fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LÚH! NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Podemos. Claro que podemos

Allá por 2014 sufrí un accidente de carretera con la bicicleta que me destrozó el hombro. Algunos médicos dudaron entonces que pudiera volver a competir. A los siete meses de aquel día, me proclamé por segunda vez campeón de Europa máster en Polonia. Lo que acabo de resumir en tres líneas costó meses de sacrificio y disciplina en camillas de rehabilitación, horas interminables de gimnasio, algún momento de duda, pero mucha determinación. Hoy, mientras recuerdo todo aquello, aún se me eriza la piel al pensar que fui capaz de levantar una situación que muchos daban por imposible.

En mi habitación, en casa de mis padres, colgamos un cuadro que aún sigue allí. En él aparecen dos pájaros sobrevolando un inmenso cielo azul bañado por la luz de un tímido Sol que nace en el horizonte. A continuación, una leyenda dice: “Si crees que puedes, es que puedes”. Por mucho tiempo, aquel cuadro se convirtió en la primera y la última imagen que veía cada día, al despertarme y acostarme, durante mi larga recuperación.

Hoy, observo la situación de nuestros barrios, abandonados por un alcalde que ha preferido lavar la cara a los fondos buitre, blanquear a Vox, y que ha marginado a miles de jóvenes que deambulan por las calles sin nada que hacer al salir de sus colegios porque en esos barrios, simplemente, no hay que hacer. La nada, salvo por los locales de apuestas que crecen como setas en las zonas populares. Lugares oscuros que engullen a los chavales, los trituran y los escupen hasta el fondo del desquicio mental. Y en este drama, sus familias van detrás. En Madrid hay barrios que acumulan ocho veces más locales de apuestas que en Barcelona. Esta es la tragedia a la que nos ha llevado un ayuntamiento y un gobierno regional cómplices y colaboradores de este descomunal fracaso social.

Observo las calles donde antes había canchas públicas en las que la gente socializaba. Esas mismas calles, hoy son vertederos de basura acumulada, por el modelo de privatización absoluta del señor Almeida, que ha decidido ponerse del lado de las grandes constructoras. Empresas que no tienen otro propósito que el beneficio económico, sacrificando el servicio público de la limpieza y, por lo tanto, el bienestar ciudadano. Los vecinos no existen, porque solo valen los euros que cuestan las voluntades de unos políticos indecentes que llevan años sin pisar una realidad que abochorna.
Hablo con mis conciudadanos y siento como mías las necesidades que muchos tienen, las dificultades para llegar a fin de mes, la imposibilidad de los jóvenes para empezar un proyecto vital porque no existen las condiciones mínimas para independizarse. Miro a mi alrededor y solo veo desesperanza y resignación. Resignación y derrotismo.

Hoy vuelvo a recordar ese cuadro y sigo creyendo que creer es poder. Que otro Madrid es posible si de verdad creemos que es posible. Demasiados años esperando una oportunidad, demasiado tiempo soportando este maltrato. Y yo no me resigno. Porque creer es poder. Madrid es una ciudad maravillosa que merece otros gobernantes, porque merecemos devolver la ciudad a su gente. Tenemos que ganar Madrid para su gente. Y no es imposible, créanme. No se resignen. No bajen la cabeza. No permitan que unos pocos sigan lucrándose a costa de su esfuerzo. No toleren que haya alcaldes que se vayan de rositas cuando sus amigos se han llevado crudos más de 6 millones de euros en comisiones, mientras ustedes y yo sufríamos en silencio lo peor de la pandemia.

No permitan que les obliguen a contratar seguros privados mientras desmantelan ante sus ojos la sanidad pública. No lo hagan. Porque hay otra manera de gobernar, hay otra forma de hacer las cosas. Porque algunos seguimos creyendo. Créanme, podemos. Claro que podemos.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes