fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Deporte

Un mundo diverso

Este fin de semana pasará algo en Tokio que será probablemente historia del Olimpismo, independientemente del color de la medalla o el puesto logrado en su competición. Laurel Hubbard se convertirá en la primera deportista  transgénero en competir en unos JJOO.

Lo hará ante unas gradas vacías, pero detrás de las cámaras que estarán emitiendo en directo la competición, estarán observando millones de personas en todo el mundo. Hubbard completó su cambio de sexo a mujer a los 35 años, después de más de 10 años sin tener noticias suyas. Porque Laurel, cuando era Gavin Hubbard fue un gran competidor halterófilo que a sus 20 años logró batir el récord nacional junior de Nueva Zelanda alzando un acumulado de 300kilos. Pero Gavin nunca pareció cómodo entre sus compañeros. Y un día de repente, dejó de competir. Volvió 15 años a entrenar pero ésta vez como Laurel Hubbard. Y a sus 43 años, y con el beneplácito del gobierno neozelandés y del Comité Olímpico de su país, está a punto de hacer historia.

El último Reglamento del COI (2015) establece que quien quiera participar  como mujer tiene que declararse mujer. Elimina el reglamento anterior que databa de 2003, en concreto un consenso al que la Comisión Médica del COI llegó el 28 de octubre y en el que establecía que los cambios anatómicos debían estar completos, incluyendo los cambios genitales externos y la extirpación de los testículos.

El actual reglamento fija un tope de 10 nanogramos de testosterona por mililitro de sangre, el máximo que puede tener una mujer para participar en pruebas femeninas. Ello les exige la toma de hormonas femeninas para bloquear la hormona masculina.

Un dato: las mujeres que quieran hacer su transición a hombres no tienen esta exigencia.

El debate que se ha abierto sobre este caso es enorme. Por un lado, en el mundo científico: algunos investigadores afirman que cuando una persona ha sido halterófilo durante 35 años tienen una ventaja deportiva al considerar que los músculos tienen memoria. Varios científicos descubrieron que la ventaja de rendimiento masculino en el levantamiento de pesas era del 30% en comparación con las mujeres. Algunos estudios han demostrado que algunas mujeres transgénero incluso suprimiendo la testosterona durante 12 meses, la perdida de masa corporal magra y fuerza es de apenas de un 5%.

No todo el mundo piensa así en la ciencia: Joanna Harper es una científica trans, estudiosa del deporte transgénero de la Loughborough University, y es coautora de las reglas para deportistas trans del COI. Según ella no hay evidencia de esas ventajas que denuncian algunos de sus colegas y muchas atletas, al considerar que si la halterofilia está dividida en diferentes pesos esa diferencia entre mujeres trans y las demás está suavizada. Para ello ha puesto de ejemplo a la china Li Wenwen, de 21 años y que es capaz de levantar en total hasta 335 kilos. Laurel solo llega a 285 kilos. Según esta científica aún hay muchos datos que estudiar.

Por otro lado, el mundo del deporte y las RRSS. Hubbard ha sido objetivo de críticas, insultos, memes, y discriminación. Ha sido y es objeto de burlas en las redes sociales casi a diario. A raíz de su aparición como mujer en la alta competición y sus primeros oros en las competiciones internacionales, fueron varias las rivales que salieron indignadas en prensa. Federaciones, equipos nacionales, incluso la ex tenista Martina Navratilova llegó a decir aquello de que "tener pene y competir como mujer no encaja en los estándares". La presión ha sido enorme. La prensa nunca ha ayudado. Sin embargo Laurel siempre se ha mantenido al margen. Sus declaraciones son contadas: "Soy quien soy y no estoy aquí para cambiar el mundo. Sólo quiero ser yo y hacer lo que hago".

Laurel ha tenido que sufrir el escarnio de las burlas, y de los insultos. También de las lesiones graves. Durante los Juegos de la Commonwealth en 2018 y al levantar la barra para fijar un récord mundial el público fue testigo de una espantosa lesión cuando sufrió la dislocación de su codo en directo. La lesión parecía ser el final de su carrera. Pero no fue así. Volvió a competir y volvió a ganar títulos. Y volvieron las críticas y el rechazo. Y una campaña mediática en su contra: la petición en Change.Org para que sea relegada de Tokio supera ya las 37.000 firmas.

Laurel Hubbard intenta encajar en un mundo que le resulta dolorosamente ajeno. Aunque su participación levanta muchas suspicacias aún hay voces valientes que defienden su presencia. Es el caso de la atleta australiana Charisma Amoe-Tarrant.

La realidad de las personas trans no debe obviarse, ni tampoco debe olvidarse. Un estudio llevado a cabo por la Academia Americana de Psiquiatras en 2018 demostró que un 30% de jóvenes trans intentaron suicidarse. Otros estudios llevados a cabo en toda la población trans dieron como resultado que un 78% ha pensado en suicidarse y un 40% lo intenta en el transcurso de sus vidas.

El cometido del COI en este sentido se ha tomado muy en serio intentando ser punta de lanza de la inclusión. Y aunque el camino recorrido es desigual en muchos países, lo que es cierto es que Laurel Hubbard este fin de semana se convertirá no sólo en objeto de miles de artículos y fotografías. Se convertirá, además, en toda una bocanada de aire fresco, en un icono para miles de jóvenes trans que hay alrededor del mundo y que verán en ella la posibilidad de poder encajar en un mundo difícil pero cada vez más diverso y plural.

 

 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes