fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

Nunca he comido un chuletón de ternera y no soy vegetariano

¿Qué familia tipo de cuatro miembros tiene en España el poderío de poderse gastar 100 euros en una cena cotidiana? 

Llevo varios días sufriendo en silencio mi falta de pericia sobre el universo de los chuletones de ternera. No sé qué sabor tienen, ni su textura, ni siquiera cómo se cocinan. En mi casa mi madre alimentaba a la familia de ocho miembros con pescadilla frita, lomo de cerdo a la plancha, sardina y boquerones fritos, carne de cerdo con tomate, pucheros, arroces, huevos, pollo en todas sus variantes, chacina de la matanza y, cuando era festivo, nos premiaba con alguna cosa más fina como langostinos o costillas ibéricas que, hechas encima de las brasas de la chimenea, sabían a gloria. Y de acompañamiento, muchas papas fritas, acelgas, espinacas o tomates.

Cuando con 18 años empecé a trabajar en hoteles como ayudante de cocina mi mayor sorpresa fue conocer alimentos que nunca había comido. Nunca había comido lubinas, doradas, merluzas de pincho, pargo, rodaballo o salmón. En el mundo de las carnes, por supuesto, no había visto nunca un chuletón de ternera ni de lejos. Quizás a eso se debe que no me guste la carne de ternera nada más que en el puchero, que era en el único plato donde mi madre echaba un trocito de jarrete de ternera que podía pagar.

A eso se debe que cuando voy al supermercado valore sobremanera tener ahora la fortuna de poderme permitir comprar una doradita o una lubina, incluso langostinos, rodaballo o medio kilito de cerezas. Sólo quienes han sufrido carencias materiales saben la felicidad que se experimenta cuando se hace la compra en el supermercado sin el agobio de mirar los precios y sumar mentalmente para no pasar la vergüenza de tener que devolver productos en la línea de caja.

A pesar de que estoy convencido de que nunca he comido un chuletón de ternera, tampoco centollos o bogavantes, me entró la duda cuando saltó el festival de chuletones de ternera en respuesta a las declaraciones de Alberto Garzón, ministro de Consumo. Así que, ni corto ni perezoso, llamé a mi madre para preguntarle si ella alguna vez nos daba chuletones de ternera para cenar: “De dónde, hijo, eso es prohibitivo”, me respondió.

Cuando estos días veo a la España de los privilegios presumir de comer chuletones de ternera me pregunto si son conscientes de que viven en un país donde casi un tercio de la población no come pescado, carne que no sea pollo y frutas en su dieta de forma regular por falta de ingresos. No tengo datos oficiales, pero seguramente la mitad de la población española no coma nunca un chuletón de ternera que cuesta el kilo entre 20 y 25 euros en la carnicería, entre 50 y 70 euros si es en un restaurante. Imagínese preparar una cena a base de chuletones para una familia de cuatro miembros. ¿Qué familia tipo de cuatro miembros tiene en España el poderío de poderse gastar 100 euros en una cena cotidiana?

Si los chuletones de ternera los comieran las familias humildes, ya se habrían prohibido, pero como los comen los monederos más afortunados se ha montado la marimorena. Cómo osa un ministro aconsejar a los que todo lo tienen que deben moderar el consumo de carnes rojas porque es malo para la salud y también para el medio ambiente, por el exceso de agua (15.000 litros) que consume una vaca para producir un kilo de carne.

La lucha contra el cambio climático molaba mucho cuando sólo consistía en plantar jardines verticales en las sedes de las grandes empresas o ministeriales para que la vegetación diera oxígeno y sombra a los ministros y ejecutivos de las grandes empresas, el problema viene cuando no basta con colocarse una chapita en la solapa de una chaqueta de Armani porque el cambio climático va de redistribución de la riqueza y recursos naturales y no de jardinería.

Ojalá todos aquellos que estos días presumen de comerse unos buenos chuletones de ternera enseñaran alguna vez por redes sociales el último libro que se han leído, la película que han ido a ver al cine o la obra de teatro de la que han disfrutado. Presumen de chuletones porque el chuletón es símbolo de poder, de privilegios y de estatus en un país donde un tercio de su población se alimenta de hidratos de carbono, bollerías industriales, harinas de mala calidad, pollo, arroz y, a primero de mes, a lo mejor sardinas, boquerones o pijotas de las baratas.

Hacen ostentación de los chuletones que se comen porque el chuletón representa la diferencia abismal que existe entre la vida real y sus vidas de privilegios. Si los chuletones costaran a tres euros el kilo, las sardinas costarían 30 euros el kilo y comerían sardinas porque de lo que se trata es de hacer ostentación de la diferenciación social que existe entre los kilos de vida real que soporta la gente sencilla y las vidas de élite.

La lucha contra el cambio climático llevan años haciéndola las familias humildes, a la fuerza, a base de carencias materiales, ahora ha llegado el turno de que también la practiquen los ricos y ahí es cuando empiezan los problemas, las resistencias y las polémicas. El cambio climático es lucha de clases, amiguis. La polémica es que los que consumen mucho no están dispuestos a consumir un poquito menos para que podamos vivir todos.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

4 Comentarios

4 Comments

  1. José L. Soto

    11 de julio de 2021 09:44 at 09:44

    Alguien durante toda mi vida se ha comido mis chuletones, yo no he visto ninguno, estos estaban reservados por los franquistas, de estos si he visto llevárselos y no pagarlos, tenían bula.

  2. AbuJavi

    11 de julio de 2021 11:28 at 11:28

    Parece ser que en España comemos una media de 3 kilo de carne a la semana. ¿Alguien me puede decir quien se está comiendo mis 2,75 kilos que yo no me como cada semana?

  3. mochuelillo

    11 de julio de 2021 13:39 at 13:39

    Pues has comido excelente,Solís.
    Creo hace 30 años sí comí una chuleta de esas,en una boda.
    El comentario de sanchez es irracional,inoportuno,fuera de lugar.Vaya tripita tiene el gachó.Un poco de vergüenza le tendría que dar a este individuo,fuera de toda realidad de la gente de a pié.Chuletón,un poco chulo tu.

  4. Andres Corbo "flier"

    11 de julio de 2021 21:51 at 21:51

    Vemos, para mi gusto y mi forma de comer, no se si porque tengo mi estomago mas acostumbrado a la dieta de Raúl, un chuletón no lo pido ni siendo gratis porque mi cuerpo no admite tanta carne de una sentada, independientemente de su calidad o sabor.
    Pero al margen de eso, presumir de comer carne y sacar un plato con un filete empanado, mal hecho para mas inri, me daría vergüenza si lo que quiero es presumir de gourmet, entendido o simplemente pudiente.
    El problema es que se han dado por aludidos los que la carne a la que tienen acceso es la de las hamburguesas de esas cadenas de comida basura, también llamadas de comida rápida que suena mejor.
    Realmente no me preocupa la dieta de esos señores y señoras, lo preocupante es la cantidad de los que jamas tendrán oportunidad de algo mas que hamburguesas tan ofendidos por que les dicen que van a prohibirles lo que no han tenido, tienen, ni tendrán nunca y que ademas es mentira.
    Y no es que odie la carne, me encanta de vez en cuando disfrutar de unas costillas a la brasa con la familia en casa, por suerte tengo una casa que lo permite y lo mas importante, sin problemas de molestias a los vecinos.
    Pero por lo demás un plato de alubias con almejas u oreja, unas lentejas o un estofado de carrillada o similar una vez a la semana no lo perdono al mediodía y ya os digo que medio kilo de carne en estofado con sus correspondientes verduras para cuatro personas no es poco ni siendo como plato único.
    Esos chuletoneros de pro deberían dar ejemplo, que menos que meterse entre pecho y espalda públicamente un chuletón cada día y para cenar un cachopo, no un miserable escalope, seguro que en poco tiempo bajaba el consumo de carne entre los humanos a cambio de aumentarlo entre la fauna cadavérica.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes