fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LÚH! NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

El silencio mediático sobre las confesiones de Sergio Pascual

El principal objetivo del bloque de poder sigue siendo acabar con Podemos y sustituirlo por una izquierda que no cuestione las principales estructuras del régimen del 78.

Silencio mediático sobre las confesiones de Sergio Pascual
Ejemplares del libro ‘Un cadáver en el Congreso. Del sí se puede al no se quiere’, de Sergio Pascual

Sergio Pascual fue el primer secretario de Organización de Podemos, cargo que ejerció desde que el partido morado daba sus primeros pasos, en 2014, hasta su cese fulminante en marzo de 2016. Aprovechando la estancia del entonces secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en Bruselas –donde ejercía como eurodiputado–, el entonces ‘número dos’ del partido, Íñigo Errejón, y los errejonistas –de los que Pascual, como ‘número tres’ del partido, era uno de los más destacados– intentaron controlar Podemos no sólo ‘al margen de’ sino también ‘contra’ Iglesias. La salida a la luz del contenido de varios chats de Telegram de errejonistas evidenció los planes de estos –básicamente, desbancar a Iglesias a través de un golpe de mano interno– y la participación de Pascual en los mismos, y el hasta entonces secretario de Organización fue cesado de forma fulminante.

Pascual reconoce ahora abiertamente que los hechos se produjeron así y que Iglesias lo cesó bien cesado, y lo hace en el libro ‘Un cadáver en el Congreso. Del sí se puede al no se quiere’, recién editado por Altamarea. El errejonismo dentro de Podemos, primero, y el propio Errejón –como presidente de su nuevo y actual partido, Más país–, después, fueron ampliamente utilizados por los medios de comunicación en su objetivo de desgastar a Iglesias y a Podemos. Sin embargo, lo que Pascual reconoce ahora en su libro apenas está encontrando eco en esos mismos medios de comunicación; tanto, que –salvo alguna excepción; básicamente la entrevista de Aimar Bretos a Pascual en el ‘Hora 25’ de este martes en la Cadena SER– bien podría hablarse de silencio mediático.

Ni rastro de las confesiones de Pascual en la televisión pública de ámbito estatal (TVE) ni en las grandes televisiones privadas del duopolio formado por Atresmedia (Antena 3 y laSexta) y Mediaset (Telecinco y Cuatro). Ni rastro tampoco en los diarios impresos, desde ‘El Mundo’ hasta ‘El Periódico de Catalunya’, pasando por ‘El País’, ‘La Vanguardia’, ‘ABC’ y ‘La Razón’. Ni rastro apenas en los digitales, desde los más ultras hasta los más progresistas. ¿Se imaginan qué habría pasado si el damnificado por la confesión de Pascual hubiera sido Iglesias en vez de Errejón? Yo también.

El actual secretario de Programa de Podemos y portavoz de UP en el Congreso, Pablo Echenique, era el secretario general de Podemos Aragón y portavoz de Podemos en las Cortes de Aragón cuando Pascual fue cesado, justo en mitad del periodo que fue de las generales de diciembre de 2015 a las de junio de 2016. Echenique se había enfrentado a Iglesias en Vistalegre 1 –celebrado en octubre de 2014; Vistalegre 2 se celebraría en octubre de 2017–, pero fue el elegido por Iglesias para sustituir a Pascual al frente de la Secretaría de Organización del partido.

“Pablo [Iglesias] se la jugó bastante; podría haberle salido mal, porque, aunque a mí no se me había ido la pinza después de enfrentarme a él en Vistalegre 1 y poco a poco restablecí mi relación con él, yo no era una persona de su confianza”, explica ahora Echenique, consultado por LÚH!. Echenique tenía dos grandes puntos a favor: era –y es– uno de los dirigentes de Podemos más reconocidos por las bases del partido y, al vivir fuera de Madrid, no se había visto inmerso en los conflictos con los errejonistas.

Cuando Echenique llegó Madrid, hacía sólo tres meses del colapso del turnismo bipartidista en las generales de diciembre de 2015 y los medios redoblaban tanto sus cariños a Cs como potencial partido bisagra de PP y PSOE como sus hostias –Antonio García Ferreras ‘dixit’– a Podemos y especialmente a Iglesias, que además seguía teniendo el enemigo en casa, es decir en el partido, en la persona de su entonces ‘número dos’, Íñigo Errejón, y los errejonistas, bien conectados a la presión mediática que el bloque de poder ejercía ya sin piedad contra Iglesias (recuérdese que, como el cese de Pascual, el ‘FerrerasGate’ data precisamente de aquella etapa entre dos generales: las de diciembre de 2015 y las de junio de 2016). En los propios chats de Telegram cuya salida a la luz precipitó el cese de Pascual –en alguno de los cuales, además de Pascual, participó el propio Errejón– se evidencia que los errejonistas llegaron a debatir sobre cómo pactar con sus periodistas afines –algunos de los cuales, de medios tan abiertamente ultras como Libertad Digital, propiedad de Federico Jiménez Losantos– los titulares más nocivos contra Iglesias tras el golpe de mano que preparaban contra él.

Echenique destaca que el cese de Pascual constituyó un “episodio determinante” en la historia de Podemos, porque “por primera vez se hizo público el principal conflicto interno que ha habido en estos ocho años de historia del partido”. Por eso tienen tanta importancia las confesiones de Pascual en ‘Un cadáver en el Congreso. Del sí se puede al no se quiere’. Eso sí, las dos primeras cuestiones que vienen a la mente a ese respecto son las siguientes:

La primera, ¿por qué Sergio Pascual ha publicado el libro?

Del propio libro –en el que Pascual reconoce lo que hizo y que lo que hizo no estuvo bien– se desprende que las explicaciones podrían ser sobre todo dos. Una, una humana necesidad de autojustificarse, en este caso esgrimiendo cuestiones personales –básicamente, que estaba cegado por su antigua amistad con Errejón y su antigua admiración hacia él–, y es probable que no mienta. La otra, una humana necesidad de ajustar cuentas con el propio Errejón, de quien asegura que le dijo algo así como “si te cesaran como ‘número tres’, yo dimitiría como ‘número dos’”. Pero no lo hizo.

En cualquier caso, el propio Echenique reconoce que, pese a la tensión política –dentro y fuera del partido– del momento, hubo “cierto traspaso de carteras” entre Pascual y él. “Mantuvimos un par de reuniones y, aunque no me dio toda la información que debería haberme dado, me pasó ciertas cosas y la verdad es que, a diferencia de otros, se fue sin hacer daño mediático”, destaca el actual secretario de Programa de Podemos y portavoz de UP en el Congreso.

La segunda cuestión que viene a la mente tras la publicación de ‘Un cadáver en el Congreso. Del sí se puede al no se quiere’ es precisamente ¿por qué este silencio mediático, prácticamente con la única excepción de Aimar Bretos?

Porque el principal objetivo del bloque de poder sigue siendo acabar con Podemos y sustituirlo por una izquierda que no cuestione las principales estructuras del régimen del 78, desde la monarquía borbónica restaurada por el general golpista Francisco Franco hasta la inmensa mayoría, por no decir la práctica totalidad, de la prensa.

Errejón y el errejonismo fueron utilizados por esa prensa contra Iglesias cuando estaban dentro de Podemos y siguen siendo utilizados por esa prensa contra Podemos ahora que están fuera del partido morado. Sin ir más lejos, Errejón fundó en septiembre de 2019 el partido Más país y se lanzó con él a las generales de noviembre del mismo año después de que, en una cena celebrada en el domicilio del periodista Ignacio Escolar –director del digital ‘elDiario.es’– entre las generales de abril de 2019 y las de noviembre del mismo año, el sociólogo Narciso Michavila –presidente de GAD3, gurú demoscópico del PP y hermano de José María Michavila, ministro de Justicia del Gobierno de José María Aznar– le convenciera de hacerlo al aportarle datos que le auguraban un buen resultado –una veintena de diputados–, aunque finalmente ese buen resultado nunca se produjo.

No cuesta vincular el silencio mediático sobre las confesiones de Sergio Pascual con el tratamiento que la inmensa mayoría de la prensa dio a Errejón y a Más país, que ahora se presentan como uno de los principales aliados de Sumar, el proyecto que lidera Yolanda Díaz, la persona a quien se dirigen ahora los viejos cantos de sirena que tan bien conoce el ex ‘número dos’ de Podemos, de quien Pascual fue quizás el colaborador más destacado.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

3 Comentarios

3 Comments

  1. Century

    18 de noviembre de 2022 10:02 at 10:02

    Es evidente que Errejón, un político sin carisma, traicionó a Podemos porque tenía apoyos, mediáticos y en las oligarquías, y que esos mismos poderes fácticos apoyan ahora a Yolanda Díaz, pero con la condición de que acabe con Podemos… la primera oportunidad fue Andalucía, y ahora en las autonómicas y municipales de la próxima primavera.

    Sinceramente si Yolanda Díaz y Errejón se creen esos embustes, de que serán alguien, en un escenario, donde el PP es el legado del Franquismo y la iglesia, y el PSOE es la imposición yankee, para que esto se pueda considerar una democracia, es que van dados.

    Espero que Errejón y Yolanda reaccionen, y demuestren que tienen algo de luces en sus cerebros.

  2. Jovella

    18 de noviembre de 2022 16:57 at 16:57

    Ya había suficientes evidencias y había quedado demostrado que Errejon fue un conspirador para hacerse con el poder en Podemos y al no conseguirlo se convirtió en un traidor al partido. Pero estas manifestaciones de Sergio Pascual lo vienen a confirmar y corroborar definitivamente por si alguien tenía alguna duda al respecto. De ahí el apoyo que siempre ha tenido en los medios de la derecha y una gran parte de la progresía mediática que comparte objetivo con la derecha de que hay que destruir a Podemos.

  3. Topo Gigio

    20 de noviembre de 2022 19:57 at 19:57

    Por si alguien tenía aún alguna duda de la catadura moral de Errejón.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes