fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LÚH! NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Las fotos de Yolanda Díaz y los números del CIS

Yolanda Díaz accedió sin querer, eso dijo, a la vicepresidencia del gobierno de España tras la dimisión de Pablo Iglesias. Designada para liderar Unidas Podemos podía no haber aceptado, de facto no lo ha hecho. “En lugar de sumar restó” dijo Pablo Iglesias tras defender en Madrid el espacio que cogobernaba España. El ataque brutal contra Iglesias y su familia es implacable desde 2015, en las elecciones de Madrileñas se recrudeció con la colaboración inicial de las fuerzas adyacentes.

Ya vicepresidenta YD casi destruye su potencial liderazgo si la reforma laboral no sale; lo confesó a Évole antes de la votación. Dejó la negociación parlamentaria en manos del PSOE y abandonó a ERC oyendo a la CEOE y a cierto centralismo sindical. Salió de chamba. España es plurinacional también en demandas laborales y especificidades territoriales.

YD habla siempre de su propuesta de escucha con un discurso antipartidos. Todo el mundo sabe a quien beneficia el discurso antipartidos. Denostar lo que te ha aupado es más restar que sumar. YD no ejerce función coordinadora en la cuota de gobierno de Unidas Podemos, cinco ministerios. Meses sin articular un discurso político consensuado con los representantes ministeriales de los partidos por los cuales es vicepresidenta, meses alejada de una foto con sus ministras. Guerra de Ucrania, Sahara, cumbre de la OTAN, audios de Ferreras, momentos para manifestar posición clara y rápida han resultado momentos de alineamiento belicista, elusión del choque con la posición de Sánchez o demora en la opinión.

Llegaron las elecciones andaluzas, la hora de la verdad para constituir proyecto para Andalucía. Vimos con estupor la foto de la feria de abril. El discurso antipartidos de YD significó que todos los partidos eran necesarios menos Podemos Andalucía. Apartar del escenario la opción cuya militancia, contabilizada por seis miles, había celebrado primarias para elegir candidatura sonó a desprecio colonial.

El fracaso electoral lo analicé en La suma no es más. Las maniobras durante la feria de Sevilla constataron que en las bambalinas de la escucha estaba la intención de debilitar a Podemos, no así a IU ni a Más Madrid. El nuevo carmenismo de estado tropezó en Andalucía como lo hizo Más País en 2019. Los cantos de sirena de la capital del reino, aléjate de Podemos y serás grande, estrellan los navíos contra los cortados de Despeñaperros. Le ocurrió a Errejón. Le ocurrió a YD y huyó veloz.

No hay política sin territorio, ni política sin partidos, la política es tomar partido. YD quiere formar una organización. Está bien, es democrático. En España hay territorios regionales y territorios nacionales, Andalucía es un territorio nacional desde el 4 de diciembre de 1977. Debilitar a Podemos Andalucía era el primer paso orgánico de Suma antes de nacer, salió muy mal. Achicar el espacio de Podemos en el estado era achicarlo en Andalucía, una cuestión cuantitativa. El pacto andaluz de YD se fraguó en Madrid, Andalucía para el PCE, Madrid para Más Madrid a cambio de encabezar la provincia que alberga la capital andaluza, Sevilla. Muy pocos de fuera en la izquierda entienden Andalucía, en Galicia menos.

El proyecto de YD pasaba, ya no puede, por negociar con Compromís en el País Valenciá (la foto de Valencia), apoyarse en Los Comunes en Cataluña (la foto de Barcelona), entregar Madrid a Más Madrid y debilitar mortalmente a Podemos entregando Andalucía al PCE (la foto de la de Sevilla). El Día de Galicia dijo que no llegaba para las municipales y autonómicas de mayo de 2023, taponando la fuerza de un proyecto de transformación del estado y la visibilidad de sus posibles liderazgos (la foto del 8J en Madrid). Las fotos hablaron adelantando la posición de ceder al bipartidismo el veto a Victoria Rosell como miembro del CGPJ. Son hechos.

Los números de la última encuesta del CIS, publicados por 20min en un artículo titulado Así retrata el CIS a la izquierda del PSOE: el 41% de los votantes se declara de Podemos, el 34% de UP, el 17% de Sumar y el 6% de IU, significan lo siguiente: Los porcentajes de Podemos y UP son votos podemitas suman 75%. La marca Podemos es determinante. El porcentaje de IU es mínimo, extrapolado a nivel de estado señala su irrelevancia. Se comprobó en las andaluzas, IU tira a la baja. El porcentaje Suma si se presenta sola puede restar al PSOE más que a Podemos, sin obtener resultados importantes como le pasó a Más País. Un nuevo errejonismo de estado que lamina los dos lados haciendo daño global. De ahí la visible preocupación en círculos del PSOE. Margallo habló en hora 25 de operación Chanel tramada en Madrid, de ser cierto sería un nuevo Carmenismo antipartidos a lo grande.

En este contexto cobra valor que Podemos refuerce su propia línea de horizonte estratégico, piense en su organización en términos plurinacionales, y siga definiendo un proyecto propio de profundización democrática y desmantelamiento de las estructuras franquistas incrustadas en el régimen del 78. Voluntad de poder y bloque de dirección de estado como ha definido con precisión Pablo Iglesias.

Es otoño, las hojas caen, tras el invierno llegará la primavera. Ojalá haya unidad, y lealtad, con respeto, lo dejó escrito Iván Redondo en La Vanguardia el veintitrés de mayo de este año:  Sus elecctores duermen a la espera del “reencuentro” con Yolanda Díaz y a la vez del reconocimiento de la vicepresidenta de que el coche tendrá motor Podemos o no saldrá del box.”

Lo importante de las diferencias entre Yolanda Díaz y Podemos no está en ningún problema personal de la primera con Pablo Iglesias, como interesadamente dicen la mayoría de los analistas de la derecha, de la progresía y hasta de la izquierda, el asunto es político y de fondo ideológico: continuismo o avance democrático, replegarse al bipartidismo del 78 o ser leales al “no nos representan” de 2011.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

2 Comments

  1. Juan J. Lara

    15 de noviembre de 2022 22:34 at 22:34

    YD,acabará en pxxe. Tiempo al tiempo…
    Sólo está ganando tiempo, o perdiendo, en beneficio del partido farsante y traidor a muchos que les votan creyendo en el marketing de sus siglas.

  2. Jovella

    16 de noviembre de 2022 17:09 at 17:09

    Dice Yolanda Díaz que Sumar es un proyecto de aunar la gente de los partidos, pero sin partidos.¿Qué quiere decir con eso? Quiere decir que se autodiluyan Izquierda Unida, Compromís, Más País y Podemos y que sus militantes y simpatizantes se integren en «Sumar» liderado por ella. Pero de acuerdo con los datos del CIS y de las encuestas en general, Izquierda Unida es apenas el 6% del espacio a la izquierda del PSOE; Compromís es un partido regional que debe representar en torno al 0,5% de ese espacio; Más País solo existe en Madrid y en el resto de España practicamente no existe, por lo que tambien se le podría considerar un partido regional de Madrid y debe estar en torno al 0,3 % del espacio a la izquierda del PSOE (de hecho el CIS ni lo menciona en su estudio), mientras que Podemos representa nada menos que el 41% de ese espacio. Por tanto que se autodiluyan IU, Más País o Compromís no tendría un gran coste para la izquierda, mientras que la autodisolución de Podemos tendría un enorme coste para la izquierda sobre todo si al final resulta que el proyecto Sumar de Yolanda Díaz no tiene el éxito que se esperaba. Conclusión: Podemos debe continuar como partido (es con mucha diferencia el principal partido de la izquierda) y en todo caso ir a las elecciones en coalición con Sumar. Los demás si se quieren autodisolver que lo hagan. Podemos no puede autodisolverse. No nos podemos permitir el lujo de prescindir del único partido que ha hecho temblar los cimientos del régimen neoliberal del 78.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes