fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

Mucho que reparar

No se puede avanzar sobre una herida abierta

"La colonización no se celebra" es el titular que da paso al manifiesto de la red Poder Migrante donde activistas y colectivos reivindican que cada 12 de octubre no hay nada que celebrar y mucho que reparar. "Las invasiones no se celebran, los genocidios no se celebran, los etnocidios no se celebran, el secuestro y la esclavitud de las personas no se celebran. Antes bien, se reconocen, se acepta la responsabilidad, se pide perdón y se repara", denuncian.

Desde la red exigen la derogación de la Ley española 18/1987 que declara el 12 de octubre como fiesta nacional y que se inicie un proceso de reparación "a los pueblos y territorios devastados" y explican que las consecuencias de la colonización están absolutamente vigentes.

"La separación racista naturalizó durante la colonización el sometimiento, la esclavización y el asesinato de todos aquellos no considerados blancos y europeos y que hoy en día permite justificar que el Norte global siga invadiendo y despojando de forma permanente el Sur Global por medio del extractivismo y el saqueo de sus recursos naturales con el mismo discurso de “libertad, civilización y progreso”. Poder Migrante asegura que la ley de extranjería a la que se somete hoy a las personas que migran desde el sur "es una evidencia de que las relaciones coloniales se perpetúan y que el único interés de los estados europeos, incluido el español, es seguir explotando los cuerpos no blancos".

La activista, escritora y actriz Asaari Bibang reflexionaba en la mañana de hoy acerca del concepto de Hispanidad que manejamos definiéndolo como "una demostración de fuerza con todo el ejército de tierra y aire, sus cazas, aviones de combate y fusiles, para convencernos de que allí fue todo de buen rollo, bailando el cumbayá y fumando en pipa".

La llegada de los europeos a América fue traumática y terrorífica para las poblaciones aborígenes que los extranjeros encontraron a su paso. Entre 1492 y 1600, las poblaciones aborígenes de América se redujeron un 90%. Aniquilados por las epidemias contagiadas a la población aborigen o por la voluntad de usar la fuerza bruta, cuando no  secuestrados y llegando a esclavizarse a más de once millones de personas del continente africano para ser explotadas como mercancía en "el nuevo mundo".  Arrasaron con más del 60% del patrimonio cultural, incluidas las lenguas indígenas, su modo de vida y su cultura.

No se trata solo de datos que podamos analizar desde el presente sino que fue denunciado en época de la irrupción en el continente por personas que presenciaron lo que allí sucedió. 'La brevísima relación de la destrucción de las Indias' (1552), es la narración del fraile dominico Bartolomé de Las Casas, cuya vida no estuvo exenta de polémica y contradicciones, donde relató los hechos que estaba viendo con sus propios ojos y también, sin anacronismos, in situ, hace una valoración "moral" desde su óptica:

"...Los cristianos, con sus caballos y espadas y lanzas comienzan a hacer matanzas y crueldades extrañas en ellos. Entraban en los pueblos ni dejaban niños, ni viejos ni mujeres preñadas ni paridas que no desbarrigaban y hacían pedazos, como si dieran en unos corderos metidos en sus apriscos. Hacían apuestas sobre quién de una cuchillada abría el hombre por medio o le cortaba la cabeza de un piquete o le descubría las entrañas. Tomaban las criaturas de las tetas de las madres por las piernas y daban de cabeza con ellas en las peñas..."

La herida colonial

Gabriela Wiener, escritora y periodista peruana, ha publicado recientemente el libro 'Huaco retrato' sobre la herida colonial que arrastran las personas migrantes por el mundo. Hace un llamamiento en todos los medios de comunicación para dejar de glorificar la historia colonial "es una falta de empatía y respeto".

Una herida que no puede cicatrizar mientras la fiesta de la Hispanidad se base en un trauma tan grande para la mayoría de los pueblos que la conforman. No se puede sostener la idea de España sobre la ausencia de perdón a los pueblos o a costa de quienes no tienen nada que celebrar, porque nunca será un elemento aglutinador y una relación entre iguales sino una demostración de poder. No se puede avanzar sobre una herida abierta.

 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes