fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Se os saltan las costuras del disfraz

Esta semana ha tenido lugar en Madrid la Conferencia Nacional de Taxi, uno de los eventos más importantes del sector a nivel nacional organizado por la Asociación Nacional del Taxi (ANTAXI) y en el que representantes de las principales asociaciones del sector, se reunieron para analizar la situación actual del taxi por medio de varias mesas en las que se debatieron cuestiones tales como el taxi urbano, el taxi rural, las aplicaciones, los derechos de los usuarios u otras las cuestiones políticas que afectan al futuro de manera casi inminente.

Por parte de Taxi Project, la asociación a la que represento, presentamos un informe que hemos realizado después de varios meses de trabajo en el Parlamento Europeo (donde colaboramos con grupos como la GUE/NGL, Verts/ALE o a nivel regional con el PTB, entre otros ) advirtiendo de las intenciones de la Comisión Europea, alentadas por el lobbie de las aplicaciones “MOVE”, (formado por empresas como Uber, Cabify o Free Now) para liberalizar a medio plazo y de manera salvaje los vehículos de transporte de pasajeros, y en el que demostramos que en base a premisas falsas, desde Bruselas se pretende acabar con el sector del taxi, cuestionando el interés general, atentando tanto contra la sostenibilidad medioambiental como contra el ordenamiento de la movilidad de nuestras ciudades y pasando por encima cualquier norma estatal para beneficiar a estas tres empresas, perjudicando al usuario y llevándonos a nuestra desaparición.
Una situación sobre la que vamos a seguir trabajando porque de ello depende el futuro de nuestra profesión y del servicio. Un servicio público del que dependen millones de personas a diario en toda Europa pero que, a día de hoy, no es el único frente abierto.

No es el único frente abierto porque como he explicado en anteriores entradas, estamos en lucha también contra la presidenta de la Comunidad de Madrid de Isabel Díaz Ayuso que a día de hoy sigue utilizando de manera desesperada las instituciones públicas, de todas y de todos, para legislar a favor de Uber y de Cabify, permitiendo que a partir de octubre de este mismo año, miles de vehículos VTC a las que el estado ya ha indemnizado para que sean retiradas por el perjuicio que suponen para nuestras ciudades, sigan circulando de manera ilegal, pasando por encima de un decreto ley redactado por el mismo gobierno de España.

No hay quien pare a Isabel si detrás están apretando los que mandan….
Volviendo al tema de la Conferencia, si algo quedó claro en la mesa de los usuarios, en la que se debatía con diferentes expertos en consumo y de comunicación, se denunció por todas las partes la inseguridad y la falta de garantías para el mismo usuario de los servicios de Uber y Cabify, reflejada por ejemplo es las condiciones de sus contratos, donde claramente vulneran sus derechos en cuanto a normas de protección de datos, precios, servicios de la sociedad de la información y del comercio electrónico o de la legislación de consumidores y usuarios. Del mismo modo, también se señaló el hecho de que Uber, por ejemplo, aparte de no hacerse responsable del servicio que presta con la consiguiente inseguridad para el usuario, esté evadiendo impuestos dejando de pagar el IVA al tener la sede fiscal en Países Bajos.

Algo que chocó frontalmente con la siguiente mesa, la de los políticos (formada por Rafa Mayoral de Podemos, César Ramos del PSOE y Alberto Lorite del PP), en la que el representante del Partido Popular se dedicó básicamente a exponer una y otra vez el mismo argumento que llevan repitiendo desde su partido desde hace años para intentar esconder sus intenciones de destruir el sector del taxi a favor de Uber y Cabify como están haciendo actualmente: “los dos sectores tienen que convivir”.
Y aunque esta vez daba la sensación traer la lección de su partido aprendida, el representante del PP parece que no sabe que, para venirte arriba con un argumento, por lo menos tiene que ser verdad, ya que una de sus propuestas estrellas fue que esa “convivencia” que repiten una y otra vez para justificar el saqueo sistemático al sector del taxi, se pudiera conseguir aplicando un régimen sancionador que controlara a las VTC.

Y ahora os cuento lo mejor: No puedes presentarte en una conferencia de taxistas prometiendo que se tienen que cumplir una serie de normas para las VTC que la misma presidenta Isabel Díaz Ayuso no ha incluido en el Anteproyecto de ley por el que permite que miles de estos vehículos de Uber y Cabify invadan nuestra ciudad a partir de octubre y no hacernos creer que los taxistas somos idiotas.

Sí, eso es lo que habéis entendido, la presidenta Ayuso no pretende que haya ningún control para las VTC mientras su partido por otra parte promete justo lo contrario. Y no se ponen ni colorados. Con la ley por delante y con la ley de la jungla por detrás.
Es más, cada vez que se le recriminó este hecho por los diferentes representantes de las asociaciones, el político del PP, acorralado por la evidente falta de credibilidad, intentó salir por peteneras con la carta de que en lugar de que el taxista se preocupara tanto por las VTC, tenía que pensar más en el usuario.
Claro, un usuario al que como demostramos en la mesa anterior de la misma conferencia con expertos en consumo, está siendo maltratado por Uber y Cabify y por el cual, ni el PP y la presidenta Díaz Ayuso no están tomando ninguna medida para que esto no suceda. De hecho lo que pretenden es eliminar el modelo de servicio público y de garantías como es el taxi para que estas empresas se apoderen de todo el transporte de pasajeros y nos sometan a sus prácticas abusivas.

Eso es lo que les importan los usuarios al PP. El arma arrojadiza en los debates para atacar al taxi. Mira, como hacen con otros trabajadores para atacar a otros partidos, lo mismo que Vox.
Y todo ello sin aportar un euro a las arcas públicas, evadiendo impuestos. Sí, esos impuestos para cuestiones tan importantes para la clase obrera como poder viajar en metro cuando vas a trabajar sin tener que esperar media hora por el recorte de frecuencias.

En conclusión, ante el peligro neoliberal de Europa, y al que se le une una vez más el afán saqueador de los servicios públicos por medio de las instituciones de todas y de todos por parte del PP (que hasta en los actos en los que deberían guardar un poco de decoro se les saltan las costuras de ese disfraz de siervos de poder, siervos de las grandes empresas, buitres, duques, y demás parafernalia a la que sirven y para los que realmente gobiernan) debemos mantenernos firmes en luchas como esta o como la que se avecina con la Ómnibus, otro despropósito más que nos afecta no sólo a los taxistas, sino a toda la ciudadanía.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes