fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LUH NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Megáfono

Vox: ¿Fascista o demócrata?

Umberto Eco, a través de su obra Contra el fascismo, establece las catorce claves para reconocer el fascismo, siendo suficiente la presencia de una para sospechar sobre el carácter fascista de un partido: Tales características no pueden quedar encuadradas en un sistema […] pero basta con que una de ellas esté presente para hacer coagular una nebulosa fascista. ¿Cuántas de sus claves encontramos en el ideario de Vox?

1 - Culto a la tradición

Vox hace defensa de un nacionalismo exacerbado, de la Iglesia católica, y un “modelo tradicional de familia”. En España, puede observarse este mismo modelo y defensa de los valores tradicionales, desde los Reyes católicos, hasta la actualidad. De hecho, Vox suele recurrir a la Historia para justificar sus políticas.

2 - Rechazo a la modernidad e irracionalismo

Vox se define como un partido “Liberal-conservador y tradicional”, ejemplificándose con el Pin Parental; un eufemismo que representa la imposición de su perspectiva del mundo, con el fin de uniformar el pensamiento de acuerdo a los intereses de Vox.

Según Eco: la sospecha hacia el mundo intelectual ha sido siempre un síntoma de ur-fascismo. En este sentido, Manuel Mariscal, diputado de Vox, desaconseja leer, afirmando que leer muchos libros te seca el cerebro.  Además, el discurso de Vox no trata de ganarse al votante mediante políticas constructivas e inclusivas, sino con un discurso incendiario que apela al sentimentalismo. La charla de Abascal en Vallecas sirve de referencia: Nosotros no distinguimos entre provincias […] entre barrios, no hacemos distinciones de ningún tipo entre españoles. Retórica nacionalista que disuelve las desigualdades de clase y el individuo en un conjunto homogéneo: la nación. Para reforzarlo, finaliza clamando: Viva Vallecas y viva España, siguiendo con una distinción entre los Vallecanos de bien y los que no son vallecanos e, invocando a nuestro himno, el himno nacional.

3 - El ur-fascismo es racista por definición

¿Cuántas veces hemos escuchado un discurso de Vox diciendo que el problema es la inmigración, los MENAS, los manteros, etc.? Siempre ataca al débil y al extranjero. Eso sí, al extranjero pobre. Incluso cuando no existen datos claros que puedan afirmar objetivamente sus planeamientos. Su siguiente paso ha sido atacar, ya no por cuestión de origen, sino de “raza”. La última víctima fue Serigné Mbayé que, a pesar de poseer la nacionalidad española, no escapó de sus ataques racistas: Le deportaremos.

4 - El Ur-fascismo surge de la frustración individual o social

Las crisis económicas o políticas son el caldo de cultivo perfecto para que las clases medias compren el discurso propagandístico de rechazo ofrecido por los partidos de ultra derecha. El fascismo usará la frustración para encontrar su público, además de aquellos que poseen el capital; sus aliados naturales.

Además, Los seguidores deben sentirse humillados por la riqueza que ostentan los enemigos […] Los seguidores deben estar convencidos de que pueden derrotar a los enemigos.

Los miembros de Vox, señalan con el dedo a aquellos emigrantes que viene a España a ganarse la vida. Mientras, ellos mismos se niegan a hacer público su patrimonio, también señalan a los partidos de oposición y los políticos que sí lo hacen público.

5 - En la ideología ur-fascista el heroísmo es la norma

Todos y todas vimos como Abascal bajó del escenario para contar los pasos que le separaban de los manifestantes que pretendían boicotear un acto que consideraban fascista (18 pasos le separaban “del enemigo; de los miserables.”). Abascal quiso hacer una demostración de heroísmo que acabó provocando una carga policial contra los manifestantes, resultando heridas ambas partes.

6 - El Ur-fascismo debe oponerse a los “podridos” gobiernos parlamentarios.

Cada vez que un político arroja dudas sobre la legitimidad del Parlamento porque no representa ya la voz del pueblo, podemos percibir olor de ur-fascismo. Se puede percibir olor de fascismo, siempre que Vox dice que el Gobierno es ilegitimo.

En conclusión, apreciamos cómo Vox es un partido que reúne las condiciones para poder considerarse un partido fascista, a pesar de llegar al congreso por medio del parlamentarismo, inflado por el blanqueamiento y difusión de los medios de comunicación. Parte de las consecuencias de sus mensajes se puede observar en los cantico de sus votantes: “el próximo día a apedrear a los de podemos” o “Fuera de este país esos criminales del coletas”. No debemos caer en la trampa de la equidistancia. No es lo mismo combatir la democracia desde el fascismo, sinónimo de totalitarismo, que combatir el fascismo para preservar la democracia; sinónimo de libertad.

 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes