fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LÚH! NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

“Los casos del pasado son casos del presente”

El arzobispo de Oviedo no es el de Madrid. Pareciera que a la iglesia española le afecta también, con la pederastia clerical de por medio, una guerra similar a la que ahora enfrenta a la derecha española con la corrupción y el espionaje como leitmotiv para las cuchilladas mutuas. El arzobispo de Oviedo, en su carta semanal (Pederastia, piedra de molino, 6-2-2022), asegura que sobre la pederastia en la Iglesia no hay tanta verdad, sino que son más bien cortinas de humo que el gobierno echa para ocultar la verdad de su gobernanza.

Para el prelado Sanz Montes, barbado y devoto de la reconquista, esos lamentables sucesos son “insidias, calumnias para desgastar a su adversario cultural”, que se supone es la propia institución que representa, “o a su enemigo político”, que se supone es la derecha con la que su eminencia está extremadamente encariñado. Reconoce el prelado Sanz algunos desmanes de pederastia entre su clero, pero no pierde la oportunidad para manifestar al tiempo: “Ha habido una consigna que ha señalado a los cristianos como diana”. Pobrecita institución, gozosa del robo de las inmatriculaciones y del beneficio fiscal del IBI que el gobierno vigente no va a tocar, a pesar de que esa ventaja tributaria va más allá de los edificios de culto y cubre muchos otros inmuebles con los que la Iglesia hace pingües negocios.

El arzobispo de Oviedo, puesto a echar culpas, las encuentra también en “la pornografía tan fácilmente asequible, la educación ideologizada por el género, la hipocresía cínica de la inmoralidad o amoralidad en tantos casos, que hacen de campo de cultivo para que se sigan cometiendo estas tragedias deleznables”. Luego se permite asegurar que no son tantas las agresiones sexuales cometidas por los clérigos, sin reparar en los porcentajes que se dieron en otros países donde se han investigado los hechos desde hace décadas y la religión católica no tuvo el papel todopoderoso que aquí le permitió su alianza con la dictadura: del, 2,5 por ciento en Francia al 7,5 en Irlanda.

No, el prelado Sanz no se parece al vicepresidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Carlos Osoro, que en un vídeo de poco más de cuatro minutos de la oficina de su arzobispado, dado a conocer recientemente, sostiene: “Que no haya denuncias no significa que no haya casos. Los casos del pasado son casos del presente”. Con este mensaje, el prelado Osoro y su diócesis hacen notar que se da actualmente sobre este asunto una diferencia de criterio en la Iglesia española, con una parte de la obispalía que se niega a revisar el pasado de la institución en algo tan grave, condenado por el pontífice de Roma, insistente en su llamada a una investigación activa para que las víctimas de la pederastia clerical obtengan después de muchos años y callado sufrimiento la verdad y reparación que merecen.

El arzobispo de Oviedo nunca hubiera escrito lo que se dice en el aludido vídeo: “A aquellos que sostienen que la denuncia daña a la Iglesia, Repara [la oficina arzobispal madrileña] les recuerda que, en realidad, las denuncias por posibles abusos ayudan a afrontar y prevenir que se produzcan este tipo de situaciones. Lo que realmente le perjudica es el silenciamiento”.

El Partido Socialista se inclina porque sea el Defensor del Pueblo quien investigue esa lacra, pero la voz y el testimonio de quienes fueron agredidos sexualmente en su niñez o pubertad no debería faltar en el Congreso, pues se trata del órgano institucional que representa a la ciudadanía. Es donde de verdad corresponde escuchar y reparar a las víctimas de aquello radicalmente condenado por Jesús de Nazaret, también llamado Cristo: “Al que escandalice a uno de estos pequeños, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar" (Mt, 18,6 ss).

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes