fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LÚH! NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Megáfono

Se llama dumping

Por Enrique Benito

Hubo un tiempo no muy lejano, en que la sociedad española, en medio de una crisis que llegó a alcanzar la cifra de los 6 millones de parados (sí, en unos años en los que ni os sonarían a muchos los nombres de Pedro Sánchez e Irene Montero, aunque seguro que tienen culpa retroactiva de aquello....), quedó consternada ante una protesta del Sindicato Andaluz de los Trabajadores en un Mercadona. Parecía que a muchos les afectara como si fueran accionistas de la cadena de supermercados, o como si fueran a heredar la empresa. Y Sánchez Gordillo pasó a ser el nuevo Lute, que ya le pusieron al mismo nivel que a Bárcenas, Camps, Granados o Zaplana. O mucho peor, que ni siquiera iba con traje y corbata....

A raíz de aquella protesta, supimos de la política de la empresa, de la hostilidad hacia los sindicatos, del escaso respeto a los derechos laborales (Roig era de esos empresarios que reclamaba el despido libre, y para él se quedó muy corta la reforma laboral de Fátima Bañez, como afirmaba), y de cómo pagaba a los proveedores, que por cierto, no sabemos a santo de qué, pero era receptor de PAC, para ni siquiera comprar el producto a ganaderos y agricultores españoles, porque le salía más barato importar géneros de peor calidad, y abaratados, porque se obtenían con esclavitud. Si Roig oye hablar de comercio justo, saca la pistola. Los céntimos que se ahorraban en la compra de Mercadona no dejaban ver el daño que éste y otros grandes supermercados hacen a nuestro sector primario fijando precios de compra menores a los costes de producción. Así son los de "levantar el país".

Curiosamente, Roig aparecía en los papeles de Bárcenas. Si invertía en políticos, no iba a ser para que hubiera leyes más justas, ni mejores servicios públicos, impuestos progresivos o salarios mínimos más altos. Tras la guerra de Ucrania, y como consecuencia de importar todo aquello que se dejó de producir porque salía más barato importarlo, determinados costes pasaron a ser mayores, y fue una oportunidad perfecta para que los especuladores de los alimentos pusieran precios a su antojo, con la disculpa de la guerra (sin pagar más a los proveedores pese a que aumentasen algunos costes, por descontado). Aquí alguno ya se daría cuenta de lo maravilloso del libre mercado cuando malamente se llega a fin de mes, y cuando el Gobierno adoptó la medida de eliminar el IVA en los productos básicos (un fracaso, pues solo significa que renuncia a ingresos para sostener el Estado del Bienestar, no tiene traducción a una cesta de la compra más asequible), algunos supermercados mantuvieron los precios, a pesar de estar exentos de IVA, resulta que era latoso para ellos fijar otros precios que reflejaran la exención del valor añadido. Mercadona aprovechó para subir más los precios. No hablarán de ello los grandes medios, ni señalarán a quienes están causando la inflación, pero tiene un nombre: Se llama Dumping.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes