fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Lo que no cuenta la película sobre el asesinato de los jesuitas en El Salvador

Quien no tenga una buena información sobre la matanza de los jesuitas en El Salvador no entenderá ni la mitad de lo que se cuenta en Llegaron de noche, la película de Imanol Uribe sobre la valiente trabajadora de la Universidad Centroamericana (UCA), Lucía Barrera, que vio a los militares en la residencia de los sacerdotes y denunció a los autores de aquella salvajada del terrorismo de Estado.

Hay que agradecerles al director Imanol Uribe y a Juana Acosta, en el papel de Lucía Barrera, su relato sobre el terrible interrogatorio del FBI en Miami para obligar a la empleada de la UCA a cambiar su testimonio que acusaba a los militares como autores de la matanza. Pero se ha perdido una buena oportunidad para fortalecer la memoria democrática en torno al asesinato de los seis jesuitas, cinco de ellos españoles, el 16 de noviembre de 1989.

La película denuncia el tremendo acoso del FBI. Lo cuenta muy bien. Pero no explica por qué Estados Unidos protegía con tanta crueldad a sus aliados, el gobierno de la extrema derecha salvadoreña presidido por Alfredo Cristiani.

El bombardeo contra la población civil en los barrios más pobres de San Salvador y la matanza de los jesuitas fue la respuesta del gobierno apoyado por Estados Unidos ante la ofensiva de la guerrilla con la que el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) consiguió la negociación para la democratización del país y llegar a la presidencia convertido en partido político.

Washington invertía dos millones de dólares diarios para sostener al gobierno de la extrema derecha. La CIA organizó los escuadrones de la muerte. Los asesinos de los jesuitas eran de un batallón contrainsurgente entrenado por Estados Unidos y el Alto Mando lo decidió en compañía de los asesores militares del Pentágono. Como consecuencia de esa complicidad, el FBI secuestró en Miami a Lucía Barrera para obligarla a cambiar su testimonio.

El estreno de Llegaron de noche coincide con la huida de Alfredo Cristiani que salió de El Salvador cuando la Fiscalía General de la República ordenó su detención, acusado de no impedir el asesinato de los sacerdotes.

Quedan pendientes de aclarar dos actuaciones que facilitaron la impunidad de los autores intelectuales de la matanza. ¿Por qué la diplomacia española dejó en manos del FBI en Miami a Lucía Barrera cuando la sacaron de El Salvador para garantizar su seguridad? ¿Por qué la Audiencia Nacional no acusó a Alfredo Cristiani después de que los representantes del ex presidente viajaran a Madrid en 2008 para negociarlo con autoridades políticas y judiciales?

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. Mohicano mohicano

    9 de abril de 2022 20:25 at 20:25

    Eso de los bombardeos a civiles está muy de moda en estos tiempos. Parece que desde lo de Guernica y Durango se siguen efectuando de vez en cuando. Y hoy se masacra sin ningún pudor y sin ningún control, es decir, con total impunidad.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes