fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Los niños robados por los militares en Brasil, como en Argentina y Chile

"Vivo con la angustia de no saber quién soy ni cuántos años tengo". Es la denuncia de Rosángela, una de las víctimas de las operaciones de la dictadura militar de Brasil (1964 / 1985) que secuestraba a hijos de los activistas de la resistencia para entregarlos en adopciones falsificadas a familias relacionadas con las Fuerzas Armadas. Como hicieron también las dictaduras de Argentina y Chile.

Su testimonio forma parte de la investigación del periodista brasileño Eduardo Reina para su libro Cativeiro sem fim (Cautiverio sin fin).

Reina asegura que el caso de Rosángela representa el procedimiento habitual en el robo de niños organizado por el régimen militar brasileño, aplicando un manual de las Fuerzas Armadas que también se utilizó en Argentina: "Los hijos de los revolucionarios con menos de cuatro años deben ser entregados a buenas familias y los mayores deben morir".
Rosángela fue el regalo de la dictadura para el chofer de uno de los generales que dirigieron el gobierno militar en Brasil.

Reina ha documentado 19 casos pero considera que pueden ser muchos más. Desde la publicación de su libro ha recibido muchas denuncias de otras posibles víctimas que están buscando a sus padres desaparecidos.

El secuestro de los menores es un crimen de lesa humanidad cuyos responsables no pueden beneficiarse de amnistías o prescripción pero el Tribunal Supremo de Brasil admite la ley de amnistía impuesta por la dictadura a pesar de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos reclama a la justicia brasileña que investigue para identificar y procesar a los responsables de esta tremenda agresión contra la infancia.

Rosángela fue adoptada de manera ilegal mediante la falsificación de su partida de nacimiento y lo descubrió a partir de comentarios de algunos de los miembros de la familia de militares que se había apropiado de su vida y de su identidad.
Un manto de ocultamiento e impunidad protege esta salvajada. Ni siquiera la Comisión de la Verdad (2014) que investigó las violaciones de los derechos humanos durante la dictadura militar brasileña pudo avanzar en el esclarecimiento del secuestro de los hijos de los revolucionarios.

Las Fuerzas Armadas se niegan a reconocer los hechos confirmados y mantienen su versión de que no es cierto que robaran a los niños.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. Lucía Draín

    7 de mayo de 2022 09:05 at 09:05

    Y como en España … la basura judicial española no ha encontrado un minuto para investigar (mucho menos castigar) el secuestro de miles de bebés en España. Secuestros que siguen en cierto sentido activos a pesar de que los bebés crecieron.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes