fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

La patria en juego

Roberto Sotomayor es Consejero Estatal de Podemos en el Área Casas de Apuestas
Itxaso Cabrera es Diputada en las Cortes de Aragón por Podemos
Jesús Cortés es Especialista en prevención e inspección policial del juego

La palabra Patria engloba muchas cosas. Cuando ensalzamos su significado a veces olvidamos que uno de ellos debe ser, necesariamente, la protección de sus ciudadanos frente a los peligros externos que puedan menoscabar su integridad. Ser patriota es defender y proteger a tu gente, sobre todo a las personas vulnerables por encima de todo.

La juventud debe ser siempre objeto principal de protección de cualquier Estado democrático, ayudando y fomentando su formación personal. Los y las jóvenes de nuestro país son quienes dirigirán los destinos de nuestro Estado plurinacional el día de mañana. Invertir en su educación, con programas culturales y deportivos debe ser prioridad indiscutible para cualquier gobierno. No se debe escatimar en recursos. En nuestra opinión la inversión hacia la educación debe ser una prioridad absoluta que jamás debería ser objeto de recortes en los presupuestos. Sin educación no hay Estado posible.

La palabra “Patria” se sigue manoseando. Ensalzar su significado hace que olvidemos lo que realmente significa: proteger a nuestra gente, proteger a las personas más vulnerables. Olvidarse de la juventud es la mayor muestra de antipatriotismo que hoy pueda existir, es un atentado contra el futuro de nuestro país. Apostar por los servicios públicos frente al avance de las casas de apuestas es la mejor muestra de amor hacia nuestro territorio que podemos hacer.

El auge de las casas de apuestas es uno de esos grandes peligros que acechan contra el futuro de las personas más jóvenes. En 1977 se permitió el juego en nuestro país, cientos de salones de juegos y bingos comenzaron a proliferar en los diferentes barrios. Con la llegada de Internet este fenómeno alcanzó de lleno al mundo del deporte. Las apuestas deportivas comenzaron a ser la gran atracción para miles de personas, las instituciones hasta ahora, no se han atrevido a plantar cara a este progresar capitalista y ponerse de perfil ante la salud nunca trae una situación buena. Que quienes deberían de defender al pueblo vieran las casas de apuestas como un negocio, una forma más de recaudación muy sugerente, negaba cualquier tipo de apoyo hacia quienes tenían que proteger.

Llegamos a nuestros días y el avanzar no ha sido mucho más saludable: Eel mercado del juego ha crecido de tal manera que millones de personas ponen en la actualidad más de 9.000 millones de euros y emplea a 84.000 personas, el 54% del sector privado.

En España, en apenas siete años desde la crisis de 2009, la cantidad de capital jugado se multiplicó de tal manera que en 2018 había 832.000 cuentas activas de clientes que invirtieron 700 millones de euros (según datos de la Dirección General de la Ordenación del Juego DGOJ).

El patrocinio de eventos por parte de diferentes equipos deportivos, de estadios de fútbol, publicidad en prime time en medios de comunicación públicos son solo un ejemplo de la vergonzosa normalización de las casas de apuestas en el deporte. Lo que podría parecer una contradicción es una realidad y todo ello ha supuesto un auténtico desastre social con números, con datos y lo que es más preocupante: con nombres propios. El Estado ha permitido durante décadas esta decadencia y este crimen consentido hacia, principalmente, nuestra juventud, en beneficio de un sector empresarial al que la palabra Patria sólo les suena a llevar una pulserita con la bandera.

La realidad es que la implantación en el mercado de las casas de apuestas crece a un ritmo del 20% anual desde 2012, movilizando más de 600 millones de euros de 1,7 millones de clientes mayoritariamente masculino de una edad de entre los 18 años y los 35. Hay 52 operadores en el mercado de las apuestas pero son seis empresas quienes dominan el mercado: Codere, Juegging, Kirolbet, Luckia, Orenes, Reta y Sportium. Muchas de ellas pagan sus impuestos de sociedades en paraísos fiscales europeos como Malta o Gibraltar. Esa es su Patria. Su verdadera Patria.

Las CCAA y el Estado obtienen una creciente financiación por este auge, que en 2018 era de nada menos que 1.500 millones de euros para el juego privado online y presencial. Un mercado que moviliza en España más de 7.300 millones de euros para jugar que, tras detraer premios, las retiradas de dinero y los bonos de regalo para los nuevos clientes, el resultado final es de 700 millones que generaron uno 32 millones en impuestos para las CCAA en el segmento de las apuestas presenciales a costa de acabar con la salud de tantas y tantas personas que ven no solo su salud individual rota si no su vida social fulminada.

El mercado español del juego es un sector económico que emplea a más de 84.000 personas entre puestos de trabajo directos e indirectos. Teniendo en cuenta el volumen de los beneficios, no parece ser un número suficiente de puestos de trabajo. Además, muchos de ellos trabajan en condiciones deplorables bajo una presión brutal, y sin cumplir, en muchos casos, con la Inspección de Trabajo.

Contar a día de hoy con datos fiables sobre la magnitud de las apuestas en los barrios es tarea casi imposible. Un ejemplo: el Anuario del Juego en España realizado por la Universidad Carlos III está financiado por Codere, patrocinador de el Real Madrid y con estrechas relaciones con el Partido Popular y Vox. La Patria, esa Patria manoseada según algunos, marchita para otros como quien escribe estas líneas.

En algunos territorios esta problemática se vuelve a día de hoy más preocupante:

En Andalucía hay ya más de 800 salones de juego, el 35% de ellos en Málaga y Sevilla. Sin embargo, la Junta de Andalucía sigue sin proporcionar datos públicos sobre apuestas a las estadísticas nacionales, ni tampoco los publica en sus memorias. En Andalucía, de hecho, es frecuente empezar a ver ya locales de apuestas que simulan ser cafés, o bares, sirviendo desayunos, tapas y bebidas alcohólicas. Algo similar a lo que empieza a ocurrir en otros puntos del país, como Murcia, o Madrid.

Precisamente en Madrid el problema se ha vuelto una auténtica pesadilla al que combaten decenas de asociaciones y plataformas vecinales y juveniles, que dan dignidad al significado de la palabra Patria. En la capital de España hay 4 distritos que sufren esta lacra como las que más: Carabanchel, Puente de Vallecas, Tetuán y Usera. No se queda atrás el cinturón Sur de Madrid, con Fuenlabrada a la cabeza.

En los distritos de Madrid suman 160 locales de los 410 que hay en la ciudad: un 40% del total. Una sangría. Curiosamente, los barrios con la media de ingresos más bajo de toda la ciudad.

El barrio de San Diego en Vallecas es el más castigado con 18 casas de apuestas. La lucha allí por parte de los vecinos es encarnizada, y demuestran día a día, ser el ejemplo de la decencia de una ciudadanía que sueña con barrios prósperos para sus chavales. Las alternativas de ocio que proponen los sucesivos alcaldes en materia deportiva o cultural en estos lugares es prácticamente nula. Simplemente han dado la espalda a sus ciudadanos y a las familias que viven la tragedia de ver cómo sus jóvenes se ven atrapados por el juego. La imagen de 4 chavales con copa en mano, jugando a una ruleta en uno de estos locales, que me pasaron el otro día, es el reflejo del fracaso rotundo y sin contemplaciones de la Administración.

Un dato que refleja este desastre: en Madrid los menores de 34 años son los que más juegan, suponen la mitad de las personas que juegan on line, seis de cada diez hacen apuestas en locales, siete de cada diez van a salones de juego. Tremendo dato, para que algunas hablen de la libertad. Libertad para enfermar.

En Murcia tienen la enorme desgracia de ser la región que cuenta con la mayor tasa de locales de apuestas de toda España: 565 locales, la mayor proporción por habitante de toda Europa. Aquí también gobiernan los que dicen defender la Patria. Pero sólo para algunos, para los del Ferrari y el yate.

En esta Comunidad Autónoma la edad del perfil del cliente ha bajado en los últimos años de los 17 años hasta los 28. Esto es, simplemente, una masacre.

Hay pueblos pequeños, como Moratalla, que cuentan con hasta 4 casas de apuestas. El alcalde y su equipo de trabajo son colaboradores necesarios de esta ruina social. Deberían estar juzgados en un país medianamente serio. Especialmente en Murcia, los datos muestran las similitudes del juego con el consumo de alcohol y drogas.

En Euskadi hay 205 salones de juego y 35 casas de apuestas. En 2017 los vascos gastaron unos 340 millones de euros en empresas autóctonas de apuestas: 8000 máquinas y 1500 más en salones de juego.

No se puede sacar pecho de tu Patria cuando existen pueblos que no cuentan, siquiera, con instalaciones deportivas, sin profesores de educación física, o sin bibliotecas, o centros culturales, y sin embargo, sí existen lugares donde poder realizar apuestas deportivas. En alguna CCAA, como Castilla La Mancha, han aprobado leyes del Juego recientemente donde se permite colocar máquinas de apuestas en recintos deportivos o feriales. Esto es una atrocidad, que permiten hoy en día nuestros gobernantes. El roto que ocasionan es tremendo y les sale gratis.

Y he aquí los datos que sonrojan y que muchos “patriotas” siguen escondiendo,pero están ahí:

Según el Ministerio de Sanidad hay España más de 680.000 ludópatas. Sólo 14.000 reciben algún tipo de tratamiento. Más de medio millón de personas sufren ludopatía sin diagnosticar entre los 15 y los 64 años.

Una media de 320 personas al año pasan por alguna de las asociaciones que luchan contra el juego. El resto, unas 6000, los absorben los servicios sanitarios públicos a través de sus unidades especializadas de salud mental.

La media de edad que reciben tratamiento es de 30 años: el 44% de las personas diagnosticadas tienen menos de 26 años.

En España hay 61.200 casos posibles de adicción al juego entre los 14 y los 18 años. Esta es parte de la realidad de tu Patria.

Según la Dirección General de Ordenación del Juego desde 2012 a 2017 los ingresos al juego online español crecieron en un 387% con jugadores cada vez más jóvenes.

España es el país de Europa con mayor cantidad de ludópatas menores de 20 años. Muchos de ellos sólo logran reducir sus cuadros de ansiedad mediante el juego online. Una de las grandes “facilidades” para generar estos ludópatas es que muchos de ellos no necesitan hoy salir de sus casas y buscar un establecimiento. De hecho, durante la pandemia, muchos de estos jóvenes que empezaron a alejarse de la adicción, recayeron debido al tiempo libre que tuvieron en sus casas. Este dato, éste precisamente, es el de mayor gravedad en este asunto tan complejo, que hoy se ve empeorado aún más con las criptomonedas, que ya comienzan a presentar algunos problemas entre nuestra población.

La Liga de fútbol, escaqueando y buscando agujeros por donde colarse ante la nueva Ley de Garzón, que ha prohibido la publicidad de las casas de apuestas fuera de la franja horaria de 1 a 5 d la mañana y que ha prohibido la publicidad de las mismas en estadios de fútbol y camisetas, permite ahora emitir partidos de fútbol en plataformas de las operadoras, con sus apuestas "in Live" y todo lo que acarrea. Hoy nos enteramos de que la las dos competiciones de la UEFA, la Europa League y la Europa Conference League, han firmado un patrocinio con BWIN para los próximos 3 años. El deporte manoseado por quienes lo dirigen y pervertido hasta tal punto, que pretenden equiparar su esencia al tenebroso mundo de las apuestas.

Dicen los empresarios de las casas de apuestas que España tiene ahora la Ley más restrictiva de Europa: normal, cuando los datos de ludopatía son los más altos también de todo el continente. La batalla contra esta lacra no ha hecho más que comenzar, y frente a esta masacre, no queda otra que seguir manteniendo leyes que lo regulen.

La Patria es defender a tu gente. Es proteger la salud de tu gente. Es ofrecer alternativas de ocio saludables a tu gente. La Patria son tus barrios, y tus pueblos frente a 4 empresarios del juego que se siguen enriqueciendo a costa de ella.

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. mochuelillo

    8 de septiembre de 2021 17:20 at 17:20

    Jó,tremendo artículo,no me creia mucho las cifras pero ahí estan.La españa inigualable,la campeona,creo que es hora de poner remedio a esto,quizá mañana sea tarde.Algun expolitico está de asesor accionista supremo,creo.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes