fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Editorial

Una democracia en peligro

Una democracia en peligro

Gobiernos de todo el mundo permiten vender e incluso compran programas informáticos como Pegasus, que han servido y sirven para espiar, intimidar y acosar a políticos, periodistas y activistas por los derechos humanos. Se trata de herramientas de vigilancia y control fabricadas y vendidas por empresas como la israelí NSO Group –financiada por otras como Novalpina Capital y Francisco Partners y con un historial muy preocupante en lo relativo al espionaje digital– y respaldadas por gobiernos con la excusa de la seguridad, alegando unas –las empresas– y otros –los gobiernos– que esos softwares se utilizan sólo contra delincuentes, aunque lo cierto es que han sido usados contra numerosos políticos –disidentes y gobernantes– y activistas por los derechos humanos de todo el mundo.

“El software espía de grado militar vendido por una empresa israelí a los gobiernos para rastrear a terroristas y delincuentes fue utilizado en intentos de hackeos y exitosos ataques cibernéticos de 37 teléfonos que pertenecían a periodistas, activistas de derechos humanos, ejecutivos de empresas y dos mujeres cercanas al periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi”, según acaba de publicar ‘The Washington Post’ como resultado de la investigación realizada por el digital estadounidense y otros 16 medios asociados a él.

La investigación de ‘The Washington Post’ ha revelado que esos teléfonos aparecieron en una lista de más de 50.000 números concentrados en Estados conocidos “por participar en la intrusión y vigilancia de sus ciudadanos” y “por haber sido clientes de la compañía israelí NSO Group”, líder mundial en la creciente y desregulada industria privada del espionaje digital. En esa lista hay teléfonos de numerosos disidentes y activistas por los derechos humanos, pero también de reporteros de agencias y medios de comunicación como CNN, The Associated Press, Voice of America, ‘The New York Times’, ‘The Wall Street Journal’, Bloomberg News, ‘Le Monde’, ‘The Financial Times’ o Al Jazeera e incluso de al menos 14 jefes de Estado; entre ellos, el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional han denunciado que “cada vez hay más ataques digitales ilegítimos” y que estos, que cada vez abarcan a más amplios sectores, tienen el “doble objetivo” de “silenciar e intimidar”, y por eso han pedido, en el caso de Amnistía Internacional España, al Gobierno de España “que sea transparente y revele información sobre si tiene contratos con empresas de vigilancia digital como NSO Group”. Y es que en España al menos los políticos catalanes Roger Torrent, Anna Gabriel y Jordi Domingo han sido víctimas de Pegasus.

Una vez instalado en el teléfono móvil de sus víctimas, el programa desarrollado por NSO Group da acceso a los contactos, llamadas, correos electrónicos y otros mensajes, elementos multimedia, micrófono y cámara del móvil. Pegasus se ha utilizado para facilitar la comisión de violaciones de derechos humanos que no pueden seguir amparándose en la desregulación ni pueden quedar sin respuesta. El espionaje digital es uno de los principales peligros que se ciernen sobre las democracias, y nadie debería seguir mirando hacia otro lado mientras continúa expandiéndose.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

3 Comentarios

3 Comments

  1. Agustín Montes C.

    26 de julio de 2021 19:01 at 19:01

    ¡Menuda sorpresa: el Gran Hermano se ha sustanciado antes en Washington que en Moscú!

  2. ESTRELL@

    27 de julio de 2021 08:26 at 08:26

    es como una bomba atómica en cuanto a su gran poder de destrucción, en este caso la tecnología informática lo hace con su control, vigilancia, intimidación personal, esto es muy muy peligroso.
    Aunque parezca una locura, ahora no solo vigilan con el móvil o PC prácticamente todos los electrodomésticos llevan wiffi. Saben mas sobre nosotros que nosotros mismos.
    Eso es como el experimento de la rana hervida:
    La premisa es que si una rana se pone repentinamente en agua hirviendo, saltará, pero si la rana se pone en agua tibia que luego se lleva a ebullición lentamente, no percibirá el peligro y se cocerá hasta la muerte.
    No son paranoia conspiratorias es realidad , como lo es el calentamiento global.

  3. mekong --

    28 de julio de 2021 17:18 at 17:18

    ¿Puede aclararme alguien en qué se diferencia el sionismo del nazismo?

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes