fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

No pasarán

No pasarán

A los madrileños y ciudadanía en general no les hace falta reafirmar ahora que Isabel Díaz Ayuso es una insensata y una tipa peligrosa, tal como se llamaría ella a sí misma hace un mes en el caso de que convocara elecciones anticipadas. Uno de cada cinco fallecidos por COVID en España residía en la comunidad que preside esa señora, caracterizada por desmarcarse del criterio general adoptado por las restantes ante la más grave pandemia sufrida por este país en un siglo.

La moción de censura contra el gobierno de la derecha en Murcia, luego frustrada gracias a la compra de tres diputados de Ciudadanos por el Partido Popular (76.000 euros y chófer a domicilio), provocó a la presidenta de la Comunidad de Madrid a representar una vez más el papel que viene interpretando  desde hace un bienio gracias a quien pretende hacer de ella la lideresa de España. Si hasta ahora en el gobierno de esa región se venían dando ostensibles concomitancias con la extrema derecha –entre las que se incluye la prohibición de un acto en el que iba a participar una ministra de España, insólito en una democracia respetable–, por qué no ser más francos y buscar una colaboración efectiva tras una convocatoria electoral, con el partido naranja en disposición de quedar a tiro de papelera.

Al margen de la ignominia protagonizada por el nuevo tamayazo del Partido Popular en Murcia, que acelerará con toda seguridad el ritmo de descomposición de Ciudadanos en el resto del país –para desconsuelo de quienes desde el PSOE pretendían ganarlo para su causa moderada–, lo que ahora se plantea en Madrid es la oportunidad de que a la izquierda del partido del opositor durmiente (Ángel Gabilondo) se corrija lo que nunca debió ocurrir –tres meses antes de los últimos comicios autonómicos– y muchos recordamos con bochorno. Aquello trajo consigo el gobierno de la derecha extrema que están purgando los madrileños, sin que a pesar de ello esa izquierda haya tenido la previsión de estudiar entre quienes la componen la posibilidad de un frente común, tal como ahora y de modo tan repentino como urgente (diez días) se impondría.

Como me recordó un amigo recientemente, ningún partido de la derecha parlamentaria se atrevió hasta la fecha a utilizar en este país un eslogan como el empleado por el ex presidente Trump en el suyo. “Libertad o socialismo” puede que llegue a ser, tal como adelantó Ayuso en unas declaraciones, el que el asesor Rodríguez ponga al frente de la campaña del Partido Popular esta primavera, si es que no lo plagia fraternalmente Vox.

Con vistas a esos comicios se requiere –quizá como nunca hasta ahora– la unidad de los partidos que están a la izquierda del PSOE, con una única candidata –digo candidata– a la presidencia de la Comunidad de Madrid, cuya imagen sea identificable con el mejor eslogan del que se puede seguir disponiendo para combatir al de derecha extrema: Decencia o corrupción.

Estamos hablando de la ciudad que quiso ser la tumba del fascismo. Ante la posibilidad de un gobierno presidido por Ayuso y Monasterio, sería aconsejable empeñarse con el máximo celo y la mayor celeridad –restañando heridas– en aquel otro eslogan de un tiempo heroico: “No pasarán”.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. Lucía Draín

    15 de marzo de 2021 19:46 at 19:46

    Fascismo o Libertad

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes