algunas tenían casi su edad. Fue muy complicado porque era muy controlador, hasta el punto de que pasaba por las habitaciones por la noche para ver si a las once en punto estábamos", comenta una de las jugadoras. También debían informarle si salían a tomar un café: adónde iban y con quién. Tenía la obsesión por controlar todos y cada uno de los aspectos que rodeaban al equipo".

La profesionalización del fútbol femenino se ha dado en los equipos de fútbol y la sociedad española pero la Federación parece haberse quedado un paso atrás por el modo en que ha gestionado esta crisis. Las jugadoras son tajantes en su reivindicación, aseguran que no se trata de un chantaje, sino de ocupar el lugar real que se merecen y que implica ser jugadoras internacionales con todo lo que conlleva.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes