fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LÚH! NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Justicia y tribunales

Un cura condenado por distribuir pornografía infantil ejercerá como coordinador de actividades para menores

El sacerdote no pisó la cárcel y continuó dando misas bajo el silencio de sus responsables, que no tomaron medidas en ningún momento

Un cura condenado por distribuir pornografía infantil ejercerá como coordinador de actividades para menores

El boletín de nombramientos para el próximo curso pastoral que el obispado publicó a finales del mes de junio, contaba con la aparición de Ignacio Lojas Obregón, condenado a un año y cuatro meses de cárcel en 2004 por corrupción de menores y distribución de pornografía infantil, durante sus años como párroco. Este ha sido ahora recolocado por el obispo de Cáceres, Jesús Pulido.

A pesar de su pasado, el sacerdote ha sido elegido ahora como el encargado de coordinar las actividades pastorales de los menores de la localidad, como la catequesis o el proceso que implica la primera comunión. No obstante, la diócesis ha decidido no hacer públicos los motivos de este nombramiento tan polémico y el párroco, por su parte, ha decidido guardar silencio frente a los medios. 

La pertenencia a una organización dedicada a promover agresiones y pornografía infantil en internet que se extendía hasta países de Latinoamérica, tales como México y Argentina, llevaron al arresto de Lojas en 2002 junto con otras muchas personas cuyas edades oscilaban entre los 50 y los 15. Tal y como aseguró el Ministerio del Interior en aquel momento, los miembros de aquella red, almacenaban una cantidad “ingente” de material pedófilo y recurrían a la plataforma para “comentar e intercambiar experiencias”. 

A pesar de lo sucedido y la posterior confesión del clérigo, los vecinos del pueblo en el que ejercía recogieron firmas a su favor y otros curas próximos destacaron su “conducta ejemplar”. Finalmente, Lojas no pisó la cárcel ya que la pena era menor a dos años y no tenía antecedentes penales y por lo tanto, su trayectoria profesional continuó y mantuvo sus misas. El País destapó que entre el 2014 y el 2015 el hombre había estado de nuevo en contacto con menores bajo el conocimiento de su responsable, pero este no tomó medidas. Al igual que no lo han hecho los dos obispos anteriores al actual. El silencio y el encubrimiento por parte de los sacerdotes es un reflejo también de la pasividad de la Iglesia a la hora de borrar este oscuro pasado. 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes